Semanario Contraseña

La clave de la información

Fracasó alianza opositora

Otra vez, como pasó en 2018, Morena se llevó de calle la elección en prácticamente todo el país, se llevó 11 de 15 gubernaturas, entre ellas las de Sonora y Baja California, ganó la mayoría de las diputaciones federales y las diputaciones locales, borrando del mapa electoral a la alianza PRI-PAN-PRD.  

Manuel Cuen y Carina Arguilez

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Terminó el proceso electoral. Las elecciones más grandes de la historia, se les llamó, por aquello de la cantidad de puestos en competencia: gubernaturas, diputaciones federales, diputaciones locales y alcaldías.

En números redondos, se eligieron 21 mil representantes populares en todo el país.

Morena, el partido del presidente, se alzó con la victoria, obteniendo menos diputados federales que los que tiene actualmente, pero sin duda el mejor calificado del proceso, pues además se queda con 11 de las 15 gubernaturas en disputa. Entre ellas, la de Sonora, con Alfonso Durazo.

El otro gran triunfador de este proceso es la abstención. 47 por ciento de las personas registradas en el padrón no acudieron a refrendar su obligación ciudadana, dejando que solamente el 53 por ciento de la población decida sobre los demás.

De los partidos grandes, es al PAN al que le fue menos peor, pues por lo menos se queda con dos gubernaturas y la mitad de las alcaldías en la Ciudad de México. El gran perdedor es el PRI que se queda con casi nada.

Tres nuevos partidos perderán su registro por no alcanzar siquiera el 3 por ciento de los votos: Partido Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza por México (FxM).

Por una parte el Partido Encuentro Solidario (PES), una especie de metamorfosis del Partido Encuentro Social, pero con otro logo, partido vinculado a las iglesias pentecostales. El PES fue un partido político mexicano de derecha, obtuvo su registro como partido político nacional en 2014, lo perdió en 2018 y lo volverá a perder en 2021.

Redes Sociales Progresistas (RSP), vinculado a la maestra Elba Esther Gordillo y al ex panista Manuel Espino Barrientos. Obtuvo su registro como partido político en octubre del 2020. Se quedará sin registro en 2021 y volverá a su figura de Asociación Civil en tanto vuelve a realizar el trámite para obtener el registro nuevamente.

Fuerza por México, es un partido fundado en 2019 por Gerardo Islas Maldonado, antiguo miembro de Nueva Alianza y Pedro Haces Barba, líder sindical y exsenador del partido Morena. Ideológicamente el partido se considera de centroizquierda, progresista y adepto a los postulados del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Partido del Trabajo (PT) se salva por un pelito, lo mismo que el PRD. Ambas organizaciones seguirán contando con el registro.

El poder del voto

Reporteros del Semanario CONTRASEÑA pudieron confirmar que al llegar a la casilla correspondiente, la mayoría de los ciudadanos pudieron hacerlo en muy poco tiempo, debido a que no se presentaban largas filas para ejercer su derecho al voto.

Taxistas acuartelados.

Cuando mucho, a lo que se enfrentaron algunos ciudadanos fue al retraso de la apertura de las casillas, por la inasistencia de los funcionarios designados con anticipación.

Se presume que muchos de ellos fueron presionados o pagados para que no se presentaran como una forma de incidir en la organización del proceso, pues lo mismo se pudo ver con los sindicatos de taxistas quienes guardaron sus carros durante la jornada, dejando a la ciudad sin la posibilidad de tomar un taxi para ir a votar o para cumplir con sus mandados.

Semanario CONTRASEÑA preguntó a los ciudadanos por medio de redes sociales, el papel que jugó la Alianza Va por Sonora en el presente proceso electoral.

Maya López opinó que la Alianza no funcionó: “Los ciudadanos sentimos muy dudosa su participación. Lo hicieron para no perder su lugar. No es lo mismo que ellos luchen limpiamente individuales, que así, juntos”.

Para Reynaldo González Ruelas, la Alianza no funcionó. “No es lo mismo tres en uno, que uno por uno. Tal vez lo negociaron”.

Sin embargo, para Avelino Alvarado, la participación de la alianza permitirá un balance en el Congreso de la Unión.

Lázaro Fierro opinó que “funcionó para confirmarle al electorado que no tienen ideales, que sólo persiguen el poder”.

Para Mauricio Meza, es una forma en que “…se detiene el proceso de dictadura. En eso funcionó. Falló, porque ayudó a que el PAN perdiera su identidad”.

El académico Adán Romero Valencia dijo que “…cabe advertir que, lo que funcionó es que salieron a la luz los que sin escrúpulos pueden aliarse entre sí, para continuar en el poder y seguir enriqueciéndose a costillas del pueblo. Por otra parte, se puso de manifiesto el principio de participación y libertad democrática de elegir su derecho al voto por su candidato favorito, corrupto o no”.

Miguel Carranza dijo: “Como resultado, equilibra un poco los poderes o al menos, fue lo que buscó la gente. En la práctica, ya veremos quién traiciona primero. No olvidemos que son dos coaliciones. Lo que es una vergüenza, es que apenas haya votado el 52 por ciento del electorado. Eso demuestra el hartazgo y la poca credibilidad que tienen las dos alianzas”.

El Sonora bronco

De las 21 diputaciones locales que se eligen por mayoría, Morena ganó 11 por sí sola y 7 en coalición con el PVEM y PANAL, mientras que por su parte, la coalición Va por Sonora obtendrá 3 escaños.

El Congreso del Estado se conforma con 33 diputados, pues aparte de los 21 de mayoría, 12 de ellos son plurinominales. Falta ver que personajes son designados por los partidos y cuantos les toca a cada uno de los partidos.

Actualmente, de las 21 diputaciones, 11 son de Morena, 5 del PES y 4 del PT. Solo uno de Nueva Alianza.

Por lo que respecta a las alcaldías, Morena creció de 18 a 22 presidentes municipales.

Muy significativo el hecho de perder la capital del estado donde la ex panista y luego morenista, Célida López perdió la batalla frente a Antonio Astiazarán, candidato de la alianza PRI-PAN-PRD.

De cualquier forma, la Alianza podría tener hasta 23 ayuntamientos. El PAN por sí solo, cuatro; el PRI, uno y el PRD uno.

El Partido del Trabajo, gobernará ocho ayuntamientos; Movimiento Ciudadano, cinco; tres son independientes; uno de Redes Sociales Progresistas, y uno del Partido Nueva Alianza.

Al terminar el proceso electoral donde se eligieron más de 21 mil representantes populares en todo el país, el mayor porcentaje de las cifras corresponde al de los que se abstienen. Así no se construye una democracia.

Si a esto le agrega usted que ningún partido realizó asambleas pretextando la pandemia, para elegir a sus candidatos y que el clientelismo no ha podido desaparecer como compraventa del voto, entonces en lo que avanzamos no es en democracia, sino en el cambio de rostros. @

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros