Semanario Contraseña

La clave de la información

Las XV de Joel Torres

Ramón Santoyo

quince 01Llegó la hora, dice una lona colgada en una pared en la que etiqueta a Joel Torres como presidente. 24 niñas de 15 años están a punto de celebrar su quinceañera, ellas esperan en el balcón de la Casona del SNTE, allá arriba con vasos de foam en sus manos beben sodas, miran hacia abajo a la multitud -1,500 personas dicen los organizadores-: a sus familiares, a los jóvenes priístas, al dirigente municipal del PRI, a Joel Torres, presidente de Acción Solidaria, fundación que desde hace seis años está esmerada en darle renombre al contador de lentes sin pasta y bigote oscuro.

Joel camina por todo el lugar, platica con los familiares de las 24 quinceañeras que 30 minutos después bailarán un apretado vals multitudinario. Todos se encuentran en la explanada de la Casona, dentro del salón de eventos no cabría tanta gente. Es un lleno total. Un hombre con un timbre de voz particular habla por el micrófono para ambientar el evento, es Joel Olea, quien está ahí para hacer cumplir el protocolo que acordaron desde que se lanzó la convocatoria en el mes de junio. Son las “Quince de Acción Solidaria” en su quinta edición.

“Se supone que el proyecto se lanzó para festejar a 15 niñas que cumplan 15 años, todas ellas de escasos recursos, pero la verdad siempre nos pasamos, siempre son de 25 a 30 niñas, y ni modo de rechazar a las otras niñas y decirles ‘no, tú ya no’”, explica Joel Torres al reportero. 

Mesas, 140 mesas, rodeadas con 10 sillas cada una, número para que mil 400 personas se sientan y coman el banquete que Acción Solidaria les preparó. La misa ya pasó hace unas horas, se celebraron dos, una católica y otra cristiana, por aquello de la diversidad religiosa. Aquí no discriminan, todos se celebran.

Las 24 niñas lucen una gran variedad de vestidos, ampones, coloridos, blancos, rojos, azules, verdes, delgados, todo financiado por la fundación que el priísta aspirante a la alcaldía dirige, a San Luis “le llegó la hora…”, afirma su publicidad.

La convocatoria se lanzó en el mes de junio y finalizó en octubre, todas las niñas que se presentaron fueron seleccionadas, “no tenemos corazón para rechazarlas”, dicen los organizadores, y es de esperarse pues buscan sumar simpatías, caer bien, llegarle a la gente, en esta ocasión, a cerca de mil 500 personas.

Los requisitos que se piden es ser de escasos recursos y no haber tenido un festejo de 15 años, “es para cumplir esa ilusión que muchas niñas tienen”, sin duda la acción más noble que realiza la fundación que preside Joel Torres.

quince02La canción de Color Esperanza de Diego Torres suena recordando la campaña de hace algunos 12 años cuando Eduardo Bours fue candidato a la gubernatura; Diego Torres canta y Joel Torres es presentado por el animador del evento, él se sienta en una silla frente a una mesa que funge como presidium, manifiesta lo orgulloso de estar ahí, sonríe, se siente soñado, está a un lado de su esposa, de Francisco Silva Toledo, presidente del PRI municipal, de Álvaro Gutiérrez presidente de la Cámara Nacional de Comercio, también se encuentra la señora Elia Pullen de Mendoza, dirigente del OM PRI y la secretaria ejecutiva de la CNOP, Martha Hernández.

Las niñas bajan del balcón en compañía de sus chambelanes, la música retumba en los oídos y una esfera de disco ilumina los rostros de las chicas que ya son presentadas “ante la sociedad”, la gente se amontona en el único pasillo por el cual se puede caminar, celulares, tabletas, cámaras digitales lanzan flashes para fotografiar a las 24 jovencitas celebradas, no es de extrañarse que los niños se amontonen, ni tampoco de ver cómo una de las fotógrafas del político sacuda bruscamente del brazo a una niña de ocho años que se le atravesó, haciéndole un gesto como si la niña hubiera cometido un gran atropello a su persona. “Vieja loca”, dice la niña.

Llegó la hora de que los políticos hablen y den su discurso, Joel Torres, en compañía de su equipo toma el micrófono, agradece a todos los presentes, felicita a los padres y madres de familia presentes, le sonríe a las niñas, quienes la mitad de ellas no le ponen atención, estamos hablando que son 24 quinceañeras, ellas solo quieren divertirse. 

“Llegó la hora de la realización de este gran evento, de organizarnos y cumplir sueños, de que Acción Solidaria trabaje, quiero hacer un agradecimiento a toda la gente que ha hecho posible que se haga realidad este evento, un agradecimiento a sus papás y mamás, gracias por participar… mover a San Luis es moverlo con valores, convivir con todas nuestras ahijadas, y sus familias… vienen los tiempos de mover a San Luis y ese tiempo es hoy mismo…”, lo platica Joel Torres quien mira a las niñas de frente, después toma el micrófono el dirigente municipal del PRI, da un discurso aún más breve, solo las felicita, les da consejos sobre el matrimonio “’ya no somos niñas, somos muchachas, somos señoritas, ya tenemos otro lugar en la sociedad’… son eventos de familias que nos hacen falta…”.

Y para acabar el “llegó la hora de mover a la ciudad”, los priístas se dispusieron a servir la cena, jóvenes con playeras blancas con la insignia de Acción Solidaria pasaban con charolas depositando el pastel de carne con puré y ensalada sobre las 140 mesas, también sodas de distintos sabores servidas en vasos de foam. Muchas niñas prefirieron irse a bailar en lugar de cenar, ya comerían en otro momento.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros