Semanario Contraseña

La clave de la información

Bandas de humo: la industria ilícita del tabaco en México

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Unos 340 millones de paquetes de cigarros de contrabando se venden en México al año. Tan sólo en los primero nueve meses de 2014, autoridades en el Distrito Federal aseguraron 46 millones de cigarrillos, 84 por ciento más que en el mismo periodo del año previo. La mayor parte entra desde Belice. ¿Qué alimenta el crecimiento de este tráfico ilícito y letal? El crimen organizado y la corrupción.

Fuente(El Daily Post) – En la densa frontera sur de México con Belice, una industria ilegal se vuelve tan próspera que rivaliza con el tráfico de narcóticos, en términos de las ganancias que genera a los contrabandistas que le dieron vida.

En la sofocante linde de más de 240 kilómetros, que corre paralela al Río Hondo, es de la que menos se habla de entre las tres fronteras internacionales de México, sin embargo, a través de ella millones de dólares en bienes de contrabando cambian de manos cada año. 

De manera notable, la pequeña nación caribeña se ha convertido en importante centro de una industria ilícita que, sorpresivamente, atrae poca atención y que, sin embargo, afecta la vida de millones de mexicanos: el comercio regional de cigarros de contrabando.

“La frontera con Belice es cada vez más porosa”, dice Álvaro Pérez Vega, Comisionado de Operación Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). “El tabaco es una de las principales mercancías para los traficantes. Es una industria extremadamente bien organizada, particularmente en la venta al mayoreo”.

En años recientes, México se ha dado a conocer por su notable tráfico de dogas. Los más poderosos grupos criminales del país, también participan en actividades ilegales como el tráfico de migrantes y de armas. Sin embargo, junto con la cocaína, las armas y los migrantes millones de cartones de cigarros falsificados ingresan a México cada año, librando cualquier control migratorio y pagos de importación.

Para poner el negocio en perspectiva, la Cofepris estima que unos 340 millones de paquetes de cigarros de contrabando se venden en México cada año. Autoridades en la Ciudad de México aseguraron aproximadamente 46 millones de cigarros en tan sólo en los primeros nueve meses de 2014, lo que representa un incremento de 84% con respecto al mismo periodo del año previo.

Un estudio de 2013 de la Confederación de Cámaras Industriales, Concamín, estimó que el contrabando de cigarros constituye un formidable 17% de las ventas en el país, incluyendo 5.3% del mercado en la Ciudad de México, 25.3% del mercado en la zona centro del país y 32.4% de todos los productos de tabaco que se venden en el norte del país.

De acurdo con Pérez Vega, aunque la mayoría de esos productos entran al país en cantidades relativamente pequeñas, al final terminan encontrando su camino hasta centros de almacenamiento que aseguran el suministro de mercados regionales y locales, lo que indica que se trata de una industria altamente sofisticada.

En junio, la Marina de México se abalanzó contra un rancho aislado en el estado de Quintana Roo, que hace frontera con Belice, y aseguró no menos de 22.5 millones de cigarros en una sola redada.

Como muchos países, México ha impuesto mayores impuestos al tabaco en años recientes en un esfuerzo por desalentar el tabaquismo. Tan solo en 2010-11, el aumento de precios fue de siete pesos por paquete, un disuasorio considerable para fumadores de bajos ingresos. Sin embargo, las cajetillas “piratas” se venden hasta en 10 pesos en los puestos callejeros del país.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros