Semanario Contraseña

La clave de la información

Terminó guerra vs el narcotráfico; detener a capos no es prioridad: AMLO

Carlos Alvarez / ZETA

“Oficialmente ya no hay guerra [contra el narcotráfico]. Nosotros queremos la paz, vamos a construir la paz”, afirmó este miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina, donde abundó que el Gobierno que encabeza promueve una nueva política de lucha contra el crimen organizado.

El mandatario nacional señaló que en su administración no se ha detenido a grandes capos “porque esa no es nuestra función principal”, sino la de “garantizar la seguridad pública”, que “es lo que me importa: bajar el número de homicidios, el número de robos, que no haya secuestros”, dijo.

“Eso es lo fundamental, no lo espectacular. Se perdió mucho tiempo en eso y no se resolvió nada […] Ya no es la política de los operativos para detener a capos. Lo que buscamos es que haya seguridad y que podamos disminuir el numero de homicidios diarios”, indicó el presidente.

López Obrador agregó que durante la reunión de este día con su gabinete de seguridad recibió el reporte de que sólo hubo 54 homicidios durante las últimas horas a nivel nacional, cuando el promedio al inicio de su mandato estaba por encima de ochenta.

LOS CAPOS DETENIDOS EN EL GOBIERNO DE EPN

Según una investigación de este reportero, la administración del presidente Enrique Peña Nieto capturó a 108 de los 122 “objetivos prioritarios”, supuestos criminales que fueron enlistados por ser considerados de alta peligrosidad y los principales generadores de violencia en el país, entre ellos, Ismael Zambada García, alias “El Mayo”.

Todos ellos forman parte de la estructura de seis cárteles del narcotráfico, dos bandas de secuestradores, una de trata de personas y una de tráfico de personas, por los que se ofrecían recompensas que iban desde los 10 a los 30 millones de pesos a quien brindara información para su localización o captura.

Entre los supuestos criminales más buscados que fueron detenidos o resultaron muertos durante la pasada administración Federal, están: Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ex líder del Cártel de Sinaloa; y Vicente Carrillo Fuentes, alias “El Viceroy”, ex líder del Cártel de Juárez.

Otros detenidos o abatidos son: Luis Fernando Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero”, ex líder del Cártel de Tijuana; así como Héctor Beltrán Leyva, “El H”, de la organización homónima; Miguel Treviño Morales, “El Z-40”, de los Zetas; y Nazario Moreno González, “El Chayo”, de Los Caballeros Templarios.

Además de Gonzalo Inzunza Inzunza, alias “El Macho Prieto”, del Cártel de Sinaloa; Pablo Jaime Castrejón, “La Marrana”, de la Familia Michoacana; y Dioniso Loya Plancarte, “El Tío”, de Los Caballeros Templarios.

También, Mario Armando Ramírez Treviño, “El X-20”, del Cártel del Golfo; el sinaloense Juan José Esparragoza Monzón, “El Negro”; y Francisco Javier Hernández García, “El Panchito”, miembro del Cártel de los Beltrán Leyva, a quien se le adjudicó una alianza con Los Zetas para enfrentar a otras organizaciones criminales.

Además de la detención de Dámaso López Núñez, alias “El Licenciado”, y de Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, padre e hijo que disputan el control del Cártel de Sinaloa a los hijos de “El Chapo”, los hermanos Guzmán Salazar: Jesús Alfredo e Iván Archivaldo.

O captura de Samuel Lizárraga Ontiveros, alias “El Tortillero”, presunto líder de Los Mazatlecos, entre otros tantos capos. Pero aún falta la de “El Mayo” Zambada.

LOS CAPOS QUE FALTAN POR DETENER

Las detenciones durante la administración de Peña Nieto fueron mayores a los 25 de los 37 capos que se propuso al Gobierno antecesor, el de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quienes fueron aprehendidos por las fuerzas federales o Fuerzas Armadas.

Sin embargo, aún falta la detención de otros capos, sicarios u operadores financieros de los grupos criminales. Entre ellos, la del sinaloense Ismael Zambada García, alias “El Mayo”, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa; o la de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

O la de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, que aunque se especula que falleció en un accidente de tránsito, el Gobierno Federal lo sigue buscando. Y la de Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, a quien ahora la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), lo considera un líder del Cártel de Sinaloa.

O la detención de José Antonio Cueto López, ex funcionario público, a quien testigos de la llamada “Operación Limpieza” lo identifican como el hombre clave en el caso de sobornos a elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) por parte del cártel de los Beltrán Leyva.

También falta la detención de Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”, otro supuesto líder de Loz Mazatlecos, célula criminal formada del resultado de una escisión del Cártel de Los Beltrán Leyva, principal rival del Cártel de Sinaloa.

O la detención de Juan Pablo Ledezma, alias “El JL”, quien tras la detención de “El Viceroy”, asumió el control del Cártel de Juárez. O la de Juan Pablo Guijarro Fragosa, “El Mónico”, principal líder de la célula del Cártel fronterizo, La Línea, encargado de la plaza de Chihuahua.

Y la detención de Homero Cárdenas Guillén, alias “El Orejón”, supuesto líder del Cártel del Golfo, de quien se especula fue traicionado y ejecutado en Matamoros, Tamaulipas, aunque todavía no se confirma su deceso.

Así como la detención de Maxiley Barahona Nadales, alias “El Contador”, de Los Zetas, encargado de la plaza de Veracruz, y presunto responsable de masacres, asesinatos, secuestros y ataques con granadas a corporaciones policíacas.

Deja un comentario

× Platique con nosotros