Inicia la era de Marina del Pilar

Comment

CRÓNICA

La noche del 30 de septiembre culminó la era del “PRIAN”, como bautizó AMLO al PRI y al PAN, para dar paso el 1 de octubre con un nuevo gobierno municipal encabezado por Marina del Pilar Ávila, de Morena.  Ahora, el reto será pasar del discurso a la acción, hacer mucho mejor las cosas que sus antecesores, señalados  como depredadores presupuestales; aterrizar la cuarta transformación en Mexicali que pregona honestidad, austeridad, transparencia, tolerancia…sin duda, un enorme reto por delante.

 Humberto Melgoza Vega

MEXICALI.-En el día más importante de su vida, y no hablamos de su boda, celebrada apenas una semana antes con el ex diputado panista Carlos Torres, sino a su toma de posesión como presidenta municipal de Mexicali, la morenista Marina del Pilar Ávila Olmeda andaba llegando tarde.

Pero no fue por impuntual –la presentación de su gabinete la inició justo en la hora fijada, por ejemplo–, sino por esperar a que llegara el gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez, quien se aventó el maratón de asistir en un mismo día a la toma de posesión de los alcaldes de Tijuana, Ensenada, Tecate y Rosarito y cerró con broche de oro en Mexicali, la capital del estado.

Citado el público en general a las 7:00 pm, el inicio de la ceremonia estaba programado para iniciar a las 8:00 de la noche pero desde temprano el centro de la ciudad parecía una verbena popular, cerradas varias calles a la redonda con un tráfico que envidiarían los organizadores de las Fiestas del Sol.

Bailes folclóricos, la banda de música de la Secundaria 50, que sacó todo su repertorio, la comunidad chino-mexicana con sus dragones y cabezas gigantes multicolores, y los videos que se repetían una y otra vez, junto con los grandes soliloquios de la maestra de ceremonias Norma Castañeda, que leyó hasta el currículum de la presidenta, hicieron que un sector del público lanzara algunos abucheos.

Casi a las 9:00 de la noche hicieron su aparición los autobuses de lujo donde venía el gobernador electo Jaime Bonilla, la presidenta municipal e invitados especiales.

Del Pilar prácticamente llegó corriendo, a la distancia se le notaba la prisa y apenas alcanzó a saludar a algunos invitados como a la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, al coordinador de los diputados federales de Morena, su amigo Mario Delgado, a la presidenta municipal de Hermosillo, Célida López, al alcalde de San Luis Río Colorado, el también morenista Santos González y su familia y algunos empresarios como Arnoldo Cabada del Canal 66 y Luis Carlos Valencia de Grupo Centra, los alegres compadres instalados en primera fila.

Designado como secretario fedatario, el panista Carlos Flores  hizo el pase de lista, presentó al diputado Catalino Zavala, representante del Congreso del Estado y a las 20 horas con 57 minutos del 30 de septiembre de 2019 declaró formalmente iniciada la sesión solemne en la explanada de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, declarada recinto oficial para la ceremonia del cambio de poderes, decisión que no estuvo exenta de polémica.

A Marina la tacharon de  “mocha” y conservadora por sacar del Centro Cívico el acto de gobierno pero así lo acercó más al pueblo, como se le llamaba antes al centro de la ciudad, a los orígenes de la Chinesca y sus cuarterías, para estar ad hoc con uno de sus principales proyectos que encomendó a su marido para transformar el viejo centro con tiendas cerradas y tugurios de mala muerte en un polo de atracción turística.

 Luego de los honores a la bandera y entonar el glorioso Himno Nacional, Catalino Zavala pidió a todos ponerse de pie y a la presidenta municipal y regidores levantar su brazo derecho para tomar protesta “en este día histórico”; los conminó a respetar la Constitución nacional y la de Baja California, así como las leyes que de ellas emanen, desempeñar de manera leal y patriótica el cargo que el pueblo de Mexicali les confirió, o de lo contrario, que ese mismo pueblo se los demande. “¡Sí, protesto!”, respondieron al unísono.

“Viva Mexicali”, gritó al final de su breve intervención Catalino, y algunos desde el público un tímido “sí se pudo”, seguido de aplausos.

Una larga noche

“Inevitable no estar emocionada”, exclamó acompañada de un profundo suspiro Marina del Pilar al brindar su primer discurso como presidenta municipal de Mexicali, plena, ganadora, empoderada, con una meteórica carrera en la que ya fue diputada federal, ahora presidenta municipal, mañana podría soñar hasta con la gubernatura.

Ataviada con traje sastre color claro y una amplia sonrisa dibujada en su rostro, contenta, enamorada, Del Pilar Ávila destacó la transición pacífica y ordenada y el inicio de una nueva era, con una presidenta municipal mujer, la segunda en ocupar el cargo, aunque la primera en ser candidata propietaria y no suplente como la maestra Angélica Obeso de Puente, quien se quedó en lugar de Francisco Pérez Tejada en 1995, cuando éste renunció para buscar de manera fallida la gubernatura.

En su discurso, primero destacó el papel de los pioneros que forjaron a Mexicali, la integración de las diversas culturas, entre ellas de manera destacada la comunidad china, pero enseguida sacó el carácter: “Las mujeres y hombres mexicalenses jamás se rinden; no se han rendido ante el clima adverso, no se han rendido ante los terremotos y no se rindieron ante los malos gobiernos del pasado, pero jamás hemos perdido la esperanza…”.

“Debemos reconocer que durante mucho tiempo prevaleció la simulación en los anteriores gobiernos, mientras la desigualdad, la injusticia, la corrupción, la inseguridad y los rezagos de la ciudad, se nos quería hacer creer que la realidad era diferente, pero la gente se hartó de una clase política que gobernaba solo para los intereses de unos cuantos y que se olvidó de mejorar la vida de tantas y tantas familias, hundidas en la pobreza y el abandono…”.

Mientras que el ex alcalde Gustavo Sánchez aparecía bailando con unos pasitos bastante cómicos en un video que circuló en redes sociales, y luego, relajado, en el juego de los Soles, la sucesora en el cargo lamentaba el desastre heredado en la administración pública municipal.

El reto de Marina será pasar del discurso a la acción, hacer mucho mejor las cosas que sus antecesores, a quienes no se cansa con señalar como depredadores presupuestales; aterrizar la cuarta transformación en Mexicali que pregona honestidad, austeridad, transparencia, tolerancia…

“Hoy estamos aquí despidiendo una época oscura en Mexicali, la época del rezago de la ciudad, del reinado de la corrupción, de la impunidad descarada y grosera, de los privilegios patrocinados por el poder, de las malas mañas, arraigadas en la clase política; de los malos gobiernos que traicionaron a muchísimas personas…hoy termina esa noche tan larga y oscura en Mexicali…”, manifestó.

“…El combate a la corrupción es tarea de todos, ese mal que tanto daño nos ha hecho, que ha lastimado parte de nuestra vida que nunca imaginamos, nunca pensamos que iba a invadir tantos espacios de la sociedad, hoy hay que combatirlo y erradicarlo y el tratamiento debemos aplicarlo entre todos…”, enfatizó.

No podía faltar el reconocimiento al líder máximo del movimiento, el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien encabezó el tsunami electoral que a muchos catapultó al poder.

“Desde aquí le digo señor presiente en que los valores y principios de su proyecto serán respetados e impulsados en Mexicali, ¡aquí también será realidad la cuarta transformación..!” , vitoreó entre más aplausos.

Para rematar su discurso y dar cerrojazo a la noche, Marina del Pilal Ávila resaltó que en esta nueva era “con corazón y voluntad, será primero la gente, después la gente y al final la gente”. @

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros