Semanario Contraseña

La clave de la información

La disputa por el agua, ahora en San Luis

Mientras que en Baja California se debaten entre la sequía y la inconformidad ciudadana por la nueva Ley del Agua, de este lado del Río Colorado el Módulo de Riego aprobó empeñar a los Estados Unidos los excedentes del preciado líquido por un pago de 21 millones de dólares. El líder de los hortalizeros considera que este acuerdo, del que buscan ampararse, se presta para el “sospechosismo”.   

 

Humberto Melgoza Vega

 

SAN LUIS RIO COLORADO.- “El agua es el petróleo del futuro”, retoma la frase el ingeniero Enrique Carrasco, el principal productor agrícola del Valle de San Luis, para ilustrar la importancia del preciado líquido que ahora pretenden retenerles del lado americano, a cambio de entregarles 21 millones de dólares para la realización de obras de infraestructura.

 

Opositor de la medida aprobada esta semana por la asamblea del Módulo de Riego No. 3, porque se tomó con la participación de solo 44 de los 600 productores agrupados, adelantó que ya trabaja en la elaboración de un amparo contra la Comisión Nacional del Agua y la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL).

 

Carrasco considera que este nuevo convenio le recuerda al signado hace unos 20 años atrás, cuando cedieron 15 litros por hectárea a los Estados Unidos, en una medida que supuestamente sería temporal, pero que nunca se los regresaron.

 

Ahora, pretenden retenerles otros 5 litros, por tiempo indefinido, a cambio de una millonaria cantidad en dólares de la que se desconoce su origen.

 

“He hablado con amigos agricultores americanos y ellos no tienen ni un solo problema de agua, no les están recortando, ni les están ofreciendo este trato medio extraño, está muy oscuro, de repente aparecieron con unos estudios, me imagino hechos por la Conagua y la misma gente de SRL y los convencieron para que aceptaran”.

 

El presidente de la Unión Agrícola Regional de Horticultores considera “muy raro que nuestro presidente del Módulo 3 ahora se anda peleando porque van a recibir mucho dinero para beneficio de todos, que no nos van a descontar nada, ¿cuándo nos han mandado dinero de los Estados Unidos a cambio de nada, nomás por buenas gentes?”.

 

“Yo estoy en los Módulos 2 y 3, en los dos manejo bastante superficie y todo el tiempo estamos escasos de agua, si tú vas para Ensenada, para San Quintín te das cuenta que el que tenga el agua va a tener el control sobre la producción en los valles, es una realidad…”, dice.

 

Esto, a pesar de que los horticultores han invertido varios millones de pesos en técnicas que les permitan ahorrar agua, sistema de goteo, de aspersión “para que el agua en vez de 10 hectáreas nos alcance para 20…Antes sembrábamos 200 o 300 ahorita tenemos mil, 2 mil hectáreas de puro goteo, casi el 80 por ciento de la superficie que sembramos los horticultores, la estamos ahorrando no porque queramos vendérsela a alguien, sino para que nos alcance para más hectáreas…

 

“Estamos haciendo inversiones millonarias y estos angelitos la quieren vender, creo que no es una buena decisión, los horticultores estamos en contra, somos una parte importante del valle,,,no fue una buena experiencia con los litros que nos quitaron hace unos años por eso ahora buscaremos el amparo contra el Módulo, la Conagua y la SRL.

 

“Nosotros estamos batallando con el agua por eso nos parece ilógico que se la quieran vender a los Estados Unidos. El agua es el petróleo del futuro y los americanos lo saben. Originalmente teníamos asignados 135 litros por hectárea, hace 20 años nos quitaron 15, ahora quieren 5 litros más…”.

 

“Es muy extraño que todas las asambleas las hacen en sábado y esta la hicieron en martes, no pudieron haber buscado un día más difícil, de milagro no la pusieron el domingo antes de ir a misa; esto se podría considerar un ´madruguete´…, destaca.

 

Carrasco Gutiérrez considera que el tema lo están sacando sin una discusión y análisis suficientes, prácticamente al cuarto para las doce, “comprometiendo el agua que nos corresponde por quién sabe cuántos años”.

 

Lo peor es que no está clara la negociación, ya que puede tratarse de alguna ciudad como Los Angeles, San Diego o Las Vegas que esté demandando el preciado líquido y tampoco descartó que esa agua la vayan a destinar para la fábrica cervecera Constellation Brands, que se instalará a la salida de Mexicali rumbo a San Felipe, a la altura del kilómetro 9.5.

 

De acuerdo a la información publicada en Semanario Zeta, la empresa que produce e importa a los Estados Unidos la marcas Corona, Modelo, Victoria y Pacífico espera producir mil millones de litros de cerveza anuales, equivalentes a 3 mil millones de litros de agua, para lo cual están comprando al por mayor los permisos de riego a particulares del Valle de Mexicali.

 

Asentada en el Acta 319 elaborada por el Comité Internacional de Límites y Aguas (CILA), el agua que llega a San Luis proviene del Lago Mead y de las Montañas Rocallosas, la cual se almacena en la presa Hoover que desemboca en el Río Colorado.

 

No hay tal madruguete

 

El presidente del Módulo de Riego No. 3, Roberto Villegas niega que se pretenda sorprender a nadie, el acta se firmó hace 4 años y se trata de un acuerdo internacional entre México y Estados Unidos. “Nosotros como usuarios o representante no tenemos nada que ver”.

 

Amplía: “Se trata de un acuerdo para poder guardar agua en los Estados Unidos, hay un acuerdo dentro del acta que hablaba en un principio de 21 millones de dólares a cambio de una cantidad de agua que México les va a proporcionar. De esa cantidad 3 millones se fueron para los ecologistas, quedan por ahí 18 millones que serán destinados para hacer obra dentro del Distrito de Riego”,

 

Precisamente por eso yo estoy de acuerdo de cooperar con cierta cantidad de litros que nosotros en nuestro módulo no vamos a tomarlos de los 117 litros que tiene cada usuario por hectárea, el señor Carrasco puede estar tranquilo, por lo menos en el Módulo 3 no vamos a tocar ni un solo litro de los 117 que tiene por hectárea.

 

De esos litritos vamos a cumplir con el acuerdo en un lapso de 5 años, que serían 2.17 litros por hectárea, es un chorrito, pero sin afectar a ninguno de los usuarios en sus 117 litros, afirma.

 

“Al ingeniero no le alcanza porque siembra mucho y no siembra una vez, siembra varias veces en el año, si hace un solo cultivo le va a sobrar mucha agua; él lo que necesita es comprar más agua”, asevera.

 

En la asamblea realizada esta semana, Roberto Villegas expuso los beneficios de este nuevo tratado de aguas internacionales.

“Hay muchas laterales que están hechos pedazos, los vamos a rehabilitar, canales parcelarios que se van a hacer dentro de las parcelas de compañeros, y con eso vamos a ahorrar agua, porque para obtener esos apoyos tienen que ser proyectos para el ahorro de agua, donde el agua que ahorres sea con lo que respondas para poder cederlos y no afectar a nuestros usuario, y así va a ser…”, manifiesta.

 

“Yo soy usuario, yo siembro algunas parcelas y a mí me conviene que no se me pierdan mis 117 litros, porque ahorita estoy en el Módulo, en dos años voy a salir y yo pienso que hasta que me muera voy a seguir siendo usuario, voy a seguir siendo productor, a mí me conviene hacer infraestructura para no tener que ceder litros de los que me corresponden a mí, esa es la idea principal, entre más obra se haga más agua se puede ahorrar y de esos ahorros podemos hacer frente a algún desabasto o recorte que haya en los tratados que existen.

“Para el 2017 no tenemos problema, tenemos nuestro volumen asegurado ya para el 2018, si hay nevadas que no se cumplen hay pronóstico de que puede haber recorte, por eso hacer el proyecto de ahorrar una poca de agua nos puede mitigar el problema de los recortes”, afirma.

De la embotelladora cervecera que operará a la salida de Mexicali rumbo a San Felipe señala que “esta gente está comprando permisos a gente que decidió retirarse de la agricultura o que ven más atractivo vender su permiso…Ellos tienen que comprar el agua, ya sea en forma de permisos o por transferencia o no sé cómo le vayan a hacer, pero no tienen por qué agarrar volúmenes del agua de nosotros…”.

“En Baja California hay sequía, nosotros estamos en la misma región pero tenemos la bendición de recibir el agua del otro lado, el agua que usamos aquí es la que se extrae de los pozos y la que viene de la Cuenca del Río Colorado.

“Las ciudades son las que tienen el primer lugar en prioridad, la gente, no la puedes dejar morir de sed, en segundo lugar está la agricultura y luego la industria… yo no quiero que me quiten ni un litro de mis 117, ni a nadie de los compañeros, pero sí necesitamos aprovechar las oportunidades que se presentan, ahora sí que de lo malo hay que sacarle lo más bueno”, concluye. @

 

 

Deja un comentario

× Platique con nosotros