El PAN perdió la mística: Norberto Corella

Comment

Panista de abolengo, ex diputado federal, maestro, escritor y político, Norberto Corella Torres analiza la dolorosa derrota del PAN luego de 30 años de gobernar en Baja California. Toca hacer un análisis interno, plantarse como oposición crítica y responsable ante los gobiernos morenistas y buscar recuperar la confianza de los ciudadanos.

Humberto Melgoza Vega

MEXICALI.- Luego de 30 años de permanecer de manera ininterrumpida en el poder gubernamental, el ciclo del Partido Acción Nacional (PAN) llegó a su fin, al perder de manera estrepitosa la gubernatura de Baja California, los cinco municipios y todas las diputaciones locales ante el carro completo modelo 2019 marca Morena.

No sólo perdieron las posiciones de gobierno, también perdieron la mística panista y en algunos casos, hasta la decencia.

De la Ruffomanía desatada en 1989, cuando Ernesto Ruffo se hizo famoso luego de salir a barrer las calles en Ensenada tras el bloqueo del entonces gobernador priista Xicoténcatl Leyva Mortera, y luego hizo historia al ser primer gobernador de oposición en México, a la debacle con el gobierno de Kiko Vega, a quien le tocó entregar el equipo en medio de señalamientos de presunta corrupción.

Voz autorizada para hablar del PAN, el profesor Norberto Corella Torres accedió a platicar con Semanario CONTRASEÑA sobre la histórica elección en donde cae un régimen panista, para dar paso a uno morenista, partido de “izquierda” que igual aglutina a panistas resentidos que a priistas oportunistas.

Militante formal del PAN desde 1981, Norberto Corella es panista de toda la vida, ya que su papá, Norberto Corella Gilsamaniego, ex candidato a gobernador de Baja California, ex senador de la República, ingresó a las filas panistas desde 1963.

Fue diputado federal, director general del Colegio de Bachilleres (Cobach), delegado del INEA, actualmente es funcionario en el sistema educativo estatal en un puesto “de media tabla”.

Maestro universitario, político y escritor, uno de sus libros Propaganda Nazi, de consulta obligada para entender la manipulación en los procesos de comunicación, Norberto Corella participó de manera activa en la elección del 2 de junio, donde fungió como funcionario de casilla.

De la Ruffomanía desatada en 1989 al gobierno de Kiko Vega, cuando se pierde la elección, 30 años después. ¿Qué le pasó al PAN en este tiempo?

“Estuvo Ernesto, luego siguió Héctor Terán, entró como sustituto Alejandro González Alcocer cuando Terán murió, siguió Elorduy, después Osuna Millán y terminamos con Kiko Vega. El PAN tendría que hacer un examen de conciencia y ver qué tanto se dejó de cumplir las expectativas de la gente y también el planteamiento que hacía en estos días Ernesto Ruffo, que hubo camarillas que se apropiaron de los cargos.

“También habría que hacer un análisis de la gestión de Kiko Vega. Hay cierto malestar en muchos empleados de gobierno porque no les mejoraron los salarios, te lo digo porque mi hija trabajaba como defensora de oficio en derecho civil y si bien renunció porque nació su segundo bebé, ella estaba molesta que en todo el sexenio no había tenido ningún aumento salarial”.

-¿Cuál sería la aportación que hizo el PAN a Baja California?

“Lo que aportó el PAN a Baja California primero fueron gobiernos honestos, sobre todo el cambio drástico que se dio con Ruffo en relación a gobiernos anteriores; la credencial para votar con fotografía, que había cierta resistencia por parte de Salinas, porque aquí salió primero y ya no hubo alternativa para el gobierno federal más que sacar la propia. Además contribuyó al avance del sistema democrático, aunque yo creo que hay un problema en nuestro país, que hay muchos habitantes, pero pocos ciudadanos, es decir ciudadanos comprometidos.

“El PAN, con la gubernatura de Ruffo, contribuyó al desmantelamiento del antiguo régimen del presidente emperador, que hay que reconocer que Salinas pudo haber alterado la votación — aunque se habría ocasionado un conflicto político muy serio–, porque siempre se las ingeniaban para cambiar los resultados de la votación, entonces hubo la intención de Salinas y de Zedillo de dar un paso adelante en la democratización del país. Ruffo no fue el primero que ganó una elección para gobernador, había sido Pancho Barrio seis antes, pero le hicieron fraude electoral.

“Ernesto Ruffo encabezó el primer gobierno de oposición, un gobierno transparente, preocupado por la gente, buscando dar resultados. En la actualidad lo que está sucediendo, como hay más habitantes que ciudadanos, hay mucha gente que sigue esperando tener a un presidente que salga `bueno´, que sería un patriarca, que llegó como iluminado y él decide quién es bueno y quién es malo, si hay dos opiniones la de él y equivocada es la de los demás, que está con algunos programas sociales, repartiendo dinero para hacer una base electoral.

“Si bien esto empezó con Carlos Salinas y el Programa de Solidaridad, ahora se está recrudeciendo, porque están reduciendo los presupuestos de algunas dependencias para que el gobierno reparta el dinero de manera directa a los adultos mayores, a los estudiantes, a los famosos ninis, si bien se necesita esa ayuda a la vez es una trampa, porque están construyendo una base electoral…”.

-El PAN perdió su principal bastión, como lo era Baja California. ¿Qué sentimiento te deja?

“Hay cierta decepción, aunque en la democracia se gana y se pierde y no queda más que hacer una recapitulación de qué fue lo que pasó, qué se hizo bien y qué se hizo mal, lo que sigue es que el PAN se asuma como una oposición responsable, como lo ha sido cuando no estábamos en el gobierno, que se terminen los grupos y hacer un solo frente y reconocer que si nos hemos alejado de los ciudadanos, buscar la cercanía.

“Es muy grave que sólo haya votado el 29 por ciento, en la casilla que yo estuve votó el 62 por ciento y ahí ganó el PAN, ahí votó Marina del Pilar y la Lupita Gutiérrez Fregoso, esto significa que el PAN queda como segunda fuerza y el PRI en cuarto o quinto lugar y en buena medida fue por la desbandada de priistas que hubo hacia Morena, habría que ver qué tanto le va a convenir a Morena aceptar a personas como Panchito, que dejó algunos malos antecedentes como presidente municipal y algunos otros que son amigos del ingeniero Bonilla que al pasar a Morena automáticamente se convierten en buenos”.

-Sigue la ola AMLO.

“Sí, el año pasado arrasaron en Baja California, senadurías, la presidencia de la República y diputaciones federales, muchos ni siquiera hicieron campaña, o muy poca, y a pesar de eso ganaron. Si bien hablan que la ola ha bajado, algunas encuestas marcan que López Obrador ha perdido 15 por ciento de aceptación, de todas maneras mantiene el índice más alto de los últimos presidentes, más que el propio Fox…”.

¿En qué momento perdieron el rumbo, dónde quedó aquel panismo idealista?

“Mucha gente llegó al gobierno y después se afilió al PAN y con Morena va a suceder lo mismo. No tengo elementos para señalar a alguien en especial pero la corrupción es parte de la cultura, esto lo dijo alguna vez Peña Nieto; luego de 30 años es factible que existan funcionarios que no hayan actuado de manera correcta”.

Mi papá entró al PAN en 1963, 64, en 1965 fue candidato a gobernador y en 1968 fue candidato a presidente municipal de Mexicali, fue cuando ganó la elección y se hizo un escándalo porque anularon la elección porque tenía la ciudadanía americana.

-Además de tu papá uno de tus tíos también participó en política.

-Héctor Terán era mi tío, estaba casado con una hermana de mi papá…

“Yo fui candidato en el 2003 a diputado federal, gané la elección del Segundo Distrito de Baja California, hubo un porcentaje de votación muy bajo, el 30 por ciento, porque las elecciones intermedias donde nada más se elige diputados federales son poco atractivas y además porque es una tradición en Baja California que la gente acuda muy poco a las casillas, el estado se distingue por el alto índice de abstencionismo”.

¿El PAN sigue siendo opción de gobierno?

“Para mí sí, habría que ver que dice la gente, habría que hacer un proceso de reflexión para ver qué se hizo bien y qué se hizo mal y qué sigue, un proceso de acercamiento y plantarse como un partido de oposición, crítico al gobierno de Morena, señalar los errores pero si hay la manera de contribuir para que las cosas salgan bien, reconocerlo. Siento que en el PAN se ha perdido la mística del gobernante comprometido con el pueblo. De todas maneras ganamos, hagamos lo que hagamos. Este es el fin de una era”. @

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros