Semanario Contraseña

La clave de la información

Emprende David Figueroa nueva batalla

Va por la dirigencia estatal del PAN

 

Humberto Melgoza Vega

 

FullSizeRender (15)Ahora sí es oficial: David Figueroa Ortega anunció ayer en esta ciudad su decisión de buscar la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN con la intención de enderezar el rumbo de un partido que pasó de una oposición seria y responsable, a gobernar de una manera sectaria, convirtiéndose en una agencia de colocaciones.

Para hacer su “destape” escogió San Luis Río Colorado –no la capital, Hermosillo–, por considerarlo un municipio emblemático para el PAN, el bastión más sólido que conservan en el norte del estado, como fue refrendado en las pasadas elecciones en las que se ganaron todas las posiciones.

En rueda de prensa en restaurante El Parianchi, el llamado “Zaino de Agua Prieta” se dijo listo para encabezar un partido moderno, dinámico, que sea una oposición real frente al gobierno que habrá de encabezar la priista Claudia Pavlovich, un partido que apoye al gobierno cuando las medidas que se tomen sean en beneficio de los sonorenses; pero que se oponga y tenga la voz completa para señalarlo cuando éstas vayan en detrimento de la mayoría.

Pasada la debacle electoral en Sonora no hay tiempo para buscar culpables, hay que ponerse en acción y recomponer al partido, para que a la vuelta de unos cuantos años, tres o máximo 6, vuelvan a ser atractivos para la población, que les depositen su confianza.

“El partido necesitamos recomponerlo de lo local hacia lo estatal, de las bases hacia arriba, ya no podemos ser un partido de decisiones cupulares, ni que éstas se tomen de manera horizontal. Por eso estoy empezando este trayecto desde San Luis, donde tengo excelentes amigos, algunos liderazgos históricos que me han manifestado la intención de apoyarme, vengo a reunirme también con la militancia, tanto de la ciudad como del valle”, expresó.

En el pasado proceso electoral, el ex cónsul de México en Los Angeles se convirtió en un personaje incómodo para el panismo gobernante, “algunos liderazgos que no estaban contentos por expresar lo que muchos por temor callaban”, pretendió ser candidato a gobernador y desistió en sus aspiraciones al ver que el piso no estaba parejo. Por congruencia, terminó sumándose a la campaña de Javier Gándara. “No le di la espalda a la institución, eso hace que me sienta fuerte”.

Y puntualiza: “Es feo decirlo, ‘se los dije’. Fui de las pocas voces que se atrevieron a hablar con claridad y no ser dependiente de quienes llevaron a cosechar una tremenda derrota en Sonora. Alternancia que no consolida, es una tremenda derrota, porque perdimos el Gobierno del Estado, perdimos la capital…”, resaltó.

Más allá de buscar hacer amarres con las cabezas de grupo, Figueroa espera contar con el respaldo de la militancia de base, “confío en la inteligencia y sabiduría del panista que está cansando que se los lleven a la fiesta, y más si esa fiesta no les resulta agradable”.

El ex alcalde Agua Prieta, también ex diputado federal, mencionó que en lugar de afectarle, el hecho de que sean varios los aspirantes a relevar a Juan Valencia en la dirigencia estatal le beneficia, porque la militancia tendrá la oportunidad de compararlos.

En la larga lista se incluyen Alejandro López Caballero, alcalde de Hermosillo; Gildardo Real, coordinador de la campaña de Javier Gándara; Francisco Gámez, ex director del Transporte, quien sirvió de comparsa en la contienda interna para la gubernatura; Gustavo de Unanue, ex director de Telemax y recientemente se apuntó el actual secretario de Gobierno, Prisciliano Meléndrez (el nombre no le favorece).

Ante la posibilidad de que a Guillermo Padrés aún le queden ánimos para querer imponer al próximo dirigente del PAN, David Figueroa consideró “yo creo que el gobernador tendrá tareas más importantes en que ocuparse que meterse a maniobrar el relevo a la dirigencia estatal…”.

A pregunta expresa de los reporteros sobre las causas de la derrota electoral apuntó que una de las principales fue la “insatisfacción obvia, pública y manifiesta hacia la actuación del ejecutivo estatal…Javier fue buen candidato, trabajó con lo mejor de él, con mucho esmero…pero no le alcanzó”.

Figueroa declinó definirse por alguno de los dos aspirantes a la dirigencia nacional del PAN, el diputado federal Ricardo Anaya, cercano al actual líder, el cuestionado Gustavo Madero; o por el senador Javier Corral, quien encabeza la “rebelión de las bases”.

“En este momento no me defino por ninguno de los dos…Hay que arreglar primero lo nuestro, y después vemos lo otro”, dijo.

David comentó que ahora es otro escenario, más favorable, muy distinto a cuando quiso y no pudo ser el candidato a la gubernatura. “No es lo mismo ir contra la nómina que luchar en términos más igualitarios, como simples terrenales”.

Indicó que entre algunos personajes que lo apoyan, como don Gustavo de Unanue Galla, quien al igual que él ya fue dirigente estatal del PAN, están conscientes que el pasado 7 de junio se agotó un ciclo y que debe iniciarse uno nuevo.

 

*Rendir cuentas sí, “cacería de brujas”, no

 

“Si alguien quebrantó la legalidad pues tendrá que enfrentar la acción de la justicia, porque somos un país de leyes”, manifestó David Figueroa respecto a la persecución de la que están siendo objeto funcionarios públicos estatales, de Guillermo Padrés para abajo.

 

“Lo que yo percibo es un ánimo de venganza y de persecución y eso no me gusta, que se cumpla la ley sí, pero no convertir esto en una psicosis que no nos hace bien como estado, porque va sembrando un sentimiento revanchista que se coloca por encima del orden legal.

 

“Yo esperaría que las nuevas autoridades actúen apegados a derecho, con formalidad y con respeto a la ley”, sostuvo.

 

“Lo que yo he visto es que hay mucha ficción en muchos datos que se manejan, ¿por qué se maneja primero mediáticamente, si para eso están las instancias legales? Esto nos manifiesta que hay un interés político manifiesto; hay que tener cuidado con esos ánimos de linchamiento, que terminan por dañar el orden público, imagínate cómo van a andar los funcionarios, con esa psicosis”, expuso.

 

Ante estos embates, si el gobierno no da la cara “es el PAN quien tiene que actuar. Si hay algo que se deba seguir jurídica y legalmente, adelante, pero actuar con tanta saña no creo que nos conduzca a nada bueno, y por el otro lado la pasmosidad de no salir y dar la cara…”. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros