Semanario Contraseña

La clave de la información

México sería sancionado por EU si el Gobierno federal abandona a la vaquita marina, advierte ONG

CIUDAD DE MEXICO, 25 de mayo (SinEmbargo).- Existe la posibilidad de que las autoridades de Estados Unidos sancionen de manera comercial al Gobierno mexicano si la vaquita marina llega a extinguirse, alertó Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, en entrevista para SinEmbargo.

De acuerdo con Olivera, las sanciones podrían ser la suspensión de las importaciones comerciales de los productos pesqueros que se encuentran en la región, por ejemplo, de camarones, pescados y mariscos que se exportan hacia Estados Unidos; así como el cierre de puertos aledaños a las embarcaciones pesquera mexicanas, aunque aclaró que la ley no es tan específica en ese sentido y se maneja con mucha discrecionalidad en cuanto a la magnitud de las sanciones comerciales que se pudieran implementar y en cuánto tiempo.

El Centro para la Diversidad Biológica presentó ante la convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), una solicitud para que el hábitat de la vaquita marina –ubicado dentro de un área natural protegida– se declare en peligro. “Esto puede suceder bajo el supuesto de que existe una especie en inminente peligro de extinción”, dijo.

“La Unesco puede determinar que se encuentra en peligro y significaría una alerta internacional y abriría la posibilidad para que México pueda obtener fondos internacionales”, expuso.

Además, podrían lanzar llamados al Gobierno mexicano, desde organismos internacionales, por ejemplo, desde el Grupo de Expertos de Mamíferos Marinos, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, entre otros, dijo.

La pesca ilegal de la totoaba, la cual se ha incrementado en los últimos meses, es la principal causante de que hoy los ejemplares de vaquita marina estén al borde de la extinción, reiteró.

“No ha habido una suficiente protección hacia la vaquita marina por parte del Gobierno mexicano porque tenemos una pesca ilegal de totoaba que se ha incrementado desde el año pasado y es por eso que el número poblacional de vaquitas ha disminuido. La vigilancia que hay en el alto golfo no ha sido del todo eficiente y ha prevalecido el tráfico ilegal de totoaba”.

El mercado de totoaba va directo a Hong Kong, la región que más especies en peligro de extinción concentra a nivel mundial, dijo Olivera y agregó que gran parte del tráfico sale de México, pasa por Estados Unidos y es embarcado hasta ese lugar.

El experto indicó que algunas organizaciones de la sociedad civil han solicitado al Gobierno chino detener el tráfico para cerrar el mercado, ya que –acusó– mientras exista una demanda en China, habrá mucho interés en México de seguir mandando este producto ilegal.

“Tanto Estados Unidos como China tienen también una corresponsabilidad en cuanto al tráfico de totoaba y por supuesto de la extinción de la vaquita marina. […] El mayor riesgo de las vaquitas son las redes para la totoaba”, denunció.

COMPENSACIONES PARA PESCADORES SON “INJUSTAS”, ACUSAN

“La prohibición de redes de enmalle debe ser permanente (y no sólo por dos años) en toda el área de distribución de la vaquita y el programa actual de compensación debe ser reformulado para retribuir a los pescadores que se hayan cambiado al arte de pesca alternativa, en lugar de compensarlos por no pescar”, han acusado diversas ONGs reiteradamente.

Sin embargo, los pescadores sí están recibiendo compensaciones económicas, que de acuerdo con Olivera, son “bastante desiguales e injustas”, por lo que el Centro para la Diversidad Biológica solicitó a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), información sobre el padrón de beneficiarios.

De acuerdo con el documento al que tuvo acceso este medio, son dos mil 699 beneficiarios y quienes reciben menos dinero cada mes obtienen cuatro, seis, siete y ocho mil pesos, mientras dos personas reciben más de un millón de pesos.

“La compensación ha sido bastante desigual e injusta porque hay personas que perciben entre 4 mil y 8 mil pesos mensuales, mientras otras llegan a obtener cerca de medio millón e incluso hay quien percibe hasta un millón cada mes. Esto es bastante injusto y eso es porque no hay criterios para recibir dinero, esa compensación depende del número de permisos de pesca que cada quien tenga”, acusó.

“Estamos hablando de un padrón de 2 mil 700 individuos, y solo 30 de ellos concentran el 43 por ciento de los recursos. Es bastante injusto y desigual, es un mecanismo que no tiene ninguna transparencia, una vez que se distribuye entre los cooperativistas”, agregó.

Olivera señaló que han pedido que se les otorgue una compensación a los pescadores que realmente estén interesados en trabajar con artes de pesca alternativos y que no dañen a la vaquita marina. “Debe haber un incentivo en ese sentido”, dijo.

El experto reiteró que los Gobiernos deben implementar  medidas urgentes para evitar la desaparición de la especie, ya que “disminuyó respecto al último conteo y esto representa un 92 por ciento en el declive de la población en cuanto a los niveles que teníamos en 1997”.

Según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (Cirva), actualmente existen 60 ejemplares de esta marsopa –emparentado con la familia de las ballenas–, que sólo habita en una pequeña zona del Golfo de California.

Ante ello, Olivera señaló que “independientemente de saber el número exacto de vaquitas, no debería ser utilizado como pretexto para no protegerlas o para no implementar medidas para controlar la pesca ilegal de totoabas. El llamado de urgencia ha venido desde hace muchos años y meses pasados”, subrayó.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros