Semanario Contraseña

La clave de la información

Exige SAT cuentas claras a iglesias

Aunque a nivel nacional muchos líderes de instituciones religiosas pusieron “el grito en el cielo” ante recientes medidas que aplicará el SAT para obligar a todas las iglesias a reportar electrónicamente sus operaciones fiscales –incluidos los diezmos-, los párrocos de la Diócesis de Mexicali-San Luis Río Colorado dicen no estar preocupados por demostrar transparencia en sus ingresos y egresos pues el rendir cuentas no es nada nuevo pero eso sí, opinan, ante las reformas y nuevos impuestos del gobierno “que Dios nos agarre confesados”

Bibiana García Garza

A partir del próximo año, todas las asociaciones religiosas estarán obligadas a emitir facturas electrónicas ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), así como a llevar una contabilidad electrónica, lo que ha causado incomodidad entre muchos líderes de las diferentes religiones a nivel nacional pues alegan que hay iglesias que no tienen la infraestructura tecnológica para esas operaciones.

De acuerdo a la administradora regional del SAT, dependencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Guadalupe Jackes Contreras, esta medida dará mayor precisión al momento de fiscalizar los ingresos y egresos de las instituciones religiosas que anteriormente no facturaban electrónicamente sus operaciones fiscales en acuerdo a una resolución interna que se acaba de eliminar.

Por lo tanto, señaló, habrá más transparencia en cuanto a sus ingresos y egresos al igual que lo hacen todos los demás contribuyentes en el país.

Y es que, de acuerdo con las exigencias del organismo fiscal para 2015, esa transparencia incluirá los diezmos que reciben las iglesias con el ánimo de poner un orden en un ámbito en el cual se han demostrado varios casos de negocios ilegales en donde fluye dinero del crimen organizado.

En San Luis Río Colorado y Mexicali, Baja California, comentó Jackes Contreras, ya ha habido un acercamiento con las asociaciones religiosas para empezar a explicarles cómo deberán llevar su contabilidad electrónica, además de que se les hace un exhorto a que hagan uso del servicio de orientación que proporciona el SAT para que se familiaricen con la contabilidad electrónica.

“Estamos a la espera de que las asociaciones religiosas nos envíen oficios y nosotros también lo estaremos haciendo para invitarlos a que estén preparados y acudan a la orientación que proporcionamos porque prácticamente todos estamos obligados al deber de ser transparentes”, expresó.

Asimismo, mencionó que todos los ingresos de la iglesia, sin excepción, deberán ser facturado electrónicamente, como es el caso de la venta de productos religiosos o el cobro de servicios como misas, bautizos, quinceañeras o primeras comuniones, independientemente de que se trate de personas morales sin fines lucrativos, “… todo ingreso tiene que estar emitido”.

En cuanto a las limosnas que se reciben en las iglesias, esas no estarán sujetas a impuestos, aunque en el caso de los donativos, aclaró, por esos sí se tiene que emitir un recibo y relación de quién emitió esa donación.

Por otra parte, informó, las iglesias pueden optar por distintos servicios, ya sea la facturación electrónica, que es gratuita, o el contratar a un proveedor autorizado, aunque se sugiere que recurran al método que más se les facilite y que no implique para ellos un costo adicional.

El grito en el cielo

Es precisamente en este punto en el que muchas organizaciones a nivel nacional alegan que no cuentan con la infraestructura para hacer lo que les pide Hacienda y a través de conformar un movimiento de rechazo a dichas medidas que entrarían en vigor a partir del 1 de enero de 2015, alegan que tienen una “incapacidad técnica y humana” para la rendición electrónica de cuentas.

Cabe mencionar que estaba previsto que estas medidas entraran en vigor desde el presente mes, sin embargo el SAT otorgó una prórroga hasta el próximo año.

Mientras tanto, a la inconformidad se han sumado obispos y cardenales de la Iglesia Católica, pero también pastores de iglesias evangélicas, quienes advierten de emprender un litigio judicial contra estas disposiciones del SAT, que se aplicarían para más de ocho mil asociaciones religiosas del país.

El inconveniente, aseguran, es que existe una falta de tecnología en la mayoría de las parroquias de México, principalmente en las que se encuentran en comunidades rurales o indígenas, así como las que no reciben ingresos suficientes para adquirir ese tipo de infraestructura, inclusive el acceso a la señal de internet.

En el mismo sentido hablaron el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Eugenio Lira, quien se refirió a la disparidad de recursos tecnológicos entre las iglesias católicas, como Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México, quien declaró que se trata de “cambios insensibles” por parte del gobierno.

“… no es posible que se nos quiera tratar como empresas cuando tenemos una naturaleza distinta”, expresó, a la par del comunicado emitido por el CEM en donde reitera que hay dificultades humanas, económicas y geográficas para adoptar el sistema electrónico.

Sin embargo, no solo la religión católica o las evangélicas reaccionaron ante el SAAT sino en total los representantes de las 8 mil 054 asociaciones religiosas del país, (8 mil 021 cristinas, católicas, evangélicas y ortodoxas, 17 orientales, diez judías, dos islámicas y cuatro catalogadas como “nuevas expresiones”, según cifras actualizadas por la Segob, publicadas la semana pasada por el diario Reforma.

Por su parte, la administradora regional del SAT dijo que ya se tiene conocimiento de los amparos que han promovido las asociaciones religiosas y opinó que se trata de un recurso muy válido aunque para Hacienda, no habrá vuelta atrás.

“Tenemos conocimiento de que se han amparado y sabemos que es un derecho de contribuyentes tomar un recurso, eso es muy válido pero definitivamente el SAT está preparado para poder implementar la contabilidad electrónica y el buzón tributario, medidas para las cuales ya se otorgó una prórroga”, anotó.

 Además, agregó, el SAT ofrece orientación y pláticas, en coordinación con organismos y cámaras empresariales, para que todos los contribuyentes estén preparados y en la posibilidad de cumplir con sus obligaciones fiscales.

 Nada nuevo para nosotros: Obispo José Isidro 

Mientras en muchos estados las asociaciones mantienen una oposición casi coordinada ante las nuevas medidas del SAT en todo el país, la Diócesis de Mexicali, Baja California-San Luis Río Colorado, Sonora, dice no tener ningún inconveniente

En entrevista exclusiva para CONTRASEÑA, el Obispo de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías, recordó que la Iglesia paga impuestos desde 1992, cuando se le otorgó a una personalidad jurídica a la institución.

Desde entonces, señaló, la Iglesia presenta mensualmente al SAT lo que debe pagar por empleados, sacramentos y otros servicios en cumplimiento a las obligaciones fiscales.

“No sé por qué ahora se ha dicho que la iglesia va a pagar impuestos por primera vez si ya tenemos desde el ´92 presentando esas cuentas mensualmente, y lo hacen todos los sacerdotes de cada parroquia a través de la Diócesis y las oficinas de contabilidad todo lo que corresponde a nómina, bautismo, sueldos, confirmaciones, nosotros llevamos al SAT todo y creo que la gente que no lo sabía debe saberlo”, aseveró.

Lo único novedoso, indicó, es que ahora las facturas serán electrónicas y se emitirán a través de los recursos tecnológicos actuales pues desde hace más de 20 años tanto iglesias como sacerdotes son personas morales y también pueden tener propiedades, así como pagar sus respectivos impuestos.

“Es lo mismo, solo llega un político que retoma el caso y a la gente se le olvida y otra vez es una noticia grande”, añadió.

No obstante, dijo desconocer sobre los amparos que pretende interponer la iglesia católica y de otras religiones

“¡Que Dios nos agarre confesados!” 

Sobre el tema, el padre Lorenzo Sánchez de la Iglesia Inmaculada Concepción de María coincidió con el Obispo en cuanto a que la Iglesia tiene mucho tiempo pagando impuestos, sin embargo, cuestionó el mecanismo por el cual se pretende fiscalizar los donativos.

“Son muchas las iglesias y las misas que cada una realiza en donde se reciben donativos, creo que el gobierno tampoco tiene la infraestructura necesaria para fiscalizar, pero es que con esta nueva reforma, ni el gobierno sabe cómo va a cobrar impuestos”, expresó.

Asimismo, se quejó de que el gobierno toma cualquier pretexto para fiscalizar y cobrar impuestos, así como para recaudar, mientras que despilfarra recursos en el aumento de sueldos de senadores, diputados y funcionarios de gobierno, así como en los partidos políticos.

“Todos quieren más, todo mundo pide más, ya aceptaron más partidos, que es otra fuga de millones, se está desperdiciando por parte del gobierno una gran cantidad de dinero, y con todos esos nuevos impuestos, como dice el dicho, ´que Dios nos agarre confesados´”, exclamó.

Además, afirmó, se teme que el gobierno cometa muchas injusticias en el cobro de los impuestos y en las fiscalizaciones pues maneja políticas recaudatorias y no promueve maneras alternativas de hacerse de recursos.

Por último, mencionó que tan la iglesia paga todos los impuestos que el mes pasado la parroquia Inmaculada Concepción de María tuvo que pagar más de 27 mil pesos por el servicio de energía eléctrica, un cobro que se ha incrementado considerablemente luego del aumento del IVA al 16 por ciento en la frontera.

En un tono más confiado, el Padre Germán Martínez de la Parroquia de Fátima, comentó que en esta región no se tendrán los problemas que otras parroquias y rectorías tendrán en el resto del país para presentar facturas electrónicas pues la Diócesis de San Luis Río Colorado y Mexicali ya está acostumbrada a presentar todas sus declaraciones fiscales mensualmente.

“Aquí no tendríamos problemas porque nosotros sí presentamos una declaración de gastos, a nosotros esto no nos perjudicaría porque no nos fiscalizan en el sentido de pagar impuestos sino de declarar”, precisó.

La situación, advirtió, sería problemática en Diócesis donde no se ha tenido la cultura de la declaración, “… nosotros la asumimos hace mucho tiempo, y nos costó mucho esfuerzo porque antes a los sacerdotes no se les pedían cuentas, y ahora te hacen entrar a un esquema en donde es una responsabilidad no del sacerdote sino del Obispo, porque él es el representante legal”.

Inclusive, hay asilos, como el de Villafontana en Mexicali en donde se les cobra el servicio de energía eléctrica comercial, como a las iglesias, a pesar de que no se lucra, ni es comercial, señaló.

Sin embargo, reiteró que todos los sacerdotes pagan todos los impuestos sin excepción y que esta nueva medida solamente viene a transparentar los ingresos y egresos, lo cual no representará ningún problema para una Diócesis que desde el reconocimiento jurídico que se les dio a las iglesias, formó una cultura de declaración fiscal clara, precisa y detallada.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros