El caso Rafael Celaya: narco-política al estilo Sonora

Comment

Luego de declararse culpable de conspirar para traficar droga hacia los Estados Unidos, en enero que se le dicte sentencia podría recibir una condena de 10 años de prisión hasta cadena perpetua. Rafael Celaya, quien fuera aspirante a la diputación federal por el PRI y que presumía de su amistad con políticos de altos vuelos de ese partido, en sus ratos libres se ostentaba como representante legal de una facción del Cártel de Sinaloa. 

Humberto Melgoza Vega 

rafael celayotaEl pasado miércoles, ante un Jurado de New Hampshire, el abogado y político sanluisino Rafael Humberto Celaya Valenzuela se declaró culpable de conspirar para traficar droga al mayoreo hacia los Estados Unidos.

Un Jurado Federal encontró culpable al sonorense Celaya Valenzuela, identificado como prominente miembro del Cártel de Sinaloa, de conspirar para distribuir más de 2 mil 200 libras de cocaína, además de heroína y metanfetaminas en territorio estadounidense.

De acuerdo al despacho de la agencia de noticias AP, Celaya Valenzuela, militante del PRI, ex precandidato a diputado federal en 2012, fue condenado al ser encontrado culpable de “colaborar en la expansión del imperio del tráfico de cocaína de una de las organizaciones delictivas más importante de mundo”.

Junto con Rafael Celaya se declaró culpable de los mismos cargos Jesús Gutiérrez Guzmán, quien se identificó como primo de Joaquín “El Chapo” Guzmán cuando fueron detenidos en Madrid, España en agosto de 2012.

En esa ocasión, la Policía Nacional Española, en una operación conjunta con el FBI denominada “Dark Waters”, detuvo además a Samuel Zazueta Valenzuela y Jesús González Palazuelos quienes, junto con Celaya y el primo del Chapo pretendían desde España extender por Europa sus redes de tráfico de estupefacientes.

Celaya Valenzuela, quien presumía de su amistad con políticos como los senadores Emilio Gamboa y Ernesto Gándara podría enfrentar una pena que va desde los 10 años hasta cadena perpetua cuando sea sentenciado en enero de 2015.

HISTORIA

Rafael Humberto Celaya Valenzuela es un abogado sonorense, nacido en San Luis Río Colorado, Sonora, pero radicado en los últimos años en Hermosillo, la capital del estado.

Sus amigos lo conocían por ser un abogado de mediano a bajo perfil; militante y activista del PRI desde muy joven.

Sus pininos en la política los hizo de la mano del hoy senador Ernesto Gándara Camou quien al convertirse en alcalde de Hermosillo lo nombró

director administrativo del Organismo Municipal de Agua, mejor conocido como “Agua de Hermosillo”.

Agua de Hermosillo es una oficina estratégica en donde los alcaldes acostumbran colocar a personas de su entera confianza pues tradicionalmente la han manejado como “la caja chica” del Ayuntamiento, pues al ser un organismo autónomo con personalidad jurídica e ingresos propios, se presta para financiar ya sea campañas políticas o “consentir” a periodistas, entre otras cosas.

Previo al proceso electoral del 2012, Rafael Humberto se regresa a San Luis a tratar de iniciar su propia carrera política donde se presentaba como representante del “Borrego” Gándara y cercano a Emilio Gamboa Patrón.

Rafael Celaya logró su registro como precandidato a Diputado Federal por el Distrito 01, donde le tocó competir internamente como el entonces alcalde, Manuel de Jesús Baldenebro, mejor conocido como el “mataperros”, por su política de exterminio a animales callejeros.

Obviamente, el polémico Balde lo superó ampliamente al utilizar una serie de tretas, que incluyeron el acarreo masivo de votantes, trabajadores de Obras Públicas y hasta invidentes.

En su página de Facebook de Rafael Humberto, por cierto aún vigente, se muestran evidencias de su registro como precandidato.

Al no lograr ser entonces candidato a diputado federal, como consolación le dan el puesto de coordinador de las campañas políticas federales en ese Distrito, es decir, la de los candidatos al Senado por el PRI, Claudia Pavlovich Arellano y Ernesto Gándara Camou, la del propio Baldenebro y la del presidente Enrique Peña Nieto, como lo declaró en su momento a CONTRASEÑA.

En su mismo Facebook aparecen fotografías que demuestran la cercanía que tenía Rafael Humberto con los altos jerarcas de las campañas federales 2012 y en el propio PRI Estatal, pues siempre aparece en las primeras filas de eventos internos del PRI y en eventos masivos.

SU CARRERA PARALELA

celaya66Paralelo a sus actividades políticas, Rafael Humberto estaba inmerso en el narcotráfico al más alto nivel, según consta en los documentos oficiales de la Corte Federal de New Hamspire, dados a conocer públicamente por el FBI como parte de una investigación especial.

El veterano periodista Keith Rosemblum, (autor del libro “No Accuser, No Crime, But You`re Guilty”, donde trata sobre la acusación que hiciera The New York Times en contra de Manlio Fabio Beltrones, de tener nexos con Amado Carrillo Fuentes cuando fue Gobernador de Sonora) experto en temas de la frontera México-Estados Unidos, radicado actualmente en Arizona y quien trabaja como “freelance” para varios medios de comunicación en Estados Unidos, ha venido documentando paso a paso las actividades delictivas de Rafael Humberto, tratando de explicarse cómo un abogado militante activo del PRI logró combinar sus actividades políticas con su participación en actividades de trasiego de cocaína entre América y Europa, trabajando para el Cártel de Sinaloa.

Keith, quien creó la página www.sonoratrialconnection.com usando solamente documentos oficiales del FBI, los cuales están en esa página, ha titulado su investigación “Hasta dónde llegan los tentáculos” y ofrece tanto en inglés como en español, una serie de artículos y documentos oficiales que ponen en evidencia esa combinación de la “narco-política”.

LA INVESTIGACIÓN

Según los documentos oficiales del FBI, la investigación llamada “Dark Water”, iniciada en 2009 y encabezada por el veterano agente Michael McGowan, gran parte de esta operación surge en Hermosillo, Sonora, precisamente al seguir la pista de Rafael Humberto Celaya Valenzuela.

Este agente, junto con otros perfectamente entrenados en operaciones encubiertas, se hacen pasar como miembro de la mafia italiana que viene a México y a la frontera Sur de Estados Unidos, a buscar establecer una alianza de trabajo con el Cártel de Sinaloa, que en ese tiempo dirigía Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Ellos contactan a Celaya, quien a su vez los lleva con Jesús Gutiérrez Guzmán “El Primo”, precisamente pariente cercano de Joaquín Archibaldo. 

De ahí inician una serie de reuniones en diferentes lugares, donde los agentes encubiertos, con Celaya de intermediario, intentan llegar a un acuerdo con el Cártel de Sinaloa, a través de Jesús Gutiérrez Guzmán, para llevar cocaína hasta Europa.

La operación “Dark Water”, que por cierto aún está abierta, no ha concluido, involucró reuniones de los agentes encubiertos con Celaya y su “equipo”, en Miami, Ecuador, España, St. Tomas en Islas Vírgenes, además de México, donde trataban de “cuadrar” el trato para llevar al menos mil kilos de cocaína.

Todo esto consta en los documentos disponibles en la página www.sonoratrialconnection.com

Cual si se tratara de una película de ficción sobre el narco, durante la investigación se acordó enviar desde Ecuador cargamentos de cocaína a puertos españoles vía marítima.

Incluso los miembros del Cártel de Sinaloa enviaron un cargamento “señuelo” desde Ecuador, en medio de un contenedor lleno de frutas, sólo para probar que no fuera una trampa de la supuesta “mafia italiana”.

Gracias a ese señuelo los agentes encubiertos se ganaron la confianza del cartel, lo que hizo posible el primer envío real, ahora desde Brasil, del cargamento que trajo como consecuencia la detención en España de cuatro miembros del mismo, entre ellos Rafael Humberto Celaya Valenzuela y Jesús Gutiérrez Guzmán.

Esto último detonó públicamente la operación, al ser difundida por la Policía Nacional Española y el FBI, la detención en Madrid de estos miembros del Cártel de Sinaloa, (en Youtube hay un video del momento justo de su detención) incluyendo el político sonorense y el primo de Joaquín “El Chapo” Guzmán”, creándose una polémica que duró poco tiempo por la posibilidad de que esta detención pudiera desencadenar en escándalos políticos ligados al PRI en México.

Curiosamente el caso fue tomado por muy pocos medios mexicanos; fueron medios extranjeros, tanto en España como en Estados Unidos, que le dieron mayor difusión.

Hubo por supuesto deslindes de políticos del PRI sobre Rafael Humberto, incluyendo altos funcionarios de la campaña de Enrique Peña Nieto, del propio Ernesto Gándara Camou, así como de priistas sanluisinos que en su momento impulsaron sus aspiraciones de convertirse en diputado federal, como el ex dirigente local Juan Antonio López Alvarez. 

EL JUICIO

El juicio de estos cuatro miembros del Cártel de Sinaloa ha tenido varios detalles que llaman la atención de los expertos en este tipo de temas.

El primer dato es por qué el FBI escogió una corte de New Hamspire, en el condado de Concorde, para hacer este juicio.

Cuando el gobierno federal de Estados Unidos quiere ocultar del interés público y los medios de comunicación un juicio, lo mandan a cortes lo más alejado posible, donde no haya mucha cobertura mediática, el cual es precisamente este caso.

Otro punto a llamar la atención es lo tardado que ha sido el inicio del juicio; algo que no es muy común en temas de narcotráfico, pues los detenidos fueron extraditados casi de inmediato desde España y su juicio tardó tres años en iniciar, situación poco común.

La fecha “fatal”  para el inicio del juicio fue el 7 de octubre pasado.

Sin embargo, semanas antes de esa fecha, de los cuatro detenidos en España como parte de esta operación, tres de ellos, incluyendo al propio Jesús Gutiérrez Guzmán, primo del “Chapo”, se declararon culpables ante el Juez, llegando a un acuerdo con el fiscal para obtener una reducción de condena a cambio de ofrecer información sobre las operaciones del Cártel de Sinaloa.

El único de los detenidos que no lo hizo fue Rafael Humberto Celaya Valenzuela, quien por cierto es representado en el juicio por los abogados Jeffret Feller, (The Feller Law Firm), Miami y por Andrew Fieldman, de Fieldman Firm PLLC, también de Miami. Estos abogados son famosos por sus defensas en este tipo de casos y porque cobran muy caro ¿Quién paga esas facturas de la defensa de Celaya?

Es curioso cómo Celaya no haya también, al igual que sus cómplices, aceptado un trato a cambio de hablar, pues según consta en propio expediente, en 27 de noviembre del 2012, el político sonorense envío una carta manuscrita desde prisión al agente especial Tucker J. Heap, del FBI, en la que le pide entrevistarse personalmente con él, sin sus abogados presentes, para ofrecerle ser “un gran aliado en este y otros casos”, con tal de recibir beneficios.

Finalmente el juicio está por definirse en estos momentos la culpabilidad de Celaya, que el FBI está muy convencido de que sí lo es, a pesar de que la defensa alega que su cliente es sólo un “fanfarrón”.

Hay un dato interesante dado a conocer por el FBI, durante los alegatos en contra de los acusados. De acuerdo con el encargado de la investigación, Michael McGowan, durante una reunión en España, tuvo una conversación con Jesús Gutiérrez Guzmán y este le da una lección de política mexicana. El PAN, le dice, partido entonces en el poder, emprendió una cacería en contra de “el Primo” por lo que éste se la ha pasado a salto de mata. Pero con la elección del 1 de julio del 2012 en México, “El Primo” será capaz de jugar un papel más activo día a día, cuando el presidente asuma el cargo el 1 de diciembre. La conversación es traducida en parte, por el agente encubierto Patrick Geonetta, quien se hace llamar “Patricio”.

Aunque finalmente esto no ocurrió, ya que Guzmán Loera finalmente fue detenido en febrero de este año en Mazatlán, Sinaloa.

REMATE

Este caso, que parece sacado de un guión cinematográfico, tiene muchos enigmas aún y muchas repercusiones.

Las preguntas que quedan en el aire son:

¿Será Celaya Valenzuela un hilo que puede conducir a un caso de muy alta envergadura de narco-política en México?

¿Qué información ofreció Celaya al FBI para tratar de minimizar sus cargos?

¿Por qué el FBI esconde el caso de Celaya y cómplices en lo más recóndito de Estados Unidos?

¿Quién paga a los abogados de Celaya, quienes tienen más de 25 años de experiencia en casos de alto impacto en Estados Unidos?

¿Tenían conocimiento de sus actividades extra-legales los políticos sonorenses del PRI que le dieron cobijo?

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros