Semanario Contraseña

La clave de la información

Lo que la historia dice del Primer Mensaje / Diálogo

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

David Figueroa

El primer mensaje de la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano cumplió su objetivo, fue conceptualmente correcto y lo que el ciudadano esperaba escuchar, pero similar a los ‘primeros mensajes’ de gobiernos anteriores, sin salirse de la línea, nada fuera de lo ordinario.

Extraordinario es que puso agenda como la primera mujer en asumir ese cargo; sus palabras transmitieron en un inicio de certeza, esperanza, con rumbo, transparencia, unidad, combate a la corrupción…

…Sin ir muy lejos como el primer mensaje de gobernadores anteriores. Por ejemplo, Guillermo Padres hace seis años en el mismo lugar y el mismo escenario dijo:

* Es tiempo de reconciliación, tolerancia, de saber escuchar el mensaje de los ciudadanos en las urnas, de unir fuerzas

* A partir de hoy será una agenda de austeridad que acabe con los privilegios de la clase política, que baje el gasto corriente y lo invierta en su gente

* Frente a mi familia a y todo Sonora dejo en prenda mi palabra, tengan plena seguridad de que no les fallaré.

Podríamos ir a la historia y analizar así uno a uno los primeros mensajes de gobiernos entrantes y no encontraremos grandes diferencias.

Lo diferente es que hoy el ciudadano está cansado de escuchar lo mismo y obtener los mismos resultados una y otra vez.

Precisamente por ello, las palabras de la Gobernadora llevan una fuerte dosis de responsabilidad al centrarse en los señalamientos de corrupción y advertencia de no impunidad a funcionarios salientes.

Tal advertencia no es criticable, es incluso saludable hacerlo, pues genera mayor compromiso de su gobierno en materia de transparencia y mantendrá al ciudadano atento y observante.

Pero sin duda es un arma de doble filo para su administración, pues el ciudadano ya no es el de ayer, al que se le convencía con un discurso; hoy el ciudadano ya aprendió y demandará acciones.

Por otro lado, señalar de manera general conlleva el riesgo de absolver a los culpables y culpar a inocentes. De ahí que lo que se esperaría es no generalizar, sí ser puntual y contundente en la aplicación de la ley.

En esto la Gobernadora tendrá que cuidar su relación con la oposición, en este caso con el PAN, que tal vez ahorita sienta que no lo ocupa, pero los recientes ejercicios de gobierno han demostrado que se requiere la concurrencia de todas las visiones para enfrentar los retos que Sonora tiene.

Los sonorenses, todos, esperamos aplicación de justicia, son nuevos tiempos y así debe ser por el bien y la salud de la función pública.

Le deseamos éxito a la Gobernadora en su propósito esperando que su gobierno haga la diferencia en la historia más allá del discurso: con responsabilidad en el decir y el hacer, sólo así podremos rescatar la esperanza del ciudadano y fortalecer nuestras instituciones.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros