Semanario Contraseña

La clave de la información

Redes sociodigitales, humillación y comentarios de odio contra personas en movilidad dentro de México

Nace la ciudad cárcel antípoda de la ciudad santuario

Entre el sábado 28 de agosto y el día de hoy, ha ido creciendo una clara tendencia hacia la humillación y el odio en los comentarios de usuarios de redes sociodigitales, respecto a las caravanas de migrantes que se han formado para huir de la que ha sido nombrada como la ciudad-cárcel: Tapachula, Chiapas.

En estas caravanas conformadas en su mayoría por personas de Haití, hay familias enteras que han sido retenidas durante más de 6 meses por el gobierno de México, en condiciones inhumanas. Las demandas son el libre tránsito y el reconocimiento legal como refugiados, en este país. Quieren trabajar. Encontrar una vida mejor.

Sin embargo, el sistema institucional de asilo del gobierno mexicano está colapsado. La única estrategia ha sido la contención. El encierro en el territorio de una ciudad.

Entre los años 2013-2018, el número de solicitantes haitianos de la condición de refugiado en México fue de 614 personas. En el 2019 la cifra llegó a 5,539. En el año 2020 ascendió a 5,934 y desde enero al fin de agosto del presente 2021, el número de personas haitianas solicitantes de refugio llegó a 18,843; publicó en su cuenta de Twitter, Andrés Ramírez @AndresRSilva_, Titular de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.

El incremento de solicitudes de ciudadanos haitianos, sumado al de grupos provenientes de Honduras, Venezuela y Cuba, entre otros países centroamericanos y del continente africano, ha desplomado la eficiencia en los procesos del sistema de asilo en Tapachula, Chiapas, hoy conocida como la ciudad-cárcel antípoda de una ciudad-santuario.

El concepto de ciudad santuario hace referencia a las ciudades estadounidenses que se oponen a las políticas federales orientadas al arresto o a  la deportación de inmigrantes en ese país. En términos prácticos son espacios de protección. Se basan en una perspectiva de integración y rearraigo.

Una característica de la escasa cobertura en prensa que circula en Twitter y Facebook, es el incremento de comentarios de odio y humillación contra los inmigrantes que conforman estas caravanas, por parte de los usuarios.

“Deben cerrar la frontera [sur de México] y no lo hacen, ahora miren el problema”(sic). “La verdad es que muchos migran a estados unidos sólo a procrear ooo muchos ya llevan a la mujer embarazada sólo por la pereza de no trabajar y que el gobierno les pague el alquiler de la casa o las compras…”(sic). “ limosnero y con garrote! Lárguense a su país”(sic). “pinches mugrosos” (sic). “México tiene obligación con sus Mexicanos no con ustedes” (sic). “limosneros y con garrote .INFELIZES PARASITOS..” (sic). “Extranjeros perniciosos. lleguenle a su país” (sic).

Estos comentarios encuentran cierta respuesta –en menor proporción- de usuarios que están en contra de la retención arbitraria de las personas en movilidad. Argumentan el derecho humano al libre tránsito y se posicionan contra la humillación de personas en condición de vulnerabilidad. Otros se colocan desde la crítica al gobierno de la 4T y arrecian contra el presidente López Obrador. No obstante, sobresalen los comentarios de odio hacia las personas en tránsito.

El análisis del discurso de odio y humillación permite una mejor comprensión de los fenómenos socioculturales vinculados a la integración de los inmigrantes, su rearraigo está estrechamente ligado al nuevo contexto cultural donde intentan reconstruir sus vidas.

No se debe perder de vista, desde la academia, que el análisis del discurso mediático y de redes es una actividad relevante. Necesaria. Los comentarios de usuarios en redes sociodigitales nos dan pistas sobre la salud y las enfermedades de nuestras colectividades.

*[No. 47/2021]. El autor de esta publicación es profesor-investigador en la Facultad de Ciencias Humanas, UABC.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros