Semanario Contraseña

La clave de la información

Realidades / El atentado

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Gerardo Torres E.

El atentado que sufrió el Comandante de Policía Francisco Vázquez Bustamante, tiene dos versiones:

La primera es que el ataque iba dirigido hacia el Sub-Comandante de la corporación, de nombre Rafael Vázquez y que fue ordenado, si no por policías en activo, sí por ex-policías municipales que quisieron cobrarle a Rafael algunas afrentas recibidas.

En su asignación como sub-Jefe de Policía, Rafael ordenó mandar a “clavos” a muchos oficiales, a otros tantos los bajó de la patrulla y los traía a pie, a muchos más corrió y a otro buen número castigó con lo que ellos llaman arresto administrativo.

Son muchos los policías y ex-policías que están resentidos con Rafael, el problema es que los aprendices de sicarios se equivocaron y agredieron a Francisco.

El hecho de que ambos jefes de policía manejan una camioneta tipo

pick-up, de color blanco, y con las mismas características, hizo que los atacantes se confundieran.

De todos es sabido que, hacia dentro de la corporación de uniformados, de diez policías, al menos ocho de ellos “le traen ganas” al sub jefe Rafael Vázquez, todo a consecuencia del trato humillante y denigrante que le dio a sus subalternos, durante estos tres años que estuvo como segundo de a bordo.

Que los agresores de Francisco Vázquez no hayan logrado su cometido, que era el de quitarle la vida al conductor de la camioneta tipo pick-up, y que hayan utilizado, según las versiones de los testigos en el lugar de los hechos, un vehículo Volkswagen, tipo Jetta, para este tipo de “encargo”, indica evidentemente que no son profesionales.

Cuando los integrantes del crimen organizado toman la decisión de asesinar a un mando policiaco, a sabiendas de las posibles consecuencias, el trabajo lo encargan a profesionales de este oficio, con el único objetivo de no fallar.

Ahí están los lamentables casos de los ex-Comandantes José Antonio Pineda Rodríguez, Luis Fredy Rodríguez Soqui, y el más reciente, el de Jesús “Jessy” Zamora. Los tres asesinados con la firma del crimen organizado y de los responsables, ni el polvo…

Rafael Vázquez sabe bien que iban por él, no por nada y a raíz de este ataque solicitó guardaespaldas profesionales de la Procuraduría de Justicia Baja California, de donde por cierto, solicitó licencia hace tres años para venirse a San Luis a hacer el trabajo sucio hacia dentro de la corporación.

No hay duda, iban por Rafael, el problema es que los atacantes son de casa, se pusieron nerviosos porque nunca antes se habían aventado un “jale” de ese nivel, y no pudieron cumplir con el encargo.

Sobre esa misma idea, la otra línea indica que quienes iban por Rafael, fueron los integrantes de un grupo llamado “Los Salazar”, supuestos gatilleros foráneos que fueron arrestados hace algunas semanas en esta ciudad, y a quienes Rafael ordenó a sus policías que les propinaran una brutal golpiza a fin de que confesaran a qué venían a San Luis.

Lo cierto es que si fueron los foráneos o los de casa, el ataque fue diseñado en contra de Rafael Vázquez. No nos hagamos bolas, si camina como pato, se mueve de lado como los patos y en su hablar dice “cuac-cuac”, pues es pato…

La segunda versión, poco sustentable, es que el ataque realmente iba para Francisco Vázquez, y que fue ordenado por el crimen organizado, una vez que se enteraron que el alcalde Enrique Reina lo iba ratificar en su posición de Jefe de Policía.

Sin sentido esta versión. ¿Por qué?, pues porque si los delincuentes lo hubieran querido quitar del camino por negarse a negociar con ellos, lo hubieran hecho desde el inicio de la administración del anterior alcalde.

O solo que me vayan a decir que Francisco Vázquez, bajo la orden del ahora ex-alcalde Leonardo Guillén, sí dejó trabajar a la delincuencia organizada, y ahora Enrique Reina le dijo que les cerrara la puerta.

Como dice la chamacada: “Ni al caso”.

Gabinetaz0

Sorprendió Enrique Reina con los primeros nombramientos de su equipo de trabajo.

Cuando en campaña prometió que nadie de la administración de Leonardo Guillén iba a repetir en su gobierno, especialmente el Jefe de Policía y la tesorera, resulta que su gabinete es una especie de reciclaje de antier, de ayer y uno que otro improvisado de hoy.

El único nombramiento que le decora la mesa, es el de Angel Acacio Angulo, de quien sin mucha experiencia en funciones de gobierno, creemos que podrá hacer un buen trabajo.

En fin, habrá que dejarlos trabajar para ver qué traen en la pelota, como dicen los beisbolistas, aunque de entrada están en 3 y 2.

Gracias.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros