Sonora caliente

Comment

Desde la sierra limítrofe con Chihuahua, Yécoras y Sahuaripas, pasando por la capital Hermosillo, con epicentro en Ciudad Obregón, Guaymas,  Agua Prieta, Sonoyta y San Luis Río Colorado, que no es la excepción, se libra una cruenta batalla entre grupos organizados por todo el territorio sonorense, con un saldo negro en materia de muertos y psicosis en la sociedad.  El martes se realizará una Cumbre por la Seguridad en Guaymas, encabezada por el secretario Alfonso Durazo.

Humberto Melgoza Vega

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Luego de mucho tiempo de estar fuera del top ten de los estados más violentos del país, en el primer semestre de 2019 Sonora se colocó en el segundo lugar de estados con mayor crecimiento en la violencia, por debajo de Nuevo León y apenas por encima de Hidalgo.

 De acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SENSP) con corte a junio de 2019, durante el primer semestre Nuevo León reportó 486 casos de homicidio, mientras que en segundo lugar se colocó Sonora con 564 crímenes dolosos, una cifra muy superior a la registrada en el mismo periodo de 2018, cuando se abrieron 337 averiguaciones por este mismo delito en el estado.

En el top ten de las entidades con mayor índice de violencia en el país, generada sobre todo por disputas entre grupos y cárteles, se encuentran además estados como Colima, Baja California, Chihuahua, Guanajuato y Morelos, también están Jalisco, Estado de México y la capital del país.

Curiosamente, estados que en los últimos tiempos han estado convulsionados, como Tamaulipas, Veracruz, Michoacán, Sinaloa y Guerrero no están entre los primeros 10 estados más violentos hasta el primer semestre de 2019.

El Sol de Hermosillo publicó una nota donde señala que el pasado mes de junio ha sido el más mortífero de la historia en Sonora con 152 casos, en primerísimo lugar Ciudad Obregón  (Cajeme) con 68 asesinatos, prácticamente dos por día y 24 en la capital del estado.

“Con la conurbación Guaymas-Empalme con 11 y 13 muertos, respectivamente y las ciudades fronterizas de San Luis Río Colorado, Nogales y la región Agua Prieta-Naco, zonas donde se contabilizaron 11 casos de homicidio, sumando al final 3 occisos más en Caborca…”.

Esta semana, el grupo de moda en México, Los Ángeles Azules, anunciaron de manera pública la cancelación del concierto que tenían programado para este sábado 10 de agosto en territorio Yaqui.

“Estimados clientes: lamentablemente Ciudad Obregón ha vivido una ola de violencia, hemos tomado la decisión de posponer el concierto programado para el 10 de agosto de este año, donde se presentarían Los Ángeles Azules en las instalaciones del Arena Itson…de antemano Casablanca Produce extiende una disculpa, esperando pronto poder llevar a cabo este magnífico concierto”.

El problema de la inseguridad se registra en prácticamente todo el territorio sonorense. Esta semana que ha sido álgida, la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz en Sonora sesionó de manera urgente y anunciaron que pondrán “un freno definitivo y contundente a las bandas criminales,  para evitar que sigan atentando contra la tranquilidad de los sonorenses…”.

Nuevas reglas

La guerra por el control del territorio sonorense, estratégica por su vecindad con el estado de Arizona, tiene meses, sino es que años. Pero sí es evidente que con la llegada del nuevo gobierno se terminaron algunos “convenios”.

Los pleitos están en la sierra, en la zona de Yécora, donde la gente de Navojoa pelean con La Línea, brazo operativo del Cártel de Juárez, mientras que en Hermosillo se habla de la incursión de la gente de Jalisco, quienes también estarían enfrentando a la gente de los Beltrán Leyva en Ciudad Obregón, que incluye Guaymas y Empalme.

En Sahuaripa, Agua Prieta, Nogales y Sonoyta es el mismo escenario, donde la gente de Sinaloa, al igual que en todo el estado, ha tenido que compartir el pastel y dejar una parte para pagar los sobornos a las autoridades, de los tres niveles de gobierno.

En esta guerra sin cuartel, hasta el 4 de agosto habían sido asesinados 15 policías, incluido el oficial Daniel Armenta Santos, de San Luis Río Colorado, crimen ocurrido la madrugada del 10 de julio,  de acuerdo al conteo del Observatorio Sonora por la Seguridad que preside Manuel Emilio Hoyos. Anoche mataron al número 16, Iván Gámez, nativo de esta frontera.

Aunque ya han muerto mujeres, niños y se han encontrado cuerpos desmembrados, la inseguridad tocó una fibra sensible de la sociedad con el crimen de José Alberto “N”, perpetrado el pasado domingo en un céntrico restaurante de Hermosillo, mientras comía con su pareja y una acompañante.

En un video que circula en redes, grabado por las cámaras de seguridad del negocio, se aprecia cuando el sicario saca una pistola y le dispara a la cabeza de José Alberto, en presencia de familias y niños, a quien después se sabría era importante operador de un cártel de la drogas.

En una acción al parecer relacionada, ese mismo día mataron a dos internos en los Ceresos de Obregón y de Hermosillo.

Al día siguiente, la gobernadora convocó de urgencia a una reunión de la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz en Sonora, donde participan todas las corporaciones policíacas, militares y de seguridad pública de los tres niveles de gobierno donde acordaron “poner un freno definitivo y contundente a las bandas criminales, con acciones de inteligencia y operativos focalizados, a fin de que no sigan atentando contra la tranquilidad de los sonorenses…”.

El próximo martes se realizará en Guaymas una “Cumbre de Seguridad” encabezado por el secretario del ramo, Alfonso Durazo para afinar acciones encaminadas a frenar la narcoviolencia en el estado.

El miércoles, el presidente López Obrador confirmó en la mañanera la reunión en Guaymas, en la que además participarán los secretarios de la Defensa Nacional, de Marina, el comandante de la Guardia Nacional y el director del Centro Nacional de Inteligencia.

En su cuenta de Twitter, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana apuntó que en la Cumbre “contaremos también con la presencia de la gobernadora Claudia Pavlovich y presidentes municipales de esa entidad federativa. Ahí realizaremos la evaluación de seguridad del estado y se darán a conocer acciones conjuntas dirigidas a la recuperación de la paz y la tranquilidad”.

“Balaceras”

Aunque con menor intensidad, en esta frontera también se resienten los reacomodos en las plazas de Sonora, el control por el trasiego hacia el voraz mercado de los Estados Unidos y el cada vez más boyante negocio del narcomenudeo.

En lo que va del año, de acuerdo al conteo que lleva el veterano reportero de la fuente policiaca, Juan Pedro Morales, se han registrado un total de 56 homicidios violentos en San Luis Río Colorado: 6 en enero, cinco en febrero, 13 en marzo,  cinco en abril, 8 en mayo, en junio, considerado el mes más violento en la historia del estado, San Luis aportó 11 y en julio el número bajó a 8.

En marzo la cifra se disparó porque se encontraron, en dos eventos distintos, aunque relacionados entre sí, dos y cuatro cuerpos semi-enterrados en la zona desértica de la ciudad; y en junio, por el crimen múltiple, cuatro sujetos que al parecer vendían droga, quienes fueron ultimados en una casa de la avenida Kino 19 y 20.

Agosto también ha estado caliente y no solo por el clima, sino por los continuos enfrentamientos y ajustes de cuentas.

La noche del jueves de la semana pasada la situación hizo crisis. En unas cuantas horas, por distintos rumbos de la ciudad, se registraron atentados a balazos, al menos cinco pudieron ser verificados.

Quizás por mala puntería, por buena suerte o porque la intención no era matarlos, sino más bien mandar un mensaje, no se registraron víctimas mortales.

Ni siquiera al “Toby”, quien fue blanco del ataque en la avenida Durango y Cuarta –casa de un familiar de los “Cuates”– y que también logró sobrevivir a pesar de que recibió un par de balazos, ataque que fue grabado por una cámara de seguridad y que anduvo rolando por redes sociales donde se aprecia cuando se bajan tres jóvenes, con el rostro descubierto y con armas largas comienzan a disparar, uno de ellos tropieza y está a punto de herir a sus compañeros.

Luego de descansar el fin de semana, el martes se volvió a activar el código rojo tras la agresión a balazos contra el conductor de un supuesto “carrito feliz” sobre la avenida Tlaxcala y calle 26.

Esa mismo día, como a las 10:30 pm toda la atención se centró en el Golfo de Santa Clara, desde donde llegaron reportes de que había enfrentamientos a balazos en el poblado y que había dos muertos, aunque luego se confirmó que solo fue uno.

Se dice que el enfrentamiento en el Golfo no tiene relación con la dinámica violenta que se vive en San Luis, más bien son viejas rencillas familiares por el control del negocio ilícito y que se desbordó luego de que le metieron un balazo en el pie a un chamaco.

En las balaceras, que se extendieron por todo el poblado, causando el temor de los habitantes, perdió la vida un joven conocido como Pancholín, nativo del Golfo, de oficio pescador, deslumbrado por el estilo de vida y la música de narco-corridos.

Ayer por la noche, el agente de Policía Municipal, Alex Iván Gámez Navarro fue asesinado mientras circulaba por la calzada Constitución, luego de salir del turno.  El martes, Iván había participado en la contingencia del Golfo de Santa Clara donde murió Pancholín y se habla de posibles represalias. @

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros