Semanario Contraseña

La clave de la información

El SAT, vienen con todo

Desde hace varias semanas se han multiplicado las denuncias, inquietudes e inconformidades ciudadanas en el área fronteriza de Sonora y Baja California a causa de retenes y auditorías del SAT que ya no solamente van contra los carros chocolate, sino también sobre la importación de productos textiles y otros, lo que implica auditorías, exhaustivos interrogatorios y multas de miles de pesos, sin excluir las tradicionales “mordidas”

Bibiana García Garza

SAT (2)Las nuevas medidas adoptadas a raíz de la reforma fiscal impuesta por el gobierno federal el año pasado han cambiado las reglas para quienes cuentan con negocios en el ramo de la importación tanto de vehículos como de otros productos, así como también para quienes ayudan a facilitar dichos trámites, como los agentes aduanales.

Ello ha generado que muchos negocios como los de venta de autos usados importados de Estados Unidos se vean severamente perjudicados, al igual que los propietarios de los mismos, quienes ahora viven atemorizados de cruzarse en el camino de alguno de los retenes que ha instalado el SAT en los últimos días, y que tienen como objetivo el decomiso de vehículos y la sanción.

En su defecto, refieren muchos de los dueños de vehículos importados en esta frontera que han pasado por un retén, también se exponen a una “mega-multa” quienes no comprueban que son residentes de Estados Unidos tras un largo interrogatorio de los oficiales del SAT, agentes de la Policía Federal, de la PGR, estatales y a veces municipales.

Dichos retenes se han instalado por avenidas principales de la ciudad como la avenida Obregón y calle 27, la avenida Tamaulipas y calle 21, o la avenida Guadalupe Victoria y 17, avenida Libertad y 18, y avenida Jalisco y 48 entre otros cruceros, así como en las inmediaciones de la Caseta de Peaje del Puente Río Colorado.

El convoy de agentes federales también han estado presentes simultáneamente en ciudades como Sonoyta, Puerto Peñasco, Caborca, Nogales y Hermosillo, Sonora, al igual que hacia Tamaulipas y Baja California.

De acuerdo a líderes la organización “Seis-Ocho-Seis”, de la vecina ciudad de Mexicali, los agentes federales han estado fiscalizando los puntos de venta de autos usados importados desde hace semanas inclusive vestidos de civiles, lo que consideran injusto.

“No es justo, no quieren dejar importar y ahora van a quitarnos nuestros autos, ¡no se vale!”, expresan a través de las redes sociales mientras hacen el llamado a la ciudadanía a ´no dejarse´ y luchar por el derecho a que no les sea decomisado su medio de transporte o vetado su derecho de vender esos carros.

En el mismo sentido van las quejas de otros cientos de ciudadanos quienes inclusive han creado más de tres grupos en la red social Facebook para compartir información sobre los retenes del SAT como “Dónde está el SAT SLRC”, con 2 mil 373 miembros, o “Retenes SAT en San Luis RC”, con 889 miembros, entre otros.

En estos espacios cibernéticos, los dueños de vehículos importados manifiestan su descontento ante las acciones emprendidas por el gobierno federal a través del SAT y también convocan a movimientos ciudadanos para romper el silencio y exigir al gobierno que reconsidere dichas medidas, principalmente en la franja fronteriza.

Hasta esta semana, la convocatoria más reciente estaba programada a este jueves 26 de febrero para bloquear la Aduana, una acción que emprenderían los yarderos por toda la franja fronteriza de manera simultánea.

Y es que, aseguran, la mayoría de la gente ha logrado conseguir un medio de transporte a bajo precio en Estados Unidos e inclusive se encuentran a favor de regularizarlo, sin embargo las autoridades hasta el momento son inflexibles ante esa demanda.

Decomisos y mordidas

Mientras los dueños de estos vehículos se apoyan mutuamente a través de las redes sociales, los elementos del SAT no detienen su trabajo y tanto a través de retenes como con la ayuda de agentes estatales o municipales proceden a los decomisos.

En muchos de los casos, aseguran testigos y “víctimas” del vigor ciego de la ley, los dueños se han quedado literalmente a pie luego de que se les quita el vehículo por ser “chocolate”.

Sin embargo, también se ha denunciado que cuando los oficiales detienen a algún conductor cuyo vehículo es importado de Estados Unidos y no tiene placas, o bien, tiene placas extranjeras o de organismos como los Condefa u otros, proceden igualmente al decomiso, esto es, a menos de que el dueño “se moche”, como se dice coloquialmente.

Esos “moches” o mordidas ascienden, según afirman quienes se han visto en esa situación tanto en San Luis Río Colorado como Mexicali, a por lo menos 500 dólares, más las intimidaciones, el mal trato y el mal rato.

Ante ello, el titular del SAT, Aristóteles Núñez Sánchez ha reiterado que los operativos para el rastreo de vehículos que transitan de manera irregular se estarán llevando a cabo en todo el país “a petición de empresarios que solicitaron su intervención” y para combatir el crimen organizado.

Otras auditorías

Además de instalar retenes para el decomiso de autos importados para combatir los delitos que se cometen a bordo de los “chocolate”, a partir de este mes el SAT también ha emprendido otras tareas encaminadas a luchar contra la informalidad y la ilegalidad en general.

En el ramo de la industria textil y bajo la premisa de cuidar a la industria de prácticas de comercio desleal e ilegal, el SAT también ha puesto trabas a la importación de productos textiles con el nuevo padrón de importadores autorizados, mismos que están sujetos a un programa de fiscalización y auditorías continuas.

Con ello, aquellos que pretenden introducir mercancía reportada a menor precio que el real pagarán uno mayor, definido como mínimo de garantía, y cuya diferencia con el declarado sea destinada al pago de contribuciones.

Con esas modificaciones se suspendió también el programa de disminución de aranceles a la importación de 80 fracciones de productos confeccionados por lo que no bajarán a un 20 por ciento sino que se mantienen en un 25 por ciento hasta el 2018 para los provenientes de países con los que México no tiene suscritos tratados de libre comercio.

Estas entre otras modificaciones, advirtió el agente aduanal, Guillermo Carbajal, dichas limitaciones van a afectar gravemente a la industria textil de la región, sobre todo acá en la frontera, así como al desarrollo económico de la región y a empresas de otros giros.

Aunado a ello, se perjudica la labor de los agentes aduanales con todas las auditorías y fiscalizaciones constantes en torno a los trámites de importación en diferentes ramos.

Esto a pesar de que el Gobierno Federal tiene como objetivo fortalecer la industria nacional, así como promover las importaciones de las empresas “…que quieran cumplir con la legalidad y, en general a contribuir con el fortalecimiento del Estado de derecho”.

Inclusive, a principios de este mes, el SAT reveló que ya realiza investigaciones a empresarios y agentes aduanales involucrados en redes de comercio ilegal de textiles y prendas de vestir.

De acuerdo a informes de la PGR, dichos empresarios en contubernio compran prendas de vestir a bajo precio y mala calidad en países asiáticos y que luego son re-etiquetados en bodegas de Estados Unidos, antes de importarlos a México con certificados falsos y que no pagaron impuestos.

Esto ha dado pie a que se intensifique el número de auditorías para la industria textil y que muchos consideran como un exceso que también perjudica al comercio para empresas que no necesariamente se desempeñan en la ilegalidad.

Por otra parte, se han registrado otras auditorías, principalmente en consultorios dentales del vecino poblado de Los Algodones, Baja California, en donde funcionarios del SAT han solicitado las facturas de los aparatos que utilizan los dentistas para confirmar que fueron importados legalmente.

No obstante, en la mayoría de los casos los médicos y dueños de varios consultorios fueron acreedores de sanciones por no comprobar el pago de importación o presentar factura de los aparatos, por lo que además tuvieron que pagar, aseguran testigos, cientos de miles de pesos en multas.

Sobre el caso, Carbajal Cuevas dijo que se tiene conocimiento y también de la manera en la que este año el SAT ha endurecido todas las normas de importación, sobre todo de productos o artículos que tienen que ver con el uso médico, lo que le parece preocupante.

Advirtiendo la circunstancia, mencionó, resulta más conveniente, aunque sea más caro, que las personas adquieran aparatos o artículos en México para evitar problemas aunque se tratan de medidas muy severas, reiteró.

Como resultado de dichas acciones, una parte de la población viva atemorizada por las auditorías que realiza el SAT amparado por las nuevas leyes de la reforma fiscal, mientras le saca la vuelta a los retenes rogando no ser despojados de sus medios de transporte o de los de por sí mermados ingresos que destina al gasto familiar y personal. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros