Una ocurrencia, querer reubicar el Museo Regional

Comment

De manera prácticamente unánime –con el apoyo si acaso de simpatizantes y paleros–, la sociedad sanluisina se ha manifestado en contra de la intención de reubicar el Museo instalado en el Bosque de la Ciudad para moverlo al Centro Cultural y en su lugar acondicionar las oficinas de la Dirección Municipal del Deporte. La comunidad artística espera que el carro del alcalde Santos tenga reversa, porque como “cortina de humo” está muy densa.

Manuel Cuen y Carina Arguilez

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Algo que se podía haber resuelto de un día para otro, se ha convertido ahora en un dolor de cabeza para la administración que encabeza Santos González Yescas, quien continúa aferrado a la idea de que el Museo Regional debería mudarse a las instalaciones que albergan al Centro Cultural por la avenida Madero y calle 29.

Prácticamente toda la comunidad cultural y artística, incluyendo a representantes de la etnia Cucapá y un importante sector de la población han manifestado su rotundo rechazo a la idea de sacar el Museo del Bosque de la Ciudad, para, en su lugar, instalar las oficinas de la Dirección Municipal del Deporte.

El Museo Regional representa uno de los pocos espacios en que escultores, pintores, arquitectos, historiadores y otros artistas encuentran un lugar digno para exponer su obra, en muchos casos reconocida nacional e internacionalmente.

Este espacio cuenta con la infraestructura requerida y aprobada por las normas de la Secretaría de Cultura para alojar obras de arte, piezas históricas, así como realizar exposiciones de arte, presentaciones de libros y conferencias, de acuerdo al Colegio de Arquitectos de San Luis Río Colorado.

En un escrito del organismo, enviado a Presidencia Municipal y del cual este Semanario conserva una copia, establece que “…el costo de mudar y adaptar el museo a otro espacio, sería superior a los 7 millones de pesos, mientras que construir oficinas al Instituto del Deporte puede tener un costo sustancialmente menor…”.

*El contexto

Desde 1980, por lo menos, el Patronato Pro Casa de la Cultura integrado por el profesor Hermes Flores como Presidente; Adelina Enríquez, como Vicepresidente; Químico Sergio Velázquez, como Tesorero; Santa Leticia Valenzuela, como Secretario y Ana Durazo como Relaciones Públicas, ya demandaba el establecimiento de un Museo Regional.

Se hizo realidad más pronto el edificio de la Casa de la Cultura, la cual fue entregada en 1985. La construyó el Gobierno del Estado en terrenos de la Secundaria 22, pero no fue entregada al municipio sino al CESUES que entonces encabezaba el Lic. Alberto Flores Urbina.

En ese sentido, la construcción del Museo es el resultado de un esfuerzo impulsado desde hace por lo menos cuatro décadas, por historiadores, así como también por el legítimo interés de la etnia local y de numerosos grupos de artistas, profesores, investigadores, promotores de la cultura, como lo establece el documento del Colegio de Arquitectos.

*Enrique Reina  y el Museo Regional

Enrique Reina fue alcalde del 2000 al 2003. La Comisión de Estudios Históricos encabezada por el profesor Hermes Flores, entonces también cronista de la Ciudad, quien le pidió apoyo para conseguir recursos para el Museo Comunitarios del Valle, que el organismo aún sostiene en la vieja escuela Revolución del Ejido La Grullita.

Del 2012 al 2015 Reina Lizárraga fue diputado federal, desde esa posición, en 2014, consiguió un recurso de 3 millones 200 mil pesos.

Aunque el ex alcalde pensaba aplicar ese recurso para el Primer Festival Tierra Sonora, el entonces alcalde, Leonardo Guillén Medina, le propuso que mejor se utilizara en la construcción de un Museo Regional.

“Batallamos mucho porque no tenía en ese tiempo el municipio espacios regularizados y el principal requisito de la federación,  es que estuvieran regularizadas las propiedades. Por esa razón, el Museo se construyó en el Bosque de la Ciudad, porque ya contaba con su título”, manifestó Enrique Reina en entrevista para CONTRASEÑA.

“En 2015 se le etiquetan otros 3 millones 100 mil pesos, para dar un total de 6 millones y medio. Todo el recurso es federal. Probablemente el ayuntamiento haya construido la explanada exterior y la puerta de acceso, pero el recurso fue básicamente federal”, destacó Reina.

El Museo no es solamente un edificio de cuatro paredes, cuenta con sistema de iluminación, un equipo de refrigeración y de conservación de los materiales. Fue equipado con muebles, bases y cubos para las exposiciones y muebles de oficina especiales.

“Fue en 2015 cuando también conseguimos los otros 3 millones de pesos para el primer Festival Tierra Sonora, sin saber quién estaría gobernando porque  ese año se llevaron a cabo elecciones  y conseguimos que se establecieran este tipo de festivales.

También en ese año, se consiguió un recurso de un millón de pesos para la mejora de la imagen urbana y se aplicó a la avenida Carlos G. Calles, instalándose la Galería Urbana, como complemento del Museo.

“La mejor promoción que se hacía del museo era a través de La Galería. Por eso, ahora que veo algunas cifras sobre acceso al Museo, veo que coinciden con el hecho de que, desde que quitan la Galería, bajan las cifras de visitas al Museo”, resaltó.

Reina también explicó que casi al final de su administración y viendo los números fabulosos que arrojaban las visitas al Museo, en reunión de Cabildo, decidieron proceder al cambio de uso de suelo de una edificación que se pudo adjudicar el ayuntamiento, con la idea de que fuera la sede del Archivo Histórico o de otro museo, aprovechando la afluencia del turismo en el Centro Histórico.

Mencionó que son dos los terrenos que se  adjudicaron, pero que este último, que está a un costado de Bancomer es el idóneo para un centro de cultura o de historia por su ubicación.

“Me he mantenido en bajo perfil para no generar polémicas innecesarias”, comenta el ex alcalde, “pero no puedo dejar de externar mi punto de vista sobre un proyecto que gestioné a petición del profesor Hermes Navarro y su Comisión de Estudios Históricos y que pude ver como crecía y se desarrollaba con el apoyo de la comunidad artística y cultural de San Luis”, mencionó.

*Los artistas están enojados

Silvia Dórame, pintora y acuarelista, al ser entrevistada por CONTRASEÑA dijo estar a favor de que el Museo se  quede donde está, pero con más difusión.

Desconoce los motivos del cambio “no lo entiendo del todo, ya que no tiene sentido la explicación que dieron de usarlo para oficinas del Deporte. Es ilógico y demuestra la falta de conocimiento que tienen las autoridades del Museo, de su importancia del papel que desempeña. Es un retroceso como ciudad. Los artistas locales sentimos una especie de indignación, tristeza e impotencia”.

*Amelia, la imagen del Tierra Sonora

Amelia Chan es integrante de la etnia milenaria denominada cucapá de Pozas de Arvizu. Es artesana y promotora cultural. Fue ella, quien a través de la página Change.com consiguió casi de 2 mil firmas de apoyo para que el Museo no fuera movido de su lugar.

Igual que los demás, consideró que el Museo no debe ser reubicado, puesto que el edificio se hizo exclusivamente para un museo y creo que está en una muy buena ubicación y en el centro cultural no hay espacio y no tiene las condiciones que tiene el edificio para el deporte.

Al hacer esto, dijo, “nos estarían quitando un lugar donde los artistas exponen sus obras y la historia de San Luis y su Valle así como de nosotros los Cucapá”.

Todo estaría en un lugar muy pequeño y donde no tendrían las condiciones para sus exposiciones, las visitas guiadas a las escuelas. Será un espacio insuficiente, más de 20 alumnos no habría espacio para guiarlos, consideró.

*Invertir en arte, no destruir el arte

La importancia de conservar nuestro Museo Regional en su sitio de acuerdo al arquitecto Pablo Landa:

  1. El arte tiene un efecto liberador, curativo y sensibiliza a quien lo aprecia, múltiples estudios han demostrado que las sociedades mejores desarrolladas son las que invierten más en el arte y la cultura.
  2. Todos los planes urbanísticos del mundo promueven la diversificación de actividades en un solo lugar, para llegar a diferentes públicos, los abuelos, los padres y los hijos. Así como la SEDESOL en su sistema normativo de equipamiento urbano en su apartado de Educación y Cultura.
  3. Así como su NO centralización dentro de la mancha urbana, para poder hacer accesible y cercana su visita a diferentes grupos de población, diversificando por ende varios puntos geográficos.
  4. El Museo Regional de SLRC fue gestionado, diseñado, y construido específicamente para ser un espacio destinado a la exposición, comunicación y conservación de objetos con valor cultural y artístico creados en la región.
  5. Es un lugar donde se conservan piezas que relatan los orígenes y la historia de la creación de San Luis Río Colorado, rescatando la forma de vivir de sus primeros pobladores, desde la etnia Cucapá, los exploradores españoles que bordearon su río en el siglo XVI, el primer rancho que existió en 1907, hasta su consolidación como municipio, oficialmente, en 1939.
  6. Desde su fundación en 2015, se han presentado diversas exposiciones de artistas locales donde han demostrado con orgullo su amor por la comunidad a través de sus obras.
  7. Los Museos administrados por el gobierno, NO están diseñados para fines económicos, sino para resaltar el valor artístico, cultural y de identidad de una comunidad, y es de las autoridades la responsabilidad de su difusión, promoción y afluencia.
  8. El Museo Regional de SLRC es la semilla para convertirse en un hito arquitectónico y cultural digno de nuestra región, es decir un punto de referencia al que todas las ciudades anhelan.

En conclusión, no solo es importante conservar este espacio, sino aumentar la inversión en lugares donde la comunidad a través de las artes y la cultura, aspire a realizar actividades que refuercen sus valores.

Algo que se podía resolver en un día para otro, se ha convertido ahora en un punto de división entre gobierno y su pueblo.

Dejar las cosas como están sería lo más sensato. Aferrarse, podría resultar contraproducente. Los sanluisinos quieren a su Museo, se han enamorado del espacio. No les importa que este ubicado entre medio de espacios deportivos ni cerca del estadio de beisbol. Quieren y aman su museo porque lo han visto crecer y desarrollarse. Simplemente por eso. @

 

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros