Semanario Contraseña

La clave de la información

[El Eslabón Perdido] La contienda es entre dos

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Humberto Melgoza Vega

Con la emisión de la convocatoria para la renovación del Comité Directivo Estatal del PAN ahora sí se prende la luz verde para que los aspirantes a relevar al sanluisino Leonardo Guillén  echen toda la carne al asador.

Finalmente se fijó el domingo 28 de junio como fecha para la realización de la elección, proceso en el que votarán por primera vez en la historia de ese partido todos los militantes activos, ya que tradicionalmente solo lo hacían los miembros del Consejo Político Estatal.

Ayer, en rueda de prensa realizada en la capital de Sonora, el presidente de la Comisión Estatal Organizadora, Florencio Díaz Armenta, dio a conocer algunos detalles de la convocatoria, como la fecha para la recolección de firmas de los aspirantes, el registro que será del 12 al 14 de julio y la campaña propiamente, que será del 29 de julio al 27 de agosto, justo un día antes de la elección.

Ahora sí, con este anuncio se despeja la duda de si el ex alcalde de San Luis Río Colorado deseaba perpetuarse en el cargo, aunque ganas seguramente no le faltaron.

El también sanluisino Chito Díaz Armenta, designado por los consejeros para la conducción del proceso, en el cual garantiza imparcialidad, deberá vigilar que los candidatos se manejen con respeto, sin la utilización de campañas negras, en aras de preservar la unidad del partido azul y blanco, tan debilitada en fechas recientes.

En los días siguientes se irá viendo con mayor claridad quiénes serán los candidatos que van realmente en serio en esta contienda, y quiénes nomás andan fintando, tratando de negociar posiciones y hasta impunidad.

De todos los aspirantes el que tiene mayor tiempo haciendo labores de proselitismo, visitando a todos los panistas de Sonora, es el ex alcalde Agua Prieta, David Figueroa Ortega, panista de convicciones quien fue blanco de los ataques de los padrecistas cuando peleó por la candidatura a la gubernatura, donde terminó sumándose a los esfuerzos de Javier Gándara Magaña que evidentemente no fueron suficientes.

El ex cónsul de México en Los Angeles, donde estuvo “exiliado” por varios años protegido por su amigo Felipe Calderón luego de que sufrió un segundo atentado en su contra, es un panista tradicional, que hace click con la militancia, aunque no corre la misma suerte con los liderazgos y cabezas de grupo. Su imagen de rebelde, acompañada de un discurso atractivo y su buena relación con los medios de comunicación, podrían ser sus principales armas para llegarle a los panistas de a pie, que son quienes votarán, se supone que libremente, por su nuevo líder.

En Sonora David es el personaje más cercano a los afectos de Margarita Zavala, cuyas simpatías para convertirse en candidata presidencial crecen día con día, dentro y fuera del panismo, aun por encima de las aspiraciones de Ricardo Anaya, y como coordinador estatal de esos esfuerzos se puede proyectar muy fuerte entre el “viejerío”, ahora ten empoderado con la famosa paridad de género.

A diferencia de Ernesto Munro, en teoría el candidato más fuerte para ganar la dirigencia del PAN, Figueroa no ha dejado claro si pretende utilizar el partido como trampolín para de ahí proyectarse a la candidatura como senador en las elecciones de 2018. Y de ahí a la gubernatura.

El nativo de Puerto Peñasco ha dicho que no tiene pensado brincar a una candidatura por lo que se “conformaría” con los 70 mil pesos en promedio que gana el presidente del Comité Estatal y si es posible allanarle el camino a su hijo Kiko Munro hacia la diputación local y apoyar a su aliada la diputada Lina Acosta, quien pretende la alcaldía de San Luis Río Colorado.

Fuera de Neto Munro y de David Figueroa, el resto de los “aspirantes” tenderán a irse desinflando, como Enrique Torres y Pancho García Gámez, quienes terminarán declinando a favor del “Zaino” de Agua Prieta; así como Alejandro López Caballero, el ex alcalde de Hermosillo que se ha mencionado en los corrillos políticos haría mancuerna con el alcalde sanluisino Enrique Reina por la Senaduría, el problema es que no lo quiere Damián Zepeda, el influyente secretario general del Comité Ejecutivo Nacional.

De la diputada Célida López ya no se supo si su intención de competir por la dirigencia estatal se mantiene firme, todo parece indicar que no es el momento y deberá enfocar sus baterías a entregar buenas cuentas y a tejer alianzas con todos los grupos, construyendo su candidatura a la diputación federal, para lo cual necesita reforzar su presencia en San Luis Río Colorado, o en su defecto ir tras la alcaldía de su natal Puerto Peñasco, aunque no traiga buen ambiente con los Munro.

Hoy como nunca la presidencia del Comité Estatal se vuelve tan codiciada como estratégica para el panismo porque desde ahí se definirán en buena medida las posiciones para las siguientes pizcas electorales, las que tendrán como ingrediente adicional la posibilidad de reelegirse en el puesto.

Así como en la elección por la dirigencia panista el tiro cantado será entre Neto Munro y David Figueroa, ¿cómo verían el agarre entre los jóvenes Everardo López (PAN) y Titilo Leyva (PRI) por la alcaldía de SLRC?

Ai luego lo platicamos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros