Semanario Contraseña

La clave de la información

2015, el año que San Luis se quedó sin Feria

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

A pesar de que las autoridades de la actual administración sostienen que existe una solvencia económica plena en las arcas del gobierno municipal, la suspensión de la edición 2015 de la Feria del Algodón fue justificada precisamente por falta de recursos para llevarla a cabo, una decisión cuyas consecuencias fueron asumidas esta semana por Enrique Reina, quien prometió “echar la casa por la ventana”… pero para el próximo año

Bibiana García Garza

Críticas, incredulidad, disgusto y sorpresa son algunos de los sentimientos que en una amplia mayoría de la población ha despertado la decisión tomada por el alcalde Enrique Reina Lizárraga para suspender la llamada “máxima fiesta de los sanluisinos”.

Aunque también hay quienes han externado su ´voto de confianza´ al alcalde, o quienes tomaron la noticia con indiferencia, gusto o expectativa extendida al 2016, lo cierto es que esta es la primera vez que se suspende el magno evento en 63 años que se ha festejado de manera ininterrumpida en la localidad (desde 1952).

El anuncio fue hecho este miércoles 07 de octubre, cuando los reporteros ansiosos esperaban cubrir el anuncio de las fechas, la cartelera, o la convocatoria para la Reina, que tradicionalmente habría de ser coronada el día de la inauguración, que cada año se programa para la segunda mitad del presente mes.

Además de rumores e incertidumbre en torno al tema por la falta de visibilidad de algún comité organizador, una página de internet o Facebook, o un adelanto de la cartelera, nada de esto se sabía de cierto antes de que Reina Lizárraga confirmara el hecho personalmente durante la rueda de prensa.

Inclusive algunos de sus funcionarios declararon apenas hace unos días ante medios que ya se estaban afinando los detalles del evento y que pronto se darían a conocer dichos avances.

La expectativa creció aún más cuando el martes por la mañana se citó a los medios a la conferencia de prensa y tras una hora de espera tuvo que cancelarse por la agenda que ese día tenía el alcalde y dificultades de logística.

Para el miércoles, finalmente se soltó la bomba que generó todo tipo de preguntas por parte de los medios de comunicación convocados, sobre todo a la interrogante que todavía gira en torno a la decisión de Reina Lizárraga para suspender el tradicional evento: ¿por qué?

Sobre todo porque a pesar de que el primer año es austero para  todas las administraciones entrantes y los recursos son limitados para organizar su primera Feria, siempre se ha sacado adelante, inclusive cuando ha habido alternancia.

Mejor no hacerla, que hacerla mal, dice Enrique

Como justificación ante el anuncio sin precedente en la localidad, el presidente municipal se dijo dispuesto a asumir la responsabilidad y hacerle frente a las críticas pues prefiere la carga de iniciar su gobierno con la cancelación de un evento tradicional (sólo por este año, aclaró) a llevarla a cabo exponiéndose a pérdidas y resultados negativos.

“Cargo con esa responsabilidad, pero es menor esta carga, creo, que tomar un recurso público y que no tengamos un resultado positivo por la falta de profesionalización a la hora de llevarlo a cabo. Evalúo los dos esquemas, y prefiero esta carga que la otra”, asentó.

El acuerdo se tomó desde julio, confesó, cuando se empezaron a revisar los costos y la organización así como el inventario y el calendario de comercialización con el que contaba la Feria del Algodón.

“Cuando sumamos todos esos elementos positivos y negativos, así como la cartelera, y se consultó con regidores, se vio que cualquiera de las dos decisiones serían difíciles, tanto mantenerla con resultados no correctos, o suspenderla… y se optó por la decisión menos difícil”, reiteró.

El objetivo, añadió, es aspirar a que se utilicen los menos recursos públicos posibles para el gasto de la Feria, así como implementar un nuevo esquema que permita al Ayuntamiento y a la organización del evento una mayor eficiencia.

Todos los años ha sido lo mismo, sobre todo al inicio de cada administración: “¿A quién le quitamos para armar la feria?”, comentó haciendo referencia al inicio del gobierno del doctor Jorge Figueroa Rodríguez, por cierto presente en la rueda de prensa, junto con todos los regidores de la fracción panista.

Por eso, de ahora en adelante se buscará no quitarle presupuesto a ninguna dependencia, externó, trabajar con nuevos mecanismos para hacer las cosas de manera diferente y romper el esquema arcaico que ha prevalecido para organizar la Feria, sobre todo en los últimos años.

Aunado a ello, se revisaron estadísticas que comprueban que cada año se registra una menor asistencia, una situación que se pretende revertir y sólo podría lograrse, aseguró, si se hacen las cosas de manera distinta.

Al cancelar por esta ocasión, explicó, se tendría todo un año para conformar una comisión entre la ciudadanía y el gobierno que se encargue de la organización y la comercialización del evento.

Y es que, reconoció, el año pasado aún con una organización, tiempo e interés por parte de la pasada administración, no se obtuvo la asistencia ni los resultados que se esperaban, por lo que ahora se considera necesario hacer un alto y empezar a trabajar para la Feria del próximo año.

“Si la organización la podemos hacer mejor, tomaremos la decisión de hacerlo sin comprometer recursos, además de que la curva de asistencia a la Feria nos dice que sólo uno de cada cinco sanluisinos asisten, es una tradición, pero no va la mayoría, por lo que buscaremos el esquema que permita que vaya al menos la mitad de la población”, indicó.

En pocas palabras, desde hace años que la Feria del Algodón ha dejado de ser redituable, admitió.

A cuidar los recursos

Tras exponer que no se cuenta con el presupuesto suficiente para llevar a cabo el evento, Reina Lizárraga subrayó el punto de ser responsable con el manejo de los recursos pues ya se prevén recortes en el presupuesto federal y estatal.

Inclusive, anotó, se buscará que con la gestión legislativa se logren recursos para seguir ofreciendo resultados en todos los rubros, sobre todo en lo que tiene que ver con mejorar oportunidades de empleo y espacios públicos.

Precisamente esta semana, se entregaron propuestas de reasignación de recursos a la federación, aprovechando que San Luis no tiene ningún antecedente negativo en ese sentido para acceder a un recurso extraordinario que permita seguir trabajando con obras este año y el que viene, dijo.

Para ello, aseveró el alcalde, no se escatimarán esfuerzos en la asignación de recursos y obras que puedan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de San Luis, el valle y el Golfo de Santa Clara, en lo que también se tomará en cuenta buscar maneras de ser más eficientes en la recaudación.

“Nos hemos puesto metas altas que buscamos y queremos alcanzar, pero no sólo depende de gastar menos, sino de ingresar más”, apuntó.

No obstante, reiteró que las finanzas del Ayuntamiento se encuentran sanas aunque se hayan solicitado créditos para obras en el pasado, pues el municipio tiene la solvencia y capacidad para pagarlo, cuando tenga que hacerlo

“… el crédito ni siquiera lo hemos empezado a pagar por lo que esa no es razón de las arcas, pero sí ha sido necesario usar recursos propios para hacer compromisos y eso implica la remodelación de calles y gastos de este año, pero no es causa de la Feria”, aclaró.

Lo que pasa, expuso, es que hay compromisos fuertes a finales de año –como el pago de aguinaldos de los trabajadores- por lo que se busca no fallar en eso y seguir en la responsabilidad de un mejor manejo del erario.

Sacarle la vuelta a los ´números rojos´

En lo que respecta a los gastos más fuertes de la Feria, recordó que lo más pesado siempre es la cartelera, y en esta ocasión el 27 Ayuntamiento no se arriesgará a comprometer un gasto.

Desgraciadamente, mencionó, ha pasado que por presentar una que llame más la atención, los números y las cuentas salen en números rojos –resultados ya vistos en años anteriores, sobre todo en el 2014, con la deuda de 3.5 millones de pesos que por cierto se dejó y se “desechó”-.

Como se recordará, en su momento varios ediles lamentaron la merma de la Feria del año pasado, que ascendió a 3 millones 579 mil 112 pesos, que primero pasaron a la deuda pública y después fue cancelada en una sesión de Cabildo junto con otras deudas “impagables” del Ayuntamiento.

El gobierno de Leonardo Guillén justificó el hecho con que se trataba de cuestiones técnicas de contabilidad que obligaban a la cancelación por ser deudas incobrables que no se van a cubrir.

Esto sin mencionar que las anteriores ferias también han salido “raspadas” con préstamos como el de Conaculta y simplemente por una baja afluencia de asistentes.

En ese sentido, el alcalde se pronunció por evitar pérdidas y créditos que pudieran perjudicar presupuestos de las distintas dependencias, según externó.

Aunado a ello, recordó que para este 10 de octubre las dependencias ya deben presentar su propuesta para el presupuesto del próximo año ante la Tesorería, en lo que se tiene que buscar, resaltó, ser más eficientes con el dinero con el que se cuenta así como optar por esquemas de austeridad.

Mientras tanto, dentro de poco se conformará la comisión que organice la Feria del Algodón 2016, que considerará temas que también tendrán que ver con la infraestructura, es decir, tomar en cuenta otros espacios en donde se pueda instalar.

“Eso nos permitirá crecer no solamente en calidad… aspiramos a una Feria ´bien´ y con mayor participación de la sociedad, incluso ya se han anotado empresarios que nunca habían participado y eso nos dice que podemos aspirar  a tener un buen evento el próximo año y sí, ´tirar la casa´ (pero no por la ventana)”, declaró.

Antes de concluir el polémico anuncio, el presidente municipal adelantó que es posible que sí se instalen juegos mecánicos en las inmediaciones del Bosque de la Ciudad a finales de mes así como algunos puestos, aunque a eso no podría llamársele ´Feria´.

Por otra parte, recordó que están en puerta varios eventos como un festival de motos en el Bosque, el Festival “Tierra Sonora”, el primer fin de semana de noviembre, y otros turísticos como la cacería del faisán, travesías, exhibición de choppers y paseos ciclistas, así como el primer festival de globos aerostáticos.

Estos no obstante, no serán “sustitutos” para la Feria, sino que se suman al calendario de actividades recreativas para los sanluisinos  y también turísticas, pues se espera que representen una derrama económica para los comerciantes locales tanto de San Luis como del Golfo. @

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros