Semanario Contraseña

La clave de la información

Aprendiendo de Cuba

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Germán Orozco Mora

El poeta cubano José Martí, fue el heredero de las virtudes cívicas y morales del sacerdote Félix Varela, quien a decir del Papa Juan Pablo II fue maestro de las próximas generaciones de Cuba.

El reconocimiento actual más importante en el ámbito cultural cubano es el Premio Félix Varela, quien se distinguió por sacrificar su vida para formar a los jóvenes en la responsabilidad personal y social, antes de la Revolución de 1959.

En su visita a la Isla en enero de 1998, Juan Pablo II visitó el monumento del sacerdote Félix Varela acompañado por el presidente Fidel Castro.

Los pueblos, las ciudades, las grandes metrópolis, conservan como en Cuba la memoria de sacerdotes y personajes humanistas que se abnegaron por sus comunidades a través de servicios humildes.

El escritor Felipe Garrido ha publicado a través de editorial Jus el testimonio Vida obra de Salvador Garcidueñas Argüello, sacerdote jesuita (SJ) que dedicó su vida sacerdotal a servir a la comunidad de la colonia Vicente Guerrero de la Ciudad de México. Sacerdote originario de Santa Clara del Cobre, Michoacán.

No puede uno dejar de sorprenderse por el hecho de que el Premio Nobel de Literatura 1954, Ernest Hemingway regalase la medalla con la que fue condecorado, poniéndola humildemente a los pies de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre la Virgen María en su santuario de Santiago de Cuba. Amó tanto a Cuba el Nobel Norteamericano que no sólo vivió allá, sino fue en la Isla done escribió una de sus obras inolvidables: Por quién doblan las campanas. Y no es considerado “católico”, como expresaba san Agustín “Sólo Dios sabe quiénes estando dentro, están fuera; y quienes estando fuera, están dentro”, en referencia a la pertenencia a la Iglesia.

Enorme gesto de Hemingway, maestro de generaciones de corresponsales, periodistas y literatos, ilustre norteamericano de quien hay que aprender amar a Cuba en donde vivió muchos años, amor que le inspiró tantas reflexiones y letras. Su medalla de Nobel de Literatura 1954, a los pies de la Virgen de la Caridad.

Si el dominico Bartolomé de las Casas fue el primer misionero en pisar Cuba, entre las tantas cosas inolvidables sobre la Iglesia Católica en Cuba, mucho hay que aprender de San Antonio María Claret, Catalán, Obispo de Cuba en el siglo XIX, inspirador de la comunidad de religiosos originarios de Cataluña y de otros lugares, los padres claretianos.

La revista Proceso da cuenta en su edición del 6 de septiembre de 2015 del trabajo fundamental del Papa Francisco para que Estados Unidos y Cuba tengan un reencuentro en todos los sentidos. Esto significa en realidad la expresión Pontífice, es decir el que hace de puente entre Dios y los hombres. Aquello que Jesús expresó en el Sermón de la Montaña: “Bienaventurados los que buscan la paz, porque serán llamados hijos de Dios”.

Los jesuitas de México y Estados Unidos, en especial el llamado Centro Kino de atención a migrantes en las fronteras de Nogales, Sonora y Arizona, están poniendo al tanto al Papa Francisco sobre la cruel realidad del fenómeno migratorio en el sureste México-Guatemalteco y a de la frontera Norte México-USA.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros