Semanario Contraseña

La clave de la información

Diálogo / Tema tabú toca la puerta en México

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

David Figueroa

El sorpresivo proyecto de un Ministro de la Suprema Corte a favor del consumo con fines recreativos de la marihuana en nuestro país, tendrá muchas implicaciones en el futuro sobre un tema que hasta este momento es tabú.

Polémicas como esta es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar como consecuencia de las modificaciones constitucionales de 2011, fecha a partir de la cual el concepto de Garantías Individuales dio paso al concepto de Derechos Humanos en nuestra Carta Magna.

Con ello se amplió el criterio en muchos temas y hoy está tocando la puerta algo que era impensable hasta ahora en nuestro país.

Hay una evolución en la visión no sólo en el tema del consumo de drogas, sino del aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y no muy lejos viene ya el derecho a la adopción de estos matrimonios, entre otros.

El proyecto de sentencia a favor del consumo de marihuana para fines recreativos del Ministro Arturo Zaldívar tiene su origen en la negativa de Cofepris a una solicitud que le hiciera la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), para abrir un club de consumidores de este producto.

Ante el rechazo de la Cofepris SMART presentó una Demanda de Amparo argumentando violación a sus derechos humanos, pues se trata de una decisión personal que cada individuo debe tomar, ya que sólo causa riesgos a la salud de quien la consume.

Las dos primeras instancias judiciales, es decir un Juez de Distrito y posteriormente el Tribunal Colegiado resolvieron en contra de SMART, y éste recurrió a la última instancia, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde sorpresivamente el proyecto de sentencia viene a favor de esta demanda de amparo.

El Ministro Zaldívar, quien se caracteriza por sus ideas liberales y fuertes fundamentos, resuelve que Cofepris sí viola los Derechos Humanos de los demandantes porque en estos derechos se contempla:

1. El libre desarrollo de la personalidad en conductas de esparcimiento

2. Y dos, aduce una desproporción de la política prohibicionista de este producto (marihuana) respecto de otros que incluso causan mayor daño a la salud del consumidor y que sí impactan en su entorno como es el caso de los fumadores y personas con enfermedad de alcoholismo, entre otros.

Recordemos que en Estados Unidos sucedió algo similar y hoy en Washington así como Colorado, ya es legal el consumo de la marihuana para fines recreativos y medicinales, mientras en Estados como California su aprobación sigue siendo sólo para usos medicinales.

Opinar sobre el tema de libertades y derechos siempre será complicado, por ello es un riesgo que asuntos como este se decidan por la puerta de atrás, a través de una sentencia judicial que podrá marcar precedente para lo que en nuestro país se conoce como jurisprudencia hasta hacerlo legal.

Es la sociedad en su conjunto quien debiera opinar y ser tomada en cuenta, al menos es lo que se esperaría de un país con sentido democrático, por ejemplo con figuras como la Consulta Popular.

Lo destacable es la evolución que estamos viviendo y cómo estos órganos jurisdiccionales han hecho trascender temas a partir de reclamos particulares que desde la lucha social no han germinado en México.

Antes era remoto siquiera apenas pensar en un proyecto a favor del consumo de marihuana con fines recreativos, o a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo; hoy a raíz de estas demandas de amparo comienzan a tener cabida en nuestro Sistema de Justicia.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros