Millones de empleos, en riesgo por coronavirus

No Comment Yet

En medio de la pandemia por el Covid se asoma otra tragedia quizás aún más grave con el estancamiento de la economía, en México y en el mundo, y la inminente pérdida de millones de empleos, hasta el cierre de esta edición ya rebasaban los 500 mil. El Sindicato Patronal pide que el gobierno federal los apoye para sobrevivir en lo que pasa la contingencia.

Manuel Cuen y Carina Arguilez

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Creemos que es viable. Estamos convencidos de que es viable. Sí se puede acceder al 20 por ciento de los 61 mil millones de dólares que se obtuvieron del FMI, y de ahí obtener el respaldo para el salario solidario, declaró Erick Merino Payán, dirigente local de COPARMEX.

Para el ex presidente municipal José Enrique Reina Lizárraga, es la propuesta más sensata que ha visto en estas semanas para apoyar a los trabajadores formales e informales, porque es la única propuesta donde todos aportan en proporción, para evitar que los trabajadores se queden sin ingreso y que las empresas grandes, medianas, pequeñas, puedan subsistir y tener una mejor recuperación, pasando la etapa crítica de la pandemia.

Para el académico Gerardo García, en nuestro país debería haber una cobertura de desempleo como en Estados Unidos. Eso lo deberían hacer las Afores, pero no quieren porque los recursos de los trabajadores están invertidos en instrumentos a plazos variados y por lo tanto no tienen liquidez para dar esa cobertura.

Lo anterior, en reacción a la propuesta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que en un desplegado nacional hace cuatro llamados al gobierno federal para que unidos, empresas y trabajadores, se consiga que las autoridades del país se sumen y lleguen a un Acuerdo Nacional, en el que se privilegie la implementación de un Salario Solidario.

El primer llamado es que los trabajadores y las empresas -que son la fuente de más de 20.6 millones de empleos formales- se mantengan unidos y resistan a los mensajes de algunos gobernantes y políticos que pretenden dividirlos.

El segundo, que las y los trabajadores del sector privado exijan a las autoridades el diseño de un plan de reactivación económica.

El tercer punto consiste en que se logre implementar el Salario Solidario para poder conservar la mayor cantidad de empleos posibles.

Esta es una medida progresiva que beneficia a quienes reciben un salario más bajo, dado que la totalidad de su ingreso la aportarían las empresas junto con el gobierno a través de un subsidio temporal. Se reconoce la viabilidad financiera para la Hacienda Pública.

Esta propuesta requiere de una inversión gubernamental mensual de 96 mil 311 millones de pesos y beneficiaría a 14 millones 149 mil 645 trabajadores que ganan entre uno y tres salarios mínimos; a 5 millones 350 mil 678 empleados cuyo ingreso oscila entre 3 y 10 salarios mínimos y finalmente un millón 113 mil 213 colaboradores que su salario es mayor a los 10 salarios mínimos al mes.

Su implementación se podría llevar a cabo a través del uso de la línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que adquirió el actual secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a finales de 2019 y que asciende a 61 mil millones de dólares. El monto máximo de aportación del gobierno para cubrir el salario solidario (3 meses en caso de prolongación de la pandemia) equivale al 20% de la línea de crédito.

De no acceder a la contratación de deuda pública, la propuesta sería a través de la reorientación del gasto público de obras no esenciales como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería Dos Bocas o el Tren Maya, dejando intacto el presupuesto para los programas sociales, el gasto corriente, sobre todo aquel dedicado a educación o salud y el asignado a estados y municipios.

El cuarto emplazamiento va en el sentido de que las empresas, los trabajadores y las autoridades, incluyendo al Gobierno Federal, hagan un Acuerdo Nacional que logre consensos en sortear esta crisis en equipo, para proteger la economía mexicana a través de un impulso al empleo y a las fuentes de trabajo como ya hacen gobiernos de distintas ideologías, en otros países de América Latina, Asia y Europa.

*Hay que buscar los cómo sí: Merino Payán

El delegado de COPARMEX en esta frontera, Erick Merino Payán, manifestó a CONTRASEÑA que este programa se puede llevar a cabo a través del uso del crédito del Fondo Monetario Internacional. Se refiere a los 61 mil millones de dólares.

“Con el 20 por ciento de dicha cantidad, se puede realizar el plan planteado por el sindicato patronal”, dijo.

“Si no fuera por esa línea”, expresó, “se podría a través de la reorientación del gasto público”. Se refirió a las grandes obras de construcción que el gobierno federal implementa actualmente como son el Tren Maya, la Refinería Tres Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía.

También podría ser mediante una mezcla de estas dos opciones y sin tener que utilizar los programas sociales que el gobierno federal considera como muy importantes.

“Hay que buscar el cómo sí. Ahorita el tema es de salud, de educación, de cómo hacer para no perder miles de empleos”, enfatizó.

La propuesta de COPARMEX va para salvar 20 millones de empleos, donde se trata de proteger a los trabajadores para que sigan ganando el 100 por ciento de su salario, hablando de los que menos ganan. Y de allí para adelante que haya aportación de los trabajadores para que en algunos casos, los que ganan más de 60 mil pesos al mes, puedan recibir el 50 por ciento de su salario.

“Creemos que es viable. Estamos convencidos que es viable”, insistió.

La propuesta más sensata: Enrique Reina

El ex presidente municipal José Enrique Reina Lizárraga comentó: “Creo que es la propuesta más sensata que he visto en estas semanas para apoyar a los trabajadores formales e informales, porque es la única propuesta donde todos aportan en proporción para evitar que los trabajadores queden sin ingreso y que las empresas grandes, medianas, pequeñas y micro, puedan subsistir y tener una mejor recuperación pasando la etapa crítica de la pandemia.

“Es salario solidario, porque el Gobierno pone una parte que puede ser tomando un 20% de la línea de crédito del FMI que se adquirió en diciembre del 2019 y si no se quiere recurrir a la deuda, es dejar de realizar obras no esenciales (refinería Dos Bocas o Tren Maya), el patrón y el trabajador ponen el resto de ese ingreso de las aportaciones que se han hecho al INFONAVIT, FONACOT Y Seguro Social. El INFONAVIT tiene recursos extraordinarios, de ahí es que hoy existe la doble hipoteca de tanto recurso que cuenta y el FONACOT  también tiene una bolsa importante de donde se puede dar un buen uso en estos tres meses”, expuso.

“El IMSS tendrá que revisar su ingreso adicional que obtuvo  desde el incremento del salario mínimo”, añadió.

“La mejor propuesta que he escuchado donde todos ponen para cuidar al trabajador y la empresa en su recuperación, recordemos que las Pymes y Mipymes son el 85 por ciento de los trabajadores en México y sin trabajadores y sin empresas de nada sirve los proyectos no esenciales o bien vale la pena el crédito si el país no dispone de estos recursos económicos para hacer frente a que no se quede sin ingreso los trabajadores o que cierren las empresas por no poder hacer frente a esta situación económica en esta pandemia y que el resultado final sería empresas cerradas, millones de desempleados y caída de los ingresos al Gobierno por la vía de los impuestos y contribuciones. En resumen, lo más barato para todos: Salario Solidario”, resumió.

Desempleo, como en Estados Unidos: Gerardo García

Gerardo García es un académico local. Opinó que “es lamentable que en estos tiempos se priorice los intereses políticos personales, por dos cosas: Por un lado la mayoría de los trabajadores cotizamos en cuentas individuales, que dentro de sus “beneficios” es que los trabajadores pueden solicitar su cobertura de “desempleo”, tipo Estados Unidos, pero las AFORES no quieren que lo hagamos porque los recursos de los trabajadores están invertidos en distintos instrumentos a plazos variados y por lo tanto no tienen liquidez para dar esa cobertura”.

Por eso, la Coparmex opta por endosar al Gobierno Federal y no generar una quiebra de las empresas del sistema de pensiones (se quedarían sin dinero y ellos no tienen plan para estas contingencias). Así que es más fácil que el gobierno adquiera deuda o re-direccione presupuesto. O sea, no les interesa (además) los programas sociales ni el sistema de salud del país (porque son públicos y no privados), buscando proteger a su gremio para que no los afecte en lo económico ni en la imagen pública (por evidenciar que están haciendo dinero con el dinero de otros sin ninguna inversión propia)

“Por otra parte (segunda), es curioso porque al cancelar proyectos por reasignación de recursos se deja de invertir en infraestructura y se paraliza (aún más) la economía, que para reactivarla en el sector de la construcción llevará algunos dos o tres años (porque son proyectos grandes de infraestructura). Ahora, como este tipo de proyectos favorecen a la Concamin, Canacintra, CCE, otros; no sé  si el líder de la Coparmex esté “peleado” con estas cámaras. Lo anterior es pensando que las motivaciones de este líder empresarial sean solamente proteger a su gremio, lo cual yo no creo”, manifestó.

No al endeudamiento: Presidente

En la conferencia mañanera de este miércoles, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, respondió indirectamente a los empresarios: No recetas neoliberales, ni deuda, ni cierre de obras.

Anunció un Plan de Austeridad en el gobierno. No habrá despidos, pero tampoco incremento de personal. Se reducirán sueldos de altos funcionarios hasta en un 25 por ciento. Los funcionarios no tendrán aguinaldo y otras prestaciones de subdirector hasta el Presidente.

No habrá aumento de combustibles, ni de impuestos. Se anuncian 3 millones de créditos para la población más necesitada y clase media. Se crearán 2 millones de nuevos empleos. Se protegerá al 70 por ciento de las familias mexicanas que serían 25 millones de hogares mexicanos

Estas medidas aplican para todo el gobierno federal, incluyendo organismos descentralizados, fideicomisos, empresas de participación estatal.

Más de 30 programas impulsados por el gobierno federal continuarán. Principalmente los de adultos mayores y becas, precios de garantía, apoyo a pescadores, Guardia Nacional, Aeropuerto, Tren Maya, construcción de carreteras, producción petrolera y energía eléctrica, entre muchos otros.

“Eficiencia, honestidad y la austeridad nos permitirán aumentar el presupuesto para blindar programas sociales y proyectos prioritarios en 622 mil, 556 millones de pesos. Se otorgaran 3 millones de creditos para la población más necesitada y clase media”, destacó López Obrador.

El programa de austeridad estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2020, cuando se espera haya sido superada la emergencia sanitaria.  @

Humberto Melgoza Vega
Up Next

Notas Relacionadas

× Platique con nosotros