Semanario Contraseña

La clave de la información

El fino arte de beber cerveza

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Considerada la capital donde más se consume cerveza de México, un caso equiparable con Múnich, Alemania, en Mexicali ha cobrado un auge especial la elaboración de cerveza artesanal la cual ya tiene hasta su propio festival, el Cheve Fest, que el fin de semana anterior se convirtió en Beer Fest. Preparen el paladar porque es tiempo de “pistear”.

MEXICALI.- El hecho de ser considerada la principal ciudad del país en el consumo per cápita de cerveza lejos de ofenderlos es un motivo de orgullo para los mexicalenses y no dudan en presumirlo a la primer oportunidad.

Ahora, además de tomadores de cerveza están destacando como productores del mismo producto que ellos consumen y junto con Tijuana y Ensenada se encuentran a la vanguardia de la cerveza artesanal en México.

Lo que empezó como un hobbie, de reunirse entre los amigos para probar sus distintas creaciones, a nivel experimental, pronto se ha convertido en un negocio, en una forma de vida.

Más que moda, que suelen ser pasajeras, la producción de cerveza artesanal llegó para quedarse y con sus marcas pretenden invadir el mercado y por qué no, competir con los gigantes de la industria en un amplio espectro donde existen un sinnúmero de tipos, presentaciones, texturas y sabores.

El fin de semana pasado se realizó con gran éxito el Beer Fest, evento coordinado por la inquieta Alejandra Rioseco, en un lugar que no podía ser más emblemático: el antiguo edificio de la Cervecería Mexicali, por la Zaragoza y calle E, donde todo empezó.

Ahí, en medio de las notas de rock, tocadas en vivo desde la azotea del icónico edificio, al estilo de The Beatles o de U2,   la malta, el lúpulo y la levadura combinadas crearon el ambiente propicio para que Puerco Salvaje, 686, Lúdica, Bad Habit, 2-14, los Tijuana y Mexicali Home Brewers, también conocidos como Cerveceros Caseros de la Baja y Gato Gordo, todos ellos productores, y distribuidores como Craft Brew Distributing, dieran a conocer a sus productos en un ambiente bohemio 100 por ciento cervecero.

El fenómeno de la cerveza artesanal, que tuvo su origen y auge en San Diego y que por razones lógicas brincó a Tijuana, se ha ido expandiendo a Ensenada, Mexicali, a todo el país, en Estados Unidos es una fiebre y actualmente el movimiento se ha vuelto internacional.

Clara, regular, oscura o chocolatosa como el petróleo, cerveza de producción casera hay para todos los gustos, unas más fuertes que otras, con la desventaja de que es más cara que la cerveza tradicional por lo que deberán trabajar en quitarle el carácter elitista para poder llegar a todos los estratos donde abundan los “caguameros”, clientes cautivos de la Cervecería Cuauhtémoc o del Grupo Modelo.

*Invadir el mercado

De manera silenciosa, sin hacer muchas olas, algunas marcas de cerveza artesanal han comenzado a invadir el mercado, acaparado por las grandes firmas; se han colado en las tiendas de autoservicio con botellas vistosas y nombres llamativos, como es el caso de la mexicalense Puerco Salvaje, en su presentación “light” con la marca Gold.

Uno de los socios, Roberto Quintero, hace unos meses inició pláticas con la gente de Círculo K para comercializar el producto en sus tiendas.

“Siempre hemos querido entrar a Círculo K, creemos que es el lugar ideal para dar a conocer nuestro producto, siempre que pasamos por donde está una de sus tiendas se nos van los ojos; para nosotros es un punto buenísimo, ojalá que pronto se nos haga”, manifestó.

“La producción de cerveza artesanal ya no es una moda, ni una tendencia, a lo mejor al principio así se le pudo haber considerado, pero ya no lo es porque se ha ido consolidando no nada más en Mexicali, en Tijuana, Ensenada y en el interior de la República ha ido creciendo muchísimo, ya no es moda, la gente está aprendiendo a tomar cerveza, habíamos muchos, incluyéndome, que no sabíamos degustar la cerveza como tal, como sí ocurre con los vinos.

“La cerveza artesanal de hecho es un producto para degustar, inclusive la puedes maridar con diferentes comidas, eso es lo interesante, se supone que tiene más calidad que una cerveza comercial, pero la artesanal tiene muchísimos estilos, desde unos más claros, refrescantes, hasta unos más complejos, ya para maridar con diferente tipo de comida, incluso hasta con helados de sabores”, aseveró.

Que los mexicalenses tengan el primer lugar en consumo por litro de cerveza en el país no significa que sean unos borrachos,“depende si la degustas como debe ser y la tomas con moderación, no hay ningún problema, como dice el eslogan ‘nada con exceso, todo con medida’. Que seamos la capital que más cerveza toma en el mundo o a lo mejor en México eso quiere decir que estamos degustando bien la cerveza, no consumiendo nomás por tomar”, sostuvo.

“Para nosotros es muy importante darle impulso a lo que es la cerveza artesanal, que está teniendo a nivel nacional un auge muy fuerte, a nivel local ya tenemos años trabajando este producto, tanto Mexicali, Tijuana y Ensenada, en realidad somos pioneros y estamos exportando el gusto por la cerveza artesanal hacia el interior del país”, mencionó por su parte Alejandro Roldán, de CB Distribuidores.

“Lo que queremos hacer es darle la oportunidad a la gente de la frontera, y en especial a los del interior del país, que no tienen acceso a las marcas que son pioneras en Estados Unidos, que puedan adquirirlas a precios accesibles”, indicó.

Representantes en Mexicali de la Cervecería Wendlandt, de Ensenada, Roldán resaltó que “ellos hacen una cerveza con estándares de calidad muy altos, acaban de ganar el premio como mejor cervecería a nivel nacional, ganó cuatro medallas de oro y una de plata, eso habla del prestigio y de la calidad del producto”.

Además mueven otras marcas de San Diego, como la Mike Hess. “Sabemos que San Diego cuenta con más de 175 cervecerías, la competencia es muy fuerte, pero ésta en especial ha tenido un auge muy fuerte en Estados Unidos, todos los procesos son supervisados directamente por el dueño y la empresa ya tiene un valor de 5 millones de dólares”, dijo.

“Quizás todavía no pero pronto las grandes compañías podían vernos como una seria amenaza porque sus productos son ligeros, con muy poco sabor, entonces esto termina por favorecer a sus demás etiquetas, para que la gente vaya educando su paladar y puedan probar de toda la gama que tienen las grandes cervecerías”, finalizó.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros