Semanario Contraseña

La clave de la información

La muerte acecha en la frontera

Si bien es cierto que debido al llamado “efecto Trump” ha disminuido el flujo migratorio en la frontera norte del país, las muertes de indocumentados registran un incremento considerable así como los grupos del crimen organizado que aprovechan la situación para obligar a los inmigrantes a cruzar droga o a pagar fuertes sumas de dinero a los ´coyotes´ y luego abandonarlos a su suerte.

Bibiana García Garza

A unos días de ocurrido el incidente que dejó a decenas de indocumentados abandonados en la caja de un tráiler en Texas, han surgido diversas cifras que demuestran que la muerte de migrantes mexicanos que intentaron cruzar a Estados Unidos se ha incrementado en más de un 90 por ciento.

Esto a pesar de que, según trascendió por parte de autoridades del Instituto Nacional de Inmigración (INM) en esta ciudad, el índice de repatriados por esta y otras fronteras ha decrecido considerablemente desde principios del presente año.

Según se cree, ello se debe a lo que se conoce como ´efecto Trump´, mismo que influyó, con sus políticas anti-inmigrantes, en que quienes aspiraban cruzar ilegalmente hacia ese país desistieran por temor a ser detenidos.

Resultado de imagen para migra arizona yuma

En un aproximado, en julio del año pasado eran deportados por esta frontera de mil 400 hasta mil 600 indocumentados y ahora, en pleno inicio de la era de Donald Trump, esa cifra bajó hasta los 900 ó 960 inmigrantes, lo cual hasta cierto punto se percibe como un cambio positivo porque se cree que ya es menos la gente que se quiere arriesgar.

Sin embargo, las cifras y reportajes a nivel nacional presentan un panorama distinto pues evidencian que las muertes se han multiplicado hasta en un 90.3 por ciento de 2015 a 2016 al pasar de 166 a 316 fallecimientos.

Actualmente, los estados en los que se reporta el hallazgo de más connacionales muertos son Arizona y Texas, mismos que se suman a los 2 mil 052 mexicanos que han muerto al tratar de encontrar el sueño americano en los últimos siete años.

Hasta la fecha la deshidratación sigue siendo la causa principal de las muertes, sobre todo en el área del desierto de Sonora en donde se registran temperaturas, en ocasiones, de hasta 50 grados centígrados durante el verano, y muchos migrantes deben caminar por al menos tres días para atravesar ese infierno del que no todos salen vivos.

En total, son entre el 60 y el 80 por ciento los que mueren por deshidratación aunque también, en otras temporadas del año perecen por hipotermia o asfixia, como ocurrió en el tráiler de Texas.

Según información del Consulado de México, en 2017 se registraron mil 078 migrantes fallecidos -principalmente en Arizona -con 901 en el cruce de Tucson-, seguido de los reportados en el estado de Texas (822).

A esta cifra se suma la de los sobrevivientes que inevitablemente se vieron en la necesidad de desistir de su cometido de cruzar a ´la tierra del libre y hogar del valiente´.

Sólo durante el 2016 los agentes de la Patrulla Fronteriza y del grupo de rescate Borstar rescataron a más de mil 400 personas, principalmente al oeste de Arizona (entre Tucson y Yuma).

Esos inmigrantes estuvieron al borde de morir por golpe de calor o simplemente por extravío en el gran desierto de Sonora.

En junio pasado se rescató a 19 personas en el sector Tucson-Nogales y se cree que esa cifra seguirá en ascenso por la temporada de verano, aún a pesar de que el flujo migratorio en general se haya reducido.

Hasta la coordinación del Sur-Sureste del Movimiento de Migrantes Mesoamericanos sostiene también que el flujo migratorio ha disminuido en la frontera norte hasta en un 50 por ciento en relación al año pasado por el cambio de administración en la Unión Americana.

Cabe mencionar que esta nueva realidad política y social en la frontera de Estados Unidos también ha disparado las tarifas de los coyotes o “polleros” hasta en un 300 por ciento, esto debido a que el presidente estadounidense reforzó las medidas de seguridad en el área fronteriza.

Inclusive, se critica que estos casos se combinan ahora más peligrosamente con el contrabando de drogas y armas.

Rancheros y residentes de Arizona han admitido ante los medios también que a diferencia de hace unos años, ya no se observan en el horizonte a los grandes grupos de hombres, mujeres y niños en busca de un mejor futuro, sino que ahora son integrantes de grupos del crimen organizado que se dedican al trasiego de armas.

No obstante, a nivel internacional sí se coincide en que el flujo de inmigrantes ha bajado hasta en un 60 por ciento desde que llegó el nuevo Presidente a la Casa Blanca mientras que la repatriación, si bien no se ha elevado considerablemente en toda la franja fronteriza, sí es 30 por ciento mayor que durante la administración de Barack Obama.

Esto porque se repatría a más indocumentados sin delitos graves, es decir, gente que no pone en riesgo a la nación además de que éstos ya no pasan por cortes migratorias e inmediatamente son procesados, según denunció públicamente la coordinadora de la Asociación Civil ´Agenda Migrante´, Eunice Rendón.

Por otra parte, datos obtenidos de la Patrulla Fronteriza en Arizona correspondientes al mes de junio indican que se procesó a 565 inmigrantes e inclusive se advirtió que llevará a la cárcel a todo aquel que intente cruzar la frontera de manera ilegal sin importar si es su primera vez.

Como se recordará, es precisamente la Patrulla Fronteriza del sector Tucson, Arizona, la que reinició la iniciativa para imputar cargos penales a las personas que cruzan ilegalmente desde el estado de Sonora, México. @

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros