Semanario Contraseña

La clave de la información

El reto de las Mil Sonrisas

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En un verdadero desafío se ha convertido este año el hacer realidad el sueño de llevar presentes a quienes menos tienen para esta Navidad, sin embargo, la agrupación que organiza esta ya tradicional colecta de regalos en la ciudad confía en llegar al corazón de los sanluisinos para alcanzar la meta

Bibiana García Garza

´Todo lo que se necesita es amor´, una célebre frase de los Beatles que han acuñado a pulso los integrantes de la agrupación local “Mil Sonrisas”, cuyo propósito es compartir una vez más el sueño de la Navidad con aquellos que más lo necesitan.

Aunque este año van bajos en donaciones, la meta es llegar a recabar mil regalos para niños y adultos mayores de familias de bajos recursos, una que sólo puede alcanzarse con el poder del amor, insiste.

Mil Sonrisas nació hace casi doce años de buenas intenciones y pequeñas colectas entre amigos para repartir en las zonas periféricas de la ciudad, lo que hoy se ha convertido en todo un festival que mantiene vivo el espíritu de dar, cuenta Joel Inzunza, uno de los líderes de la agrupación.

No obstante, sostiene, es un grupo en donde salen sobrando los protagonismos y liderazgos porque lo importante es trabajar en equipo por la simple recompensa de ayudar, sobre todo en esta temporada decembrina, en la que hay miles de niños y abuelitos que no tienen un regalo, ni un techo digno, una cobija, ni tampoco qué comer.

Para ellos tampoco es prioridad registrarse como una asociación civil ni como una fundación, lo que les costaría, de menos, 15 ó 18 mil pesos, dinero que consideran que mejor pueden utilizar para seguir ayudando en diferentes sectores de la ciudad, el valle y el Golfo de Santa Clara, en donde se refleja la verdadera necesidad del pueblo y, sobre todo, el hambre.

“Hay pobreza, hay hambre de justicia y hambre de comida también creemos que no tiene caso gastar cuando hay gente que lo que quiere es comer, preferimos destinar todo el dinero a repartir ayudas”, reitera.

Fue así como poco a poco se vio crecer el proyecto que empezó con 10 ó 20 regalos, luego 200, y finalmente mil, ahora también con el apoyo de más de 20 diferentes grupos, asociaciones e instituciones dispuestos a participar tanto en donar como promover ese espíritu de ayudar durante todo el año, pero principalmente en Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes.

Con amor todo es posible

Bajo el lema de “Con amor todo es posible”, se persigue repartir despensas y regalos entre las personas de escasos recursos que viven dentro de la ciudad, en el valle de San Luis y Mexicali, el Golfo, y a veces a la región aledaña al municipio de Puerto Peñasco.

Este será el tercer año consecutivo en el que llevan a cabo un desfile navideño y un festival para hacer partícipe a toda la comunidad con un solo fin, que es el de recibir los mil regalos para repartir, una campaña que inicia desde mediados del mes de octubre.

“Año con año hemos superado la meta, en 2014 alcanzamos los mil 300 regalos, pero esta vez se ve muy difícil, tristemente estamos hemos visto que ahora muy lejos de lograrlo, sabemos que la sociedad está muy gastada y no sabemos qué va a pasar”, comentó Inzunza.

Mil Sonrisas no subestima el poder del amor y la esperanza de que los sanluisinos acepten unirse a esta noble causa, enfocada tanto en los niños como en los adultos mayores que muchas veces, cuenta Joel, ni siquiera están esperando un regalo, comida o algo material, sino un simple abrazo o una palabra de aliento.

Entre sus experiencias a lo largo de los años, relata cómo ha visto niños con las barrigas vacías y los pies descalzos correr varias cuadras para alcanzar a la brigada sólo para recibir unos minutos de atención, para ser abrazados, para saber que no están solos en un país en donde la pobreza no distingue de edades.

Los ancianos también merecen ese apoyo, afirma, pues son personas que ya han dado su vida al servicio de la sociedad y de sus familias y que hoy se enfrentan a muchas necesidades que ya no pueden cubrir por sí mismos.

“Hemos recorrido calles y calles desde San Luis al Golfo, por el valle, casa por casa, hemos estado en casas muy humildes que de verdad tienen necesidad”, dice, lo que les llama al querer ayudar pero de corazón, no de dientes para afuera ni para figurar en periódicos o recibir reconocimientos.

La carga emotiva de sus palabras junto con las de las niñas que forman parte de las agrupaciones artísticas que trabajan con Mil Sonrisas desde hace algunos años es visible mientras describen los momentos mágicos en los que van a visitar a la gente.

Con un nudo en la garganta hablan del poder las sonrisas y la alegría cuando reparten los regalos, sus ojos se ponen cristalinos y de pronto… se quedan sin palabras, la emoción no les deja seguir, pero se siente en el aire lo que quieren decir.

Así es como trabajan en las diferentes zonas que han identificado en San Luis y sus alrededores, la Periferia No. 1, detrás de la recicladora; la zona No. 2 tras el nuevo Seguro Social, las áreas No. 3 y No. 4 en el valle de San Luis y de Mexicali, Baja California, el área No. 5 en el Golfo de Santa Clara, y la No. 6 al interior de la ciudad.

Y es que no sólo en las periferias hay pobreza, comentan, sino también dentro de la mancha urbana, a unas cuantas cuadras de la casa de todos hay alguien que tiene hambre y necesidades.

Es por eso que la finalidad, añade, es contagiar a la comunidad de esas ganas de unirse por una causa y dejar de lado las divisiones, los protagonismos y los pleitos porque si eso hiciéramos todos, junto con los gobiernos y los políticos, asegura, se acabaría el hambre en este país.

Sin embargo, por mucho que se quisiera nunca es posible ayudar a toda la gente pese a las cientos de solicitudes que se reciben a diario, por lo que en la medida de sus posibilidades buscan retribuir a la sociedad con una cena, o con un regalo, o con la entrega de algún artículo que les será de utilidad.

“… llegan tantas solicitudes y casos pero desgraciadamente no podemos dar seguimiento a todos como quisiéramos, cuando tenemos material lo damos, pero cuando no te quiebras el corazón por no poder ayudar, porque no siempre es posible”, lamentó.

Aun así, de ensuciarse los zapatos y cansarse de caminar y repartir casa por casa, la recompensa y la satisfacción va mucho más allá que una retribución económica, una razón más para extender el llamado a los sanluisinos para que se tienten el corazón y pongan su granito de arena en este proyecto, sobre todo ahora para Navidad.

“Todo es con amor, si defines Mil Sonrisas como algo, es un grupo de amor y esfuerzo, porque nos ha costado levantar lo que somos y lo que tenemos, desde el primer peso hasta la última donación, a nosotros nadie nos ha regalado nada, la gente nos paga con sonrisas”, dice, una experiencia que desean compartir con toda la gente.

Desfile por la paz

Aunado a ese espíritu que se quiere contagiar, Mil Sonrisas se ha propuesto también promover otro mensaje durante el desfile navideño de este domingo 13 de diciembre, que es el de la paz en el país y en el mundo.

Por ello, los más de 200 participantes del desfile, entre instituciones artísticas, escuelas, empresas y otras asociaciones, llevarán puesto un moño blanco como símbolo de unión entre los hombres y las naciones así como con la intención de revivir esos valores en la sociedad.

Asimismo, para el cierre del festival que seguirá del desfile se soltarán globos de cantoya de diferentes colores y finalmente uno color blanco con el mensaje “Somos paz, somos amor”, una verbena popular cuya finalidad es hacer ese último llamado a la gente a donar y participar de esta experiencia tan enriquecedora.

Refrendó que este no es un evento que tiene la intención de llevarse un crédito ni reconocimientos, sino la de repartir alegría y buena vibra entre la gente porque en verdad existe la convicción de que es algo que se contagia y que a la larga se refleja en sacar lo mejor de toda la gente, precisamente para promover la paz y la armonía por encima de los conflictos y las guerras.

El desfile, que dará inicio desde las 16:00 horas en la avenida Tamaulipas y calle 26, estará integrado por niños, jóvenes y familias de instituciones educativas y artísticas como de la Secundaria No. 22, San Fire, Evolution Dance Studios, grupos de teatro, esAcademia cuelas de artes marciales y la tabla rítmica de la Fora No. 4.

También participará Canacintra, los miembros del moto-club “Halcones del desierto”, Noa Antro y Coca-Cola, entre algunas otras agrupaciones de Mexicali, Baja California, y San Luis, Somerton y Yuma, Arizona.

Con carros alegóricos y diferentes números, agregó, todos desfilarán sobre la calle 26 hasta llegar a la Revolución, en donde virarán hacia la calle 34 para concluir en el Parque Yoreme, en donde se llevará a cabo el festival navideño.

En la celebración habrá música y presentaciones artísticas y se extenderá desde las 18:30 hasta las 22:00 horas para cerrar con el espectáculo del Grupo Candela y la canción que le da sentido, un año más, al fin que persigue Mil Sonrisas: “Color esperanza”.

Antes de despedirse, Joel Inzunza y los integrantes de la agrupación recordaron que los donativos pueden hacerse en los centros de acopio ubicados en avenida Nayarit y calle 10 (Casa Lider); instalaciones del Club Campestre por la Nayarit y calle 29; Evolution Dance Studios, por la avenida Nuevo León entre 25 y 26, y con el grupo de porristas Titanes, ubicados por la avenida Chihuahua y calle 32.

Otros sitios son la avenida Obregón y calle Once (panadería), Pizzas ´Meli´ por avenida Nuevo León 23 y 24; ´Ajos Banquetes´ por la avenida Chihuahua entre las calles 12 y 13, y en Conalep con Yutzil (Avenida Nayarit B y calle 31).

Hoy más que nunca, expresó, es preciso llevar ese mensaje  de paz y amor y sobre todo el llamado a abrir el corazón para dar a aquellos que no tienen y que esta Navidad tienen también una ilusión.

“Pedimos que abran los ojos ante esa enorme necesidad, nosotros queremos fomentar eso porque creemos que podemos cambiar el mundo y lograr que cientos de personas tengan una sonrisa, si ayudas vamos a hacer cosas grandes no sólo por San Luis, sino por el mundo, somos la generación del hoy y como tal hay que dar”, concluyó.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros