Semanario Contraseña

La clave de la información

El Infiltrado / Nuevo año, nuevas expectativas

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Tito Capotito

Se termina el 2015 y empezamos un nuevo año, lo que bajo las circunstancias en que nos encontremos cada uno de los que tenemos la dicha de seguir en el mundo terrenal es propicio para renovar objetivos esperando sea mejor el que viene al que se fue.

El solo hecho de conservar la vida es motivo de satisfacción, esperanza, optimismo, el renacimiento en unos y la ratificación de conducta apropiada. Necesario conservar la fe, las ilusiones y seguridad en lo que cada quien sabe es su capacidad, confianza en nosotros mismos, lo peor es perder el ánimo y caer en la desesperanza y la desconfianza.

Un año más en que los mexicanos seguimos teniendo prácticamente lo mismo en lo económico, la clase trabajadora no vio cambios en las retribuciones, una sociedad con mediana seguridad en varias regiones y presa del hampa en otras, quedando debiendo bastante el gobierno en todos los niveles en darle tranquilidad a la gente para salir de sus hogares.

Nos dijo el presidente Enrique Peña Nieto que ya no habría alzas a las gasolinas y ¿qué pasó?, no resultó cierto, no pudo ser por las razones que sean, externas o no. Los habitantes de zonas de clima extremoso como San Luis Río Colorado desean como siempre que deje de ser cara la

electricidad, no advierte la baja en las tarifas como lo ha pregonado la administración priista tras dos sexenios del Partido Acción Nacional en que ni siquiera hubo intención de reducir el costo del indispensable energético. Ningún gobernante ha podido o no ha querido disminuir el valor de la “luz” en el norte que en el Distrito Federal y otras entidades del centro y sur del país es menos cara.

Persiste una desigualdad que no debería ser y menos tratándose de desembolsar dinero que no es fácil obtener.

Los cantados beneficios augurados tras las reformas estructurales del marco legal no se percibenen el horizonte, tampoco pueden darse de un día para otro y supuestamente los tendremos a corto plazo, quizá no en este gobierno que tiene en los cambios constitucionales el mayor logro, sino en el que sigue a partir del 2018.

En fin, sin elementos suficientes para pensar que las cosas cambiarán para mejorar las condiciones del país y de la mayoría de las familias mexicanas, seamos optimistas en que a pesar de los factores negativos como el entorno internacional que desplomó el valor de los hidrocarburos, el futuro será menos peor a lo que hemos vivido en el pasado reciente.

Cuando menos el llegar a un nuevo ciclo de vida tras dejar atrás 365 días es motivo para estar alegres, hay que tener armas, valor y determinación para hacer frente a lo que nos depare el futuro inmediato.

Pasando a asuntos locales, la noche del martes hubo la convivencia de fin de año de militantes del Partido Revolucionario Institucional con el tradicional brindis para los buenos deseos, evento festivo encabezado por la presidenta del comité municipal la maestra Delia Murrieta López.

El festejo fue costeado por cada uno de los miembros que tuvieron disponibilidad para cooperar y hubo cena con bebidas suficientes para todos los asistentes, hasta sobró para llevar.

La asistencia fue la esperada y destacaron las damas que además tuvieron a su cargo la organización y elaboración del menudo, tamales con frijoles, destacando por su dinamismo la señora Jaqueline Sandoval de Reina. Además Marisela Rivas de González, Elia Pullen de Mendoza, Martha Hernández, entre otras damas.

Figuraron los regidores Judith Bustamante Viramontes, Enrique Carrasco Encinas y Alejandro Félix Parra.

Anotamos al ex dirigente del partido licenciado Juan Antonio López Alvarez e hijo del mismo nombre, al ex alcalde ingeniero José Jesús Bustamante Salcido quien fue uno de los que hicieron uso de la palabra, al también horticultor profesional de la agronomía Enrique Carrasco, el del mismo oficio Héctor “Teto” Islas, el profesor Enrique Haro, el sindicalista y ex secretario general de la Confederación de Trabajadores de México José Carlos Jaramillo Chávez y los miembros de la misma central Luis Alberto Jaramillo Juárez, Ignacio Martínez.

El agente fiscal Juan Antonio Gaeta Covarrubias, Martín Lozano, Guillermo Reina Celaya, José Luis Tovar Tovar y esposa. Además Miguel Cázarez, Gabriel Luna y Gabriela González Navarro de la Universidad del Estado de Sonora, su hermana Alejandra de los mismos apellidos ex secretaria general del tricolor y secretaria general académica del Colegio Nacional de Educación (Conalep), el licenciado Raúl González Valenzuela, el abogado y funcionario de servicios migratorios Alvaro Colosio y otro Alvaro, Gutiérrez Esquivel, presidente de la Cámara de Comercio.

El arquitecto Marco Flavio Chávez quien fue el responsable de la restauración de la sede del PRI,los licenciados Roberto y Marco Antonio Silva, Javier Parra y muchos más.

En el evento el ex líder cetemista Jaramillo Chávez nos informó del deceso de doña Aurora Gutiérrez Hernández, muy estimada y que en forma valiente enfrentó problemas de salud, mujer de una sola pieza que se caracterizó por su entrega con pasión y lealtad a las causas de la central, destacando por su labor de varios años como secretaria de acción femenil de la federación bajo los liderazgos del finado Leobardo Aguirre Corral y con el mismo José Carlos.

Doña Aurora por cierto se negó rotundamente y sin rodeos a seguir colaborando con el actual secretario general Marcelo Márquez, por considerar indigna la forma en que se derrocó a Jaramillo y se dio el arribo del representante sindical coca­colero a base de la manchicuepa tramada y ejecutada principalmente por el inmoral dirigente estatal Javier Villarreal y el zar del transporte compra-conciencias Aurelio Esquer, el verdadero mandamás de la CTM.

Fue una incansable activista en el PRI al que sirvió hasta el último momento de su vida. Descanse en paz la dama que dejó huella y es ejemplo de lucha inquebrantable en el movimiento obrero organizado. Fue cremada el día de Navidad. Descanse en paz.

Anda por estos rumbos el cajemense “Chacho” Romo, avecindado en Hermosillo frente al cerro de La Campana, lamentando ante este columnista el fallecimiento hace varios meses de su amigo y paisano Alcide Beltrones Rivera, ex delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en Baja California y San Luis Río Colorado.

Cuídese, estimado lector (a) y Feliz Año Nuevo 2016. DIOS lo bendiga.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros