Semanario Contraseña

La clave de la información

Tragedia en asilo: en busca de culpables

Aunque las autoridades se adelantaron a afirmar que el incendio que ocasionó la muerte de 17 personales de la tercera edad en el asilo “Hermoso atardecer” fue intencional, el caso deja al descubierto la negligencia de los responsables del lugar que operaba en pobres condiciones de subsistencia y, a todas luces, sin la debida supervisión de las autoridades, según versiones de familiares de las víctimas quienes esperan que el caso no quede impune, como ocurrió con la Guardería ABC

Bibiana García Garza

asilo chilaMEXICALI, BC.- Encontrar paralelismos entre la tragedia de la Guardería ABC en Hermosillo y la del asilo “Hermoso atardecer” del ejido Querétaro no resulta difícil pues la vulnerabilidad de las víctimas, el descuido de los responsables del lugar y la falta de atención de las autoridades respecto a la operatividad y funcionamiento del inmueble vuelven a ser factores determinantes.

Al igual que con el caso “ABC”, la versión de que se trató de un incendio provocado también hace ruido, aunque muchos no pierden de vista que el lugar no se encontraba en las mejores condiciones para atender a los ancianos, ni contaba con las medidas de seguridad más elementales, a pesar de que recibía subsidios de gobierno, de los familiares de algunos internos y apoyos caritativos.

Cabe recordar que corresponde a las autoridades de gobierno, en este caso del Ayuntamiento de Mexicali, supervisar que esas condiciones fueran dignas para la atención de los adultos mayores y que el lugar contara con una construcción adecuada: salidas de emergencia, extinguidores, señalamientos y demás, a través de la dependencia de Protección Civil, aparte de otras regulaciones sanitarias cuyo cumplimiento debió ser verificado.

asilo chila 01También está involucrada la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) que desde el 2002 otorgó recursos para la remodelación de las instalaciones del asilo a través del Programa de Co-inversión Social.

Sin embargo, aunque parece hacer más ruido mediático la versión de “incendio intencional”, por lo delicado del caso, los familiares coinciden en que no están dispuestos a quitar el dedo del renglón para combatir la impunidad y llegar hasta las últimas consecuencias con los responsables.

Según sus propias palabras, esperan que el caso no se convierta en otro ABC y permanecerán a la espera de respuestas que lleven a quienes resulten culpables ante la justicia, entre quienes pudieran estar los presidentes de la asociación civil que maneja el asilo y que no han salido, acusaron, “a dar la cara”.

Ello sin descartar, insistieron, a las autoridades a quienes correspondía realizar inspecciones periódicas, otorgar licencias y permisos de uso de suelo, y verificar las condiciones en las que se encontraba el lugar pues, a pesar de todo, no parecían estar del todo convencidos de la versión del ´incendio intencional´.

Las contradicciones oficiales

asilo buenaHasta el momento las versiones oficiales e investigación todavía están incompletos, así como los datos que tienen que ver con los permisos otorgados por la autoridad para uso de suelo y funcionamiento se encuentran hermética y celosamente resguardados.

La principal hipótesis oficial –surgida incluso antes de concluir los peritajes- prevalece en cuanto a que hubo alguien que le prendió fuego al asilo intencionalmente por afrentas con la asociación civil, según coincide personal del lugar y administradores, así como el presidente municipal de la capital bajacaliforniana, Jaime Díaz, esto pese a que no existen evidencias sólidas.

Aunado a ello, según el dictamen preliminar de Bomberos dado a conocer por la Subprocuraduría de Mexicali, en la zona no se encontraron indicios de algún corto circuito u otra situación y no se observó que las instalaciones eléctricas fueran obsoletas.

En dicho documento, además, se habló de que había extintores en el recinto aunque de momento, dijeron, se está recabando información en torno a las imágenes que alcanzaron a captar las cámaras de seguridad del lugar.

Sin embargo, aclaró el Subprocurador de Mexicali, Fernando Ramírez Amador, las investigaciones hasta la fecha tampoco han encontrado pruebas de que se haya arrojado alguna botella de bomba molotov u otro tipo de material que confirme que el incendio fue intencional, aunque eso se determinará una vez que concluya el dictamen pericial.

En todo caso, al final se daría a conocer si se trató de un homicidio culposo o intencional aunque no será, reiteró, sino hasta que concluyan las indagaciones pues algunas cámaras se apagaron antes de registrar evidencia de algún tipo, probablemente al ser alcanzadas por el fuego, pero aun así funcionan y servirán para la investigación.

Por otra parte, Ramírez Amador se limitó a mencionar que también se han tomado declaraciones que indican la sospecha de una persona que pudiera ser responsable de haber provocado el incendio.

En lo que respecta al Ayuntamiento de Mexicali, el alcalde Jaime Rafael Díaz Ochoa señaló que a pesar de que el centro tiene más de diez años operando en el ejido Querétaro, autorizado por la asamblea ejidal, no se ha confirmado la existencia de documentos que demuestren que el lugar contaba con un permiso de uso de suelo y/o revisión por parte de Protección Civil, o cuándo se realizó la última inspección.

Según trascendió, cuando se otorgó el permiso de uso de suelo por parte del gobierno municipal, siendo Díaz Ochoa alcalde (periodo del 2001 al 2004), se dio a conocer que uno de los fundadores del asilo era gerente de Conafor, Sergio Avitia Nalda.

Independientemente de los involucrados, ese tipo de documentos relacionados a las verificaciones realizadas en el inmueble resultan indispensables para las investigaciones en torno a la tragedia para determinar el posible caso omiso, negligente y/o cómplice en la operatividad de un asilo en condiciones inseguras.

El primer incendio

Aunque sin consecuencias fatales, el incendio de esta semana no fue el primero que ocurrió en la casa hogar de personas de la tercera edad “Hermoso atardecer”.

El primer siniestro que fue sofocado rápidamente por bomberos de la Estación La Hechicera ocurrió, según constata una antigua publicación del diario La Voz de la Frontera, ocurrió el 20 de septiembre del 2012.

En esa ocasión, los ancianos fueron evacuados a tiempo al registrarse un corto circuito en el sistema de cableado, según confirmó el entonces subdirector de Seguridad Pública Municipal, Alejandro Lora.

Dicho corto se produjo, explicó, en uno de los aparatos de aire acondicionado y se pasó al cableado de uno de los dormitorios que se llenó de humo, aunque los encargados del lugar lograron desalojar a todos los viejitos a tiempo, a la vez que se sofocaban las llamas por parte de los tragahumo sin que se generaran más daños.

Luego de unas horas, se cortó la corriente y después de declarar fuera de peligro el área, reingresaron a los ancianos a sus habitaciones, sólo quedando fuera de servicio solamente el cuarto ahumado.

 Antecedentes

De acuerdo con la información recabada por CONTRASEÑA, fue el 24 de febrero del 2002 que se recibieron los terrenos en donación para un centro de tratamiento para las adicciones en el ejido y que en poco tiempo se convirtió en asilo de ancianos, cuyo promotor fue Humberto Cota Cota.

Para la remodelación y acondicionamiento, según el registro que se tiene de un video en el que Cota hace un recorrido por las instalaciones, se recibieron apoyos de la Secretaría de Desarrollo Social a través del Programa de Co-inversión Social, con recursos tanto de la federación como del estado.

Para el 2003, señaló la Subprocuraduría de Mexicali, los responsables del asilo se constituyeron como una Asociación Civil que operaba, según se logró constatar en el lugar de los hechos, con la ayuda de alrededor de 20 voluntarios.

También se sabe que Humberto Cota fue desconocido por las autoridades del Ejido y del Patronato dejando la administración del asilo en septiembre del 2014 para fundar otro en el ejido Veracruz I.

Actualmente, se sabe que Ramón Ernesto Murillo es el presidente del Patronato Sociedad Cultural Impulsor de Bienestar Social y encargado de administrar el asilo, a su vez que había denunciado a Humberto Cota de pedir dinero a nombre de los ancianos atendidos para obtener un beneficio personal.

“Hubo negligencia… no queremos otro ABC”

Unas horas después de que se diera a conocer la trágica noticia, familiares de los internos se abocaron al ejido Querétaro al oriente de Mexicali para conocer el estado de sus seres queridos.

Luego del incendio, registrado poco antes de las 04:00 horas del martes 23 de junio, y que consumió al menos 40 metros cuadrados del inmueble construido con techo de láminas de asbesto y cielo de ´foam´, bomberos, personal médico y elementos de la Policía Municipal movilizaron a los sobrevivientes y heridos.

Algunos de ellos lograron salir a tiempo por su propio pie, aunque no fue posible salvar a aquellos tenían dificultades para moverse por algún impedimento físico.

Entre el dolor, la desesperación, las vueltas, la incertidumbre y el cansancio desfallecían entre el arenal y el calor las familias de quienes no se encontraban en el Salón Ejidal, a donde fueron trasladados los sobrevivientes, ni tampoco entre los cinco hospitalizados.

El lugar fue sitiado por un grupo numeroso de elementos del Ejército Mexicano y resguardado por oficiales la Policía Municipal, así como también se recibió la visita del gobernador del Estado, Francisco ´Kiko´ Vega de Lamadrid, quien se detuvo luego de un grupo de personas corrieran para alcanzarlo en su vehículo, inclusive uno de ellos lanzó una botella para llamar su atención, momento en el que finalmente decidió salir a atenderlos.

Con él iba también el alcalde Jaime Díaz y un grupo de funcionarios, quienes trataron de tranquilizar a las personas que llevaban más de siete horas apostados a las afueras de los escombros del asilo, cercado y a una distancia de más de 20 metros, y que solamente querían saber si sus viejitos se encontraban aún con vida.

Una vez ahí, le expuso el joven que lanzó la piedra -luego de disculparse por el exabrupto- que se espera que el caso no quede impune y que se haga justicia para esta tragedia no se convierta en “otro ABC”.

“… nosotros queremos pedirle que este caso no vaya a quedar impune como quedó impune en la guardería ABC de Sonora, porque tienen que hacerse responsable una, o varias personas… yo tuve la oportunidad de visitar este asilo en varias ocasiones y no contaba con las medidas de seguridad”, expresó.

Ante ello Vega de Lamadrid aseguró que se investigará para determinar qué se tenía, en qué condiciones operaba y cómo se encontraba el inmueble: “…vamos a hacer todo lo posible y hasta lo imposible para que esto se resuelva, aquí no queremos por ningún motivo que se quede esto en el limbo (…) se están haciendo ya los peritajes”.

Fue en ese trayecto que a cuentagotas se empezaron a publicar las listas completas de los nombres de los sobrevivientes, los hospitalizados y finalmente de los fallecidos en lo que se concluyó que el incendio pudiera haber resultado en 19 muertos, aunque la cifra oficial se mantuvo en 17.

Se trataba de 44 internos en total, 33 de ellos en condición de abandono y solo once con familiares registrados, entre los cuales se confirmó que iban cinco entre los fallecidos.

Los sobrevivientes que fueron atendidos en el Salón Ejidal del Querétaro fueron trasladados a un albergue que se acondicionó en el asilo “Dr. Carlos Canseco”, del ejido Janitzio.

Sobre su experiencia, Alejandro Mata Alarcón, un joven docente de secundaria, familiar de una de las personas fallecidas en el incendio, Herminia Alarcón de 90 años de edad, denunció que personalmente pudo constatar en su momento que las condiciones del asilo no eran las adecuadas.

En cuanto a la versión de que el incendio fue intencional, comentó que eso es el rumor que se ha manejado hasta el momento, aunque independientemente de ello, el lugar tampoco contaba con un protocolo de seguridad a seguir en caso de un accidente de esta naturaleza.

“… eso es lo que a nosotros nos ha llegado el rumor pero no se nos ha aclarado nada de si fue intencional o accidental aunque, independientemente de eso creo que pudieron haber estado más personas a cargo de casi 50 adultos mayores y sólo había una persona en la noche a cuidarlos, ¿tú crees que no va a ser negligencia?”, externó.

Acerca de la respuesta ofrecida por el gobernador, opinó que se trató de una muy diplomática pero que todavía faltan los hechos y las pruebas más contundentes.

Sin duda alguna, esta fatalidad vuelve los ojos de la sociedad hacia una problemática casi tabú en este país que tiene que ver con el cuidado que reciben los ancianos, muchos de ellos en situación de calle, y cómo los gobiernos se hacen cargo, o no, de los inmuebles que los albergan tanto directa como indirectamente.

La tragedia devela además las condiciones en las que miles de abuelitos viven en los asilos, principalmente en las comunidades rurales, como es el caso de “Hermoso atardecer”, cuyo incidente sin precedentes a nivel nacional tiene un trasfondo preocupante en muchos sentidos y del cual se requieren respuestas certeras a preguntas concretas. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros