Semanario Contraseña

La clave de la información

Manotazo del Ejército a los narcos en Sonora

La espectacular detención de un operador del narco y varios de sus pistoleros en la zona de Altar el sábado de la semana pasada puso de relieve la actuación del Ejército Mexicano, quienes pudieron haber sido masacrados. A pesar de la inferioridad numérica realizaron el arresto y también se resistieron al ofrecimiento de 10 millones de pesos, según presumió el presidente López Obrador.    

Humberto Melgoza Vega

SAN LUIS RÍO COLORADO.- El enfrentamiento y detención de parte de una célula del crimen organizado que mantenía asolada la región entre Altar y Caborca puso de manifiesto que no todos en el Ejército Mexicano están de acuerdo con la política de seguridad dictada por el gobierno federal que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador y su máxima de “abrazos no balazos”.

El pelotón de soldados que se toparon con la célula de Francisco Torres Carranza alias el “El Duranguillo” y que resistieron el embate del grupo de sicarios que pretendían rescatarlo están siendo elevados a nivel de héroes, porque además resistieron al supuesto “cañonazo” de 10 millones de pesos que supuestamente les ofrecieron, aunque no hay ninguna evidencia ni gráfica ni auditiva que respalde este dicho, magnificado por López Obrador en su conferencia de prensa  mañanera.

Sometidos.

Lo que sí se puede observar en los varios videos que han circulado en medios y redes sociales es la violenta reacción de la célula que comandaba Francisco T, quienes realizaron sendos bloqueos sobre la carretera federal, en la que atravesaron unos tráileres, y a los largos minutos de tensión mientras a gritos pedían que les entregaran a su líder hasta que salieron huyendo, algunos pecho a tierra, dejando rifles y cargadores regados a su paso.

Al final, el saldo del enfrentamiento salió relativamente barato, porque bien pudo haber devenido en masacre, incluso algunos medios de manera sensacionalista lo compararon con el “Culiacanazo”, cuando se detuvo y posteriormente se liberó al joven capo Ovidio Guzmán ante la amenaza de atacar a las familias de los militares.

El sábado, además de Francisco Torres Carranza se logró la detención de Jesús E, Ausencio A y Juan S, a quienes se les decomisaron diversas armas de grueso calibre, cargadores, cartuchos, equipo táctico y vehículos, además en la refriega falleció un sargento del Ejército y también murió uno del bando de los delincuentes.

El lunes, López Obrador destacó en la “mañanera” que la estrategia de seguridad del gobierno federal no significa tolerancia a la delincuencia.

“En Sonora detienen a tres delincuentes famosos un grupo de soldados y los tienen sometidos, detenidos y llegan 10 camionetas, 15, en número 60 contra 10. El encargado del operativo, con mucho aplomo, pide apoyo porque les estaban ofreciendo que si soltaban al jefe de la banda no les iba a pasar nada a ellos; les estaban ofreciendo al grupo de militares 10 millones de pesos y llegaron los refuerzos y hubo un enfrentamiento, perdió la vida un oficial del Ejército, pero se detuvo a los delincuentes”, destacó.

 “Es muy fácil como dice la canción no estar en ese sitio y desde aquí o desde el púlpito o desde la academia estar diciendo lo que supuestamente debe aplicarse o llevarse a cabo, pero con este ejemplo de Caborca, de Sonora, que voy a pedir que hoy lo informen, lo que quiero dejar de manifiesto que no significa tolerancia o que no se esté actuando”, dijo.

Y sostuvo: “¡Claro que estamos actuando! Y hay resultados mejores que antes. Para que quede claro, que se oiga bien, que se oiga lejos: desde que estamos en el gobierno hay una reducción del 30% del delito del fuero federal, hasta en homicidios, que es fuero común, tenemos una reducción del 5%, lo más difícil que encontramos”.

La troca del Duranguillo.

Por su parte, el gobernador Alfonso Durazo escribió en su cuenta oficial de Twitter:

“Este sábado, en operativo de las fuerzas de seguridad en Altar, encabezado por la Secretaría de la Defensa Nacional, fueron detenidos cuatro presuntos criminales que operaban en la región Altar-Caborca, tras asegurarles diversas armas de asalto de grueso calibre

“Uno de ellos fue identificado como Francisco T alias el `Duranguillo’. Con estas detenciones se da un duro golpe a los principales generadores de violencia en la región. Mi reconocimiento al Ejército por su oportuna intervención, aunado a la participación de los integrantes de la Mesa de Seguridad, que día a día trabajan para combatir a la delincuencia organizada.

“Seguimos avanzando con el compromiso de generar condiciones para garantizar paz y tranquilidad para las y los sonorenses…”.

Ya lo traían

Hasta antes de su detención, El Duranguillo o Delta 6, originario de Tamazula, Durango, era un operador de tercer nivel que debido a sus métodos violentos no contaba con el pleno respaldo del cártel.

Desde abril de 2021 cuando arrestaron en Altar a su tío José Bibiano Cabrera “El Durango”, quien era jefe operativo del Grupo Delta, célula de la Gente Nueva –que a su vez forma parte de la estructura del Cártel de Sinaloa, la facción controlada por Los Chapitos Iván Archibaldo, Alfredillo, Ovidio y Joaquín Guzmán—,El Duranguillo pretendía controlar la plaza, pero entró en conflicto con “El Checo”, sucesor de “Chubeto” en la organización criminal.    

El Durango fue detenido en un operativo conjunto entre el Ejército, la Guardia Nacional, la FGR y la AMIC montado una semana después de que dos militares murieron durante una emboscada en Caborca en la que también perdieron la vida siete presuntos sicarios.

El Durango era el segundo de a bordo de Jesús Humberto Limón López alias “Chubeto” o “Noveno”, jefe de Los Cazadores de la misma ala de la Chapiza, detenido en Altar apenas dos meses después, tras enfrentarse a balazos con policías federales.   

 En las semanas recientes “El Duranguillo” y su gente habían encabezado una serie de ejecuciones y de “levantones” de la gente del “Checo”, tratando de quedarse con el control de la región Altar-Caborca. Sin ningún recato por la autoridad, se paseaban luciendo sus armas y hay reportes de que el domingo Día del Padre estuvieron regalando cerveza en la vía pública.

Hace un par de semanas, la gente a su mando había levantado a una decena de jóvenes delincuentes originarios de Caborca quienes han aparecido sin vida en los días recientes, nada menos ayer se encontraron por parte de las madres buscadores los cuerpos de siete de ellos en la zona desértica entre Caborca y Sonoyta.

Un par de horas antes del enfrentamiento en Altar un grupo de entre 40 y 50 hombres armados montaron un narco-retén a la entrada de Caborca. Al frente estaba “El Duranguillo”, a quien ya le seguía la huella el Ejército Mexicano.

La tarde del sábado un pelotón de soldados que patrullaban el sector interceptaron a un convoy de vehículos con gente armada y al primero que sometieron fue a Francisco “T”, cabeza de la célula delictiva.

Desarmados.

En los videos que circularon en redes sociales se aprecia que el aspirante a capo opuso resistencia por lo que tuvo que ser sometido de manera violenta por los militares, uno de ellos le puso el cañón de su rifle sobre la frente para que se estuviera quieto.

El pelotón del Ejército, entre 12 y 15 soldados, mantuvieron bocabajo y con el rostro cubierto al Duranguillo y tres de sus pistoleros mientras se atrincheraron en un oxxo ubicado sobre la calle principal del poblado a la espera de refuerzos.

Durante largos minutos que parecieron eternos, los militares se mantuvieron en posición de combate, aguantando estoicos las amenazas de los pistoleros que exigían a gritos la liberación de su jefe pero no se animaron a iniciar el ataque porque muchos de ellos no traían casco ni chalecos anti-balas, empezando por “El Duranguillo”, quien podría haber caído en el fuego cruzado.

Los sicarios, jóvenes e inexpertos, prefirieron salir con vida al evitar la balacera frontal, ya que tampoco recibieron como esperaban el apoyo del resto del grupo de los Cazadores, muchos de ellos que operan desde Sonoyta, que son desertores del Ejército y tienen adiestramiento y una fuerza letal con metralletas calibre 50 montadas sobre tanques hechizos.

Al final, a pesar de la inferioridad numérica, el temple y el adiestramiento de los militares se impuso y terminaron por hacer correr a los gatilleros en medio de una lluvia de balas.   

Heroico

El pasado lunes, César Gutiérrez Priego, abogado que se presenta como Especialista en Derecho Penal, Militar y Seguridad Nacional, subió a su cuenta de Twitter una video-columna en la que afirma que el ofrecimiento de 10 millones de pesos para que soltaran a Francisco T realmente existió.

“El sábado 2 de julio se dio una detención allá en Altar, Sonora, en donde elementos del Ejército Mexicano detuvieron a una persona apodada El Duranguillo, que forma parte del Cártel de Sinaloa y que a su vez trabaja con los Salazar. Es importante porque hay mucha desinformación y a mí, más que irme a la parte operativa, que podría ser muy cuestionable respecto a cómo se llevó la detención, quiero resaltar lo que hizo el personal del Ejército Mexicano”.

Hijo del defenestrado general Jesús Gutiérrez Rebollo, encarcelado durante el gobierno de Ernesto Zedillo por la supuesta protección al capo Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos”, Gutiérrez Priego señaló que “doce elementos del Ejército Mexicano, un oficial  con su tropa, fueron y realizaron la detención de este líder criminal”.

“Lo que la gente no sabe es que trataron de rescatar a este líder criminal los miembros de su grupo. Es importante que se sepa porque siempre hay muchas críticas al trabajo del personal militar…llegó un momento que los tenían rodeados, cerca de 18 vehículos, había más de 70 criminales apuntándoles, les ofrecieron 10 millones de pesos `nada más regrésenoslo y les respetamos su vida’ y escuchar las grabaciones, en el radio, porque sé la información de forma directa por las personas que participaron ahí, escuchar al oficial decirles `váyanse a la chingada, cabrones. Aquí nos morimos todos pero yo no les entrego a nadie’…”      

Calificado como un acto heroico, trascendió que los 15 elementos de la Sedena que participaron en el operativo recibirán la medalla ‘Cruz de Malta’ como reconocimiento a sus servicios a la patria.

Los militares también serían reconocidos por parte de la Fiscalía General de la República (FGR) dentro de su “Campaña contra el Narcotráfico” que está siendo desplegada en todo el país, “la medalla que se les entregará es de segunda clase, la cual es otorgada cuando los militares sobresalen por su honestidad”, de acuerdo a la nota del diario Milenio. @

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros