En medio de la pandemia, animales toman las calles

No Comment Yet

En diversas regiones ambientalistas reportan resurgimiento de vida silvestre ante la ausencia de humanos en las calles de la ciudad. Es  el coronavirus que le está brindando un respiro a la Madre Tierra.

Juan José Razzo

Un pequeño, pero al parecer momentáneo, respiro para el planeta Tierra significa la ausencia de humanos a la intemperie originada por la pandemia de coronavirus Covid-19, lo que ha disminuido la presencia de contaminantes en el medio ambiente y un resurgimiento de la vida silvestre.

De acuerdo con los ambientalistas, la enfermedad está dejando imágenes insólitas en muchos lugares del mundo: Ausencia total de humanos en la mayoría de los lugares públicos de las ciudades y de los ecosistemas, en tanto las primeras fotografías de ejemplares como zorros, pumas y otros seres en diferentes lugares.

Al reducirse la afluencia de gente en prácticamente todos los países, el tráfico en las grandes ciudades y, la producción en algunas industrias, de acuerdo con los primeros estudios, eso tiene un efecto inmediato en el medio ambiente, lo que a pesar de la grave crisis que atravesamos, quiere decir que quedan algunas noticias positivas.

La primera noticia de este calibre se dio en China hace unas semanas: Un análisis llevado a cabo por el portal ambientalista Carbon Brief informó que la disminución de la actividad en el país asiático podría haber reducido las emisiones de bióxido de carbono CO2 a la atmósfera al menos en una cuarta parte.

Los datos apuntaban a una disminución de 100 millones de toneladas del consumo de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero tan sólo en el país asiático. En todo el mundo dicho ahorro energético, que coadyuva para evitar el calentamiento global, podría llegar al doble.

Pero los ambientalistas advertían del carácter circunstancial y temporal de este fenómeno, pues una vez recuperada la normalidad, se prevé un estímulo del gobierno chino y sus contrapartes en diferentes países,  para aumentar dicha producción y por lo tanto, volver a los niveles previos de contaminación.

Así que, grupos ecologistas como Global Nature indican que es necesario aprovechar este periodo de proliferación del mal sanitario, para reagendar los objetivos mundiales rumbo a un desarrollo más sustentable.

Mientras tanto, en redes sociales se pueden observar fotografías de los usuarios, en las cuales muestran todo tipo de especies animales que han regresado a lugares donde no se veían desde hace muchos años, pues la presencia de humanos los había ahuyentado.

Ya no molestaron al pejerrey

Yuliana Dimas, directora del Programa de Involucramiento Comunitario del grupo ambientalista Pronatura Noroeste, comentó que en la región debería existir un beneficio al medio ambiente, producto, entre otras situaciones, de la disminución en el uso de los vehículos.

“Pero no hay estudios que lo confirmen aun aquí en la región”, comentó. Es decir que se necesita realizar una investigación científica para determinar el impacto de las restricciones en los ecosistemas.

Aunque mencionó uno de los beneficios palpables a simple vista, pues Yuliana dijo “lo bueno fue que el pejerrey pudo desovar en las playas y no hubo la contingencia de personas haciendo daños a esta especie”.

Como se sabe, cada año aproximadamente en Semana Santa miles de especímenes de pejerrey salen del mar a las costas del Alto Golfo de California, donde las hembras desovan para dar vida a una nueva generación de individuos, pero las personas aprovechan para atraparlos, por lo que entorpecen el desarrollo óptimo de la especie, aunque este año no fue así debido al aislamiento por la contingencia.

Dimas aprovechó para hablar sobre las acciones del Programa de Involucramiento Comunitario en el periodo de enero a diciembre de 2019, durante el cual promovió 111 actividades de educación ambiental.

Entre dichas acciones incluyó talleres de educación ambiental, reforestaciones, recorridos guiados, participación en eventos ambientales y promoción de la ciencia ciudadana, entre los cuales se tuvo una participación de 3 mil 629 personas.

Los talleres de educación ambiental realizados en la región del Delta del Río Colorado fueron en dicho ciclo, un total de 64 dirigidos a las comunidades urbana y rural, con el objetivo de informar sobre el contexto regional del medio ambiente.

Entre los módulos tipo taller mencionó: Iniciativa de Restauración del Río Colorado, Por un Mar Libre de Plásticos e introducción a Naturalista-Ciencia Ciudadana, y el total de personas que participaron sumó mil 886 que residen en las ciudades de San Luis Río Colorado, Sonora, Mexicali, Baja California y las zonas rurales de ambos municipios.

Por el momento, en Pronatura Noroeste están suspendidas las actividades grupales debido a la pandemia, pero uno de los principales propósitos del organismo civil es que cuando todo vuelva a la normalidad, regresar en su meta de sumar a más gente a las actividades ambientales.

Sus organizadores estiman que es la mejor manera de lograr que las personas se sensibilicen sobre la importancia del cuidado de los recursos naturales y del planeta.

*Los animales retoman las calles

Luego de que países alrededor del mundo decretaron una cuarentena a sus ciudadanos ante la pandemia de Covid-19, las calles lucen vacías sin la presencia de humanos, pero esto ha provocado que en redes sociales se reporten avistamientos inusuales de animales deambulando por las avenidas.

En Nara, Japón, se observaron pequeñas manadas de ciervos Sika, una especie local del Parque Nara, quienes deambulaban por las calles en busca de comida.

En Italia se reportó un fenómeno similar ante las severas medidas impuestas por las autoridades en uno de los países más afectados por la pandemia de Covid-19. Numerosas publicaciones refieren sobre el avistamiento de ovejas, jabalíes, y caballos deambulando por las calles.

Mientras tanto en el municipio Huachinera, Sonora, dos linces fueron videograbados mientras deambulaban por las calles del poblado, algo que se ha tornado raro, pero que la ausencia de personas permite que suceda. Y en Nuevo León los osos están bajando de las montañas para meterse a los domicilios y hasta bañarse en las albercas.

Aparte de dicha imagen del usuario Nature Is Mental, otros participantes de las diferentes redes sociales han publicado más fotografías similares, de manera principal de felinos y caninos que son parte de la vida silvestre en la entidad.

Ambientalistas de muchas organizaciones de todo el mundo, aprovechan la contingencia por el Covid-19 para plantear la posibilidad real de que el desarrollo económico puede realizarse de manera sustentable y con el cuidado de los ecosistemas, antes de que todo vuelva a la normalidad y siga sin control la contaminación.

Humberto Melgoza Vega
Up Next

Notas Relacionadas

× Platique con nosotros