La ley del narco

Comment

El Eslabón Perdido

Humberto Melgoza Vega

Surrealista, por llamarle de una manera elegante, fue el inédito episodio en esta ya prolongada guerra del gobierno contra los cárteles de la droga, escenificada ayer, ¿en dónde más?, en la mera capital del narcotráfico, Culiacán, Sinaloa.

Poco después de las 2:00 de la tarde del jueves, hora local, comenzaron a circular las primeras imágenes, fotos y sobre todo videos de una aparente batalla campal en la capital de Sinaloa.

Tras el rumor de la detención y hasta abatimiento del primogénito de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, más tarde se supo que era Ovidio Guzmán quien había sido detenido en un aparatoso operativo montado por el gobierno federal.

En redes sociales se aprecia cómo una mancha de militares, alrededor de un centenar de elementos, sitian un domicilio en Culiacán, en donde supuestamente se realizó la detención de uno de los hijos del Chapo.

Las imágenes, grabadas en video por particulares, demuestran el despliegue militar para realizar el arresto.

Lo que siguió a partir de ahí fue el caos total. Como nunca antes, el mayor cártel del narco en el país activó a todos sus elementos, de Culiacán, la sierra, Mazatlán, Los Mochis y puntos circunvecinos para sembrar el terror y someter al gobierno.

Por redes sociales comenzaron a circular imágenes y videos de una virtual guerra civil. Balaceras con armas  automáticas, gente montada en “rinocerontes” hechizos con rifles calibre 50, bloqueos e incendios por toda la ciudad y el virtual asalto al cuartel militar, con la intención de rescatar el narco junior.

El terror provocó la suspensión de los vuelos internacionales en el aeropuerto, el partido de futbol de la primera división programado para este viernes y un virtual toque de queda, por la violencia desbordada en la ciudad.

Una de las llamadas interceptadas que rolaron por WhatssApp evidencian el siguiente diálogo, que más tarde cobraría sentido:

“A ver, me estás copiando, guacho: mira, loco, suéltame al chavalo y ahorita mismo paramos todo el desmadre, tú estás en un pedacito, está en todo Culiacán las balaceras, este es solo un pedacito, ahorita van a empezar a levantar guachos en todas las guarniciones, suéltenlo y ahorita se soluciona en tres segundos… suéltalo por favor y en caliente…”.

Enseguida se oye cuando dicen “Habla para México y diles que tenemos a una bola de guachos levantados”, ahí se cortó la comunicación en una jornada violenta que ya se extiende durante toda la semana, el mes y lo que va de la presente administración morenista.

Durazo informó que tras la violencia que se desató y para salvaguardar a los ciudadanos, el gabinete de seguridad decidió “suspender dichas acciones”.

“Con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones, igualmente tomamos la decisión de trasladarnos a la ciudad de Culiacán para conducir las acciones correspondientes”, mencionó.

Lo que no dijo con todas sus letras, es que fue tan abrumadora la reacción de la gente de Sinaloa para rescatar a uno de sus líderes, que prefirieron doblar las manos para evitar un verdadero baño de sangre.

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros