Semanario Contraseña

La clave de la información

[Diálogo] Se acabaron los secretos

[vc_row parallax=”” parallax_image=”” hide_border_bottom=”” dark_section=”” no_bottom_padding=””][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

David Figueroa

En medio del escándalo internacional “Panamá Papers” y el desprestigio político iniciaron este fin de semana las campañas electorales para la renovación de 12 gubernaturas en nuestro país y la intermedia para renovar Congreso y Alcaldías en Baja California.

De nuevo ganar credibilidad y confianza ciudadana es el blanco de los mensajes de los candidatos de todos los partidos, que difiere con las noticias del día a día y el destape de nuevos actos de corrupción que peligrosamente cada vez sorprenden menos.

Este primer domingo de abril fuimos testigo del contraste entre la descomposición política que no es privativa de México, y la fuerte presión en materia de transparencia a nivel internacional.

La información es poder y el mundo cada vez guardará menos secretos en esta nueva era de redes sociales, de una corrupción transversal sin fronteras y el hartazgo de la sociedad en general, sea cual sea su país de residencia.

La irresponsabilidad y la falta de aprecio al estado de derecho cuando se llega al poder es la causa de descomposición política, de la pérdida de credibilidad y hartazgo en el ciudadano.

Como muestra basta un botón: el nivel de endeudamiento en que dejan las arcas públicas es increíble y lo peor, parece imparable. Es el foco rojo encendido en todos los estados y la mayoría de municipios en México.

Veracruz y Chihuahua dos de los estados que elegirán gobernador el próximo 5 de junio, son de los 6 estados más endeudados del país -junto con Nuevo León donde el año pasado el candidato independiente derrocó al sistema de partidos-.

Estos tres estados sólo son superados por la Ciudad de México al mes de febrero de este año en nivel de endeudamiento.

Javier Duarte en Veracruz dejará una deuda de 111 mil millones de pesos y el de Chihuahua la cifra alcanza poco más de 46 mil millones de pesos.

La falta de transparencia en las acciones y cómo se va a aplicar la deuda adquirida es el cuento de siempre, así como las aprobaciones apresuradas de nuevos créditos sin discusión o análisis previo.

Por eso toma relevancia el escándalo de la investigación ‘Panamá Papers’.

La cantidad de políticos y empresarios ligados a éstos en la investigación representa un antes y un después para quienes llegarán al gobierno.

12 presidentes y ex primer ministros; la hermana del antiguo Rey de España Juan Carlos Borbón; el director de cine Pedro Almodóvar; primos, contratistas o asistentes de mandatarios, entre ellos equipo cercano a Vladimir Putin; o dirigentes de la FIFA son algunos de los involucrados en empresas que enviaron dinero a 21 paraísos fiscales.

En el caso de México destaca la empresa relacionada con el escándalo de la casa blanca de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto en 2014, que a raíz de este suceso trasladó su capital a una de estas empresas offshore en Panamá.

En síntesis: este fin de semana nos dejó claro que estamos ante la nueva era de la información, y al mismo tiempo de una fuerte presión en contra de la opacidad y la corrupción…

Que los tiempos de los secretos de políticos y poderosos terminó, y que tarde o temprano todo sale a la luz pública.

Al margen de las consecuencias en América Latina y en nuestro país de esta reveladora investigación llevada por más de 370 periodistas de todo el mundo, es importante llevarlo al terreno de lo local en estos estados que tendrán elecciones.

Hoy más que nunca toma relevancia el dicho de que no importa cómo inicia un gobernante su gestión, sino cómo lo deja.

Quien quiera gobernar un país, un estado o municipio debe pensar muy bien los motivos y el indispensable respeto al Estado de Derecho, así como las consecuencias de no hacerlo.

Los tiempos de hoy no son los de ayer, por mucho que algunos quisieran regresar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros