Bernie Sanders, la esperanza demócrata.

Comment

“Somos una nación de inmigrantes. Yo mismo soy el hijo de un inmigrante. Su historia, mi historia, nuestra historia es la historia de los Estados Unidos: familias trabajadoras viajando a los Estados Unidos para crear un mejor futuro para sus hijos”.

 

Manuel Cuen y Carina Arguilez

YUMA, Arizona.- Para Emilia Verdugo, Bernie Sanders es la esperanza de los más jóvenes de Estados Unidos. “Y también de toda una comunidad dañada por las políticas anti migrantes del actual presidente Donald Trump. Sanders, dijo, apoya la posibilidad de una reforma migratoria. Eso es bueno para nosotros”.

“Sanders, tiene ya una etiqueta de socialista. Aquí en Estados Unidos no estamos de acuerdo con el socialismo. Sanders tiene movimiento, tiene a la gente, pero el Partido Demócrata no lo quiere”, dijo David Lara.

Alfredo Pérez es un inmigrante de origen mexicano. “Me simpatiza Sanders, por su abierta forma de manifestar sus ideas a favor de un sistema de salud pagado por el gobierno. Por más garantías en los trabajos y por una reforma fiscal para que paguen los millonarios y los que ganan más.

La salvación para los milenials

En el justo corazón del imperialismo yanqui, un inmigrante europeo se alza como abanderado de las mejores causas universales: salario mínimo general, igualdad salarial para las mujeres y seguro médico para todos.

Apoyar esas políticas, aunque parecieran naturales y lógicas, en su país, lo define como radical de izquierda. Aunque el mismo se proclama socialista y eso le genera el apoyo unánime de los más jóvenes. Los millennials ven en él su salvación, pues consideran que el capitalismo ya no tiene nada que ofrecerles.

¿Quién es Sanders?

Bernard Sanders nació en Brooklyn, Nueva York, el 8 de septiembre de 1941. Es el único político estadounidense en considerarse socialista. Fue candidato presidencial en 2016, pero perdió ante Hillary Clinton. Su familia, proviene de inmigrantes judíos.

Inició su carrera desde muy joven, participando en elecciones para las mesas directivas de estudiantes. El senador por Vermont sigue en la lucha por la presidencia de Estados Unidos. Joe Biden, que fuera vicepresidente con Obama, es su contrincante.

Este martes 17 marzo habrá elecciones en varios estados. Arizona, Florida, Illinois y Ohio tendrán sus primarias. El miércoles 18 veremos cómo se mueve el mapa electoral en el país.

En un discurso ofrecido este miércoles, Sanders admitió que Biden ha conseguido buenos apoyos después de los resultados, pero que sin embargo, sigue en la pelea por la Presidencia de la República. Es Sanders, quien ideológicamente tiene una gran ventaja frente a Biden. Su discurso progresista se enfrenta directamente contra el radical conservador de Trump. El domingo 15 de marzo habrá un debate de los dos contendientes en Phoenix, Arizona.

La reelección de Trump

Mientras tanto, Brad Parscale, el vocero del presidente, dijo hoy en un correo electrónico enviado a sus suscriptores, que “estamos cada día más cerca de la reelección del presidente Trump. La verdad es que no hay demócratas que puedan competir con el Presidente. Está ganando en grande en nombre de los estadounidenses, mientras que la izquierda está tratando de forzar su corrupta agenda socialista en nuestro país. Es una locura. El presidente Trump se está preparando para aplastar a los demócratas en noviembre, tal como lo hizo en 2016 con Hillary”.

La Elección Presidencial de Preferencia, también llamada Primaria, se realiza en fechas indistintas de acuerdo al calendario electoral de cada estado. El martes 17 de marzo se realizará el último de estos ejercicios.

De acuerdo a la Oficina de Elecciones de Arizona, hasta enero del 2020 se han registrado casi 4 millones de ciudadanos cuya preferencia es Demócrata. De ese total, votan por lo regular la mitad y 31 mil 705 son del Condado de Yuma. Tanto Arizona como Yuma son regiones eminentemente Republicanas.

Un país de migrantes

El senador defiende el derecho de familias extranjeras de vivir y trabajar en los Estados Unidos. Su propuesta contempla desmantelar los programas de deportación y los centros de detención. Trabajar en una legislación que facilite a las 11 millones de personas indocumentadas permanecer en el país. Asegurar que las fronteras sean seguras, respetando a las comunidades locales. Regular el flujo de inmigrantes modernizando el sistema de visas y reescribiendo los tratados defectuosos. También plantea mejorar el acceso a la justicia y terminar con la criminalización de los inmigrantes.

De ganar la Presidencia, establecería parámetros de supervisión independiente de agencias claves del Departamento de Seguridad Nacional.

Sobre el fenómeno migratorio el político ha declarado que “somos una nación de inmigrantes. Yo mismo soy el hijo de un inmigrante. Su historia, mi historia, nuestra historia es la historia de los Estados Unidos: familias trabajadoras viajando a los Estados Unidos para crear un mejor futuro para sus hijos. La historia de los inmigrantes es la historia de los Estados Unidos, una historia arraigada en la familia y potenciada por la esperanza. Y esta historia continúa hoy en día en familias por todo Estados Unidos.”

Tiene movimiento, pero no lo quiere el establisment

“La gente piensa que un candidato a la Presidencia se elige por el voto y no es así. Son los delegados. Los dinosaurios de cada partido controlan al precandidato. El Partido Demócrata tiene además lo que le llaman súper delegados. Por eso lo que le pasó a Bernie Sanders la última vez. El debería haber sido el candidato Demócrata, pero los delegados y súper delegados lo impidieron”, declaró a CONTRASEÑA hace unas semanas el republicano David Lara.

Lara es contundente cuando afirma: “Yo creo que a Bernie Sanders le van a hacer lo mismo otra vez. Sanders tiene movimiento, tiene a la gente, pero el Partido Demócrata no lo quiere”.

En Estados Unidos la mayor parte de la población es de centro. Por eso la mayor parte de los registros de la gente que vota es independiente. A través de los años se han ido saliendo de ambos partidos. Ellos son los que deciden las elecciones. Ni los Republicanos ni los Demócratas tienen ese poder. Es la visión del también empresario de San Luis, Arizona.

“Los independientes tienen tanta fuerza, que si ves las elecciones de Estados Unidos desde afuera, verás que en una elección, ganan los Republicanos y en otra los Demócratas. Los independientes buscan que nadie se quede mucho tiempo en el poder y mueven el resultado para evitarlo. @

Notas Relacionadas

Discussion about this post

Platique con nosotros