Semanario Contraseña

La clave de la información

¡Jesus , was a Jesuit¡

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Por Germán Orozco Mora

Muchas personas preguntan por qué el nuevo Papa Francisco es un

“jesuita”. Quienes están familiarizados con los “jesuitas” saben que

su fundador San Ignacio de Loyola y san Francisco Xavier y otros

compañeros , iniciaron hace más de 450 años un grupo religioso al que

llamaron “La Compañía de Jesús” , que con el tiempo fueron reconocidos

como los jesuitas.

En Argentina, están cumpliendo 400 años de presencia. Estos

religiosos llamados también “ropa negra” por el color de su sotana.

Son sumamente versátiles.

En Tucson, Arizona, ellos dirigen el Observatorio Astronómico del

Vaticano (subsede), y el ubicado en la Santa Sede. Viviendo en

comunidad, en la cocina de la Kino House de Tucson, un letrerillo de

cartón decía simpáticamente: Jesús, fue un jesuita (Jesus ,was a

jesuit).

Si usted no la ha disfrutado, consígase una película llamada “La

Misión”  me parece con Robert De Niro, y  música de Ennio Morriconi,

con paisajes de las cascadas de Iguasú en Paraguay, Sudamérica.

Se estrenó allá por 1987. En ella magistralmente se narra el drama de la

cruz y la espada. Los intereses terrenales de la Iglesia de la época

y la misión evangelizadora de los jesuitas, expulsados de todos los

reinos de España y que dio al traste con la llamada Evangelización

Fundante.

Jesuitas como José Rafael Campoy (Alamos, Son.), Diego José Abad,

Benito Díaz de Gamarra (Zamora, Mich.), cientos procedentes de

misiones en muchos lugares del mundo; encadenados, harapientos,

enfermos. Todos fueron expulsados hacia 1767 y sus tumbas se

encuentran en lugares como Venecia, Italia. Las envidias, las

revanchas imperiales, truncaron así la obra educativa y

evangelizadora de los religiosos de la Compañía de Jesús.

Estos sacerdotes y misioneros, conforme al reglamento ignaciano, si

es necesario deben “estudiar” a fin de servir mejor a donde serán

destinados. Como fue el caso del trentino, italiano: Martino Martinni , jesuita experto en matemáticas y geografía que dominaba estas áreas

a fin de compartir las ciencias con los hijos de los emperadores

japoneses o chinos , y  una vez en confianza: hacerles presentes el

mensaje redentor de Cristo.

Por muchos años, Enrique Maza, jesuita mexicano fue jefe de

información de la Revista Proceso, como Francisco Ramírez Meza,

fundó los programas de Radio Vaticano para Hispanoamérica y, del

Vaticano, vino a México para fundar en 1973 la Comisión Episcopal de

Comunicaciones Sociales y promover lo que hoy es la Pastoral de Medios

en México, antes la nota religiosa en los medios consistía en

publicar los bautizos en las páginas de sociales. Más de cinco

mil comunicadores han cubierto el Cónclave y el inicio del

Pontificado del primer Papa jesuita y de América.

En alguna ocasión con motivo del alzamiento indígena en el Sureste

mexicano de Chiapas en 1994, los orejas de “Gobernación” andaban

sobre los jesuitas de la Ibero de Tijuana , toda vez que éstos

apoyaban a los mixtecos de San Quintín , Baja California , explotados

y viviendo en condiciones infrahumanas ante el inmoral enriquecimiento

de los empresarios verduleros de la región: cebolleros,

tomateros, paperos, etc., para informar sobre el levantamiento en

Chiapas. Francisco Ornelas en la Ibero Tijuana habló sobre el papel

de los jesuitas al respecto. Ornelas que había estado en la misión de

Bachajón, Chiapas, por más de 15 años, colaborando con el Sr. Obispo

Samuel Ruíz. Fue cuestionado aquella vez . ¿Oiga , es cierto que el

comandante Marcos “es jesuita”? “Ah caray” , dijo Paco Ornelas , “que

yo sepa no. ¡Y si supiera no se los diría!”, dijo convincentemente.

La Iglesia Católica está conformada en su mayoría por los llamados

“fieles” o “laicos” , creyentes que colaboran o son atendidos por el

Clero religioso y el Clero secular (diocesanos). Cientos de

congregaciones religiosas colaboran y sirven en el mundo a través de

la Iglesia Católica. Salesianos de San Juan Bosco; Franciscanos,

Dominicos, Misioneros del Espíritu Santo, Benedictinos, Teresianos,

Carmelitas, del Sagrado Corazón, de la Natividad de María, de María

Inmaculada , del Opus Dei , de los Legionarios de Cristo; misioneros

de Guadalupe , etcétera.

Entre los religiosos, los jesuitas son muy versátiles. Desde

astrónomos, periodistas, mártires, santos, educadores,

inmunólogos y cuanto se pueda imaginar. Como todos los religiosos,

los jesuitas son muy queridos por ejemplo en México. En Guadalajara,

el Seminario tuvo la dicha de contar entre otros a Xavier Gómez

Robledo, Luis Medina Ascencio. Un jesuita mexicano, por ejemplo,

fue rector de la Universidad de Sofía, en Tokio, Japón.

Cuando le preguntaron a don Plutarco Elías Calles, ex presidente

mexicano , que si ¿por qué había mandado fusilar injusta e ilegalmente

al jesuita zacatecano, beato mártir Miguel Agustín Pro Juárez?

Descarado , Calles expresó que porque “quería pegarle a la Iglesia

Católica” donde más le doliera , es decir pasando por las armas a un

“jesuita” tan querido como el padre Pro. Que por cierto, las 50

despensas que repartía a los pobres en plena persecución callista

en el templo de la “Sagrada Familia” de la colonia Roma , donde servía

el P. Pro, aún se siguen repartiendo esas despensas. Incluso, el Lic.

Armando Chávez Camacho, que logró recuperar los papeles sobre “El

Juicio jurídico contra el P. Pro” que sirvió para demostrar el odio de

Calles contra la Iglesia Católica, y promover la beatificación por

“martirio”, afirma que “el primer milagro del  padre Pro, fue

la conversión de Calles en San Diego, Ca. USA”.

Aunque la especialidad, creo yo, de los padres jesuitas no son las

“ciencias” o tantas actividades que realizan “a la mayor gloria de

Dios”. Su fuerza como enseña san Ignacio en su experiencia de los

ejercicios espirituales, es precisamente eso: la Espiritualidad

Ignaciana. En muchos lugares del mundo, los religiosos, y en

especial la Compañía de Jesús, dedican grandes esfuerzos a la vida

espiritual de las personas a través de los llamados ejercicios. En

Puente Grande, Jalisco; en Casa Iñigo de Torreón y ahora en casa

Manresa de Tijuana. Uno puede acercarse a la espiritualidad ignaciana.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros