Semanario Contraseña

La clave de la información

El Infiltrado – Sin obra pública

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Tito Capotito

Las trece obras hechas en lo que va del trienio en San Luis Río Colorado, poco menos de un año, publicitadas por el gobierno del alcalde Enrique Reina Lizárraga como logros de su administración son resultado de la insuficiencia de recursos económicos de los otros poderes de gobierno que deben invertir en los municipios.

Este Ayuntamiento está de alguna manera atado a la deuda que dejó el ex presidente Leonardo Guillén Medina, más los recortes presupuestarios representan imposibilidad para invertir más en infraestructura, de tal forma que está “pobre” en este aspecto el gobierno de “Kike”.

Lo más viable para obtener recursos frescos son los ingresos al Fideicomiso del puente Río Colorado, como ya se hizo con la entrega por parte del gobierno estatal al local de alrededor de 39 millones de pesos, lo que significó un “respiro”.

Es prácticamente imposible recurrir a créditos para hacer obra pública, y mientras persista el desplome del precio del petróleo no tendrá los suficientes recursos el gobierno federal para implementar programas en las comunidades, de tal forma que no hay en esta frontera – y esperemos que de momento- ninguna inversión de magnitud  de ninguno de los tres niveles de gobierno.

La realización de programas de gobierno son prácticamente una necesidad para mantener a flote la economía regional, es generadora de mano de obra y de compra de insumos, y es lo que no hay de parte del gobierno federal.

El periférico por ejemplo es un proyecto suspendido que de no ser por la baja del hidrocarburo podría estar en ejecución o en vías de iniciarse.

En este aspecto resulta nocivo y lamentable que San Luis Río Colorado mantenga condiciones adversas para la llegada de la inversión de grandes empresas extranjeras y nacionales, como es la falta de gas natural, plan truncado del gobierno estatal pasado que no se sabe con precisión qué pasó, si no sirvió el tubo instalado por la avenida Obregón o qué fue lo que falló.

Hasta donde se sabía o estábamos enterados el ex gobernador Guillermo Padres Elías no entregó la parte que le tocaba al estado en la inversión conjunta con el sector privado, pero se manejaba también fallas técnicas en dicha conducción tan costosa que traería el carburante de la frontera con Baja California.

Pero esto no es lo único que no hace atractiva la inversión en materia industrial, y las maquiladoras que se fueron no han sido reemplazadas por otras, han llegado a “cuenta-gotas” y el crecimiento en esta materia es casi nulo.

Y es que la verdad es que sigue habiendo una gran deficiencia en materia de promoción de esta frontera que debería ser una de las más atractivas en la frontera norte del país, principalmente por la ubicación geográfica.

Tampoco ha habido un plan permanente y atractivo en materia de tratamiento fiscal y de contribuciones al gobierno, para atraer a los grandes empresarios.

Esto hace que el panorama en materia industrial y de crecimiento económico no sea promisorio ni se puede esperar a mediano plazo cambie la situación adversa.

A San Luis siguen sin ayudarle los gobiernos federal y estatal, salvo los programas institucionales que ha podido mantener la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Y el gobierno estatal no ha podido normalizar el funcionamiento y programas de la Secretaría de Desarrollo Social, lo que indica claramente las condiciones que se están presentando.

En otros temas, acaba de renovarse la directiva de la Federación Estatal de Sindicatos de los Municipios en que al declinar el propuesto para ocupar la dirigencia, “el líder de los pobres” de San Luis, Héctor Manuel Buchanan Domínguez, fue reelecto como secretario general el navojoense Ramón René García Vallejo.

Buchanan ya ocupó ese cargo estatal en el período 1999-2002 en tiempos en que dirigía al sector popular local y al mismo tiempo era regidor, y no consideró viable a estas alturas de su vida repetir en esa posición, declinando.

Buchanan, quien se las sabe de todas todas en esta materia y en la política, va para récord estatal y posiblemente nacional, ser dirigente de un sindicato de trabajadores de gobierno con más tiempo. A la fecha lleva más de cuarenta años, cuarenta y dos para ser precisos,  y al paso que va podría alcanzar la década quinta, la friolera de cincuenta años como secretario general. No podrán de dejar de reconocerle su habilidad para manejarse, ni propios ni extraños.

No quiso participar el líder sindical por la dirigencia estatal cuando mantiene una excelente relación amistosa con la gobernadora Claudia Pavlovich.

A cambio logró que cuatro trabajadores sanluisinos quedaran en el comité ejecutivo estatal de dicha federación, Adolfo Villa Ordorica como secretario del interior, Julio Pantoja Mireles, secretario de organización, Félix Omar Ochoa Espinoza, subsecretario de organización y Alejandro Medina Espinoza, subsecretario de Deportes.

En el ejido “La Grulla” están en etapa de elección del nuevo comisariado, cuya asamblea se va a llevar a cabo el próximo 7 de agosto.

Son dos integrantes del núcleo campesino los que buscan la presidencia, la maestra Elvira Cid Lucero quien compite por quinta vez -no ha podido ganar- y espera que se cumpla el adagio de “no hay quinto malo”, y el ingeniero Sabino Antonio Gobea Flores, el que va por su tercer período como dirigente del comisariado.

La señora Cid Lucero es madre de la diputada local Lina Acosta Cid y del ex regidor Víctor Acosta Cid, también abogado de profesión, ambos que han hecho buena carrera política en el Partido Acción Nacional.

Son parte de una familia de arraigo que formó uno de los grandes pioneros que tuvo San Luis Río Colorado, don Ramón Cid Díaz, de extracción priísta, por cierto como lo han sido los hermanos de doña Elvira, Ramón “Monchi” Cid Lucero y el notario público y ex director estatal penitenciario Tomás de los mismos apellidos.

La descendencia como los hijos de los hermanos mencionados ha seguido figurando en política con la herencia que les dejó don Ramón,  tanto en el PRI unos como en el PAN otros, lo que se vale y los méritos se reconocen estén en uno como en el otro instituto político.

La actual diputada local Lina Acosta estaría a un paso de ser candidata a la presidencia municipal si por la equidad de género toca sea mujer, de lo contrario el candidato para el 2018 por el PAN sería el diputado federal Everardo López Córdova.

Por el lado del PRI con “caballada flaca” se disputarían la candidatura casi equivalente a sacarse la rifa del tigre, si es mujer Judith Bustamante Viramontes, aunque hay quienes dicen que legalmente no puede ser abanderada a la alcaldía por ser regidora, y de decidirse por un hombre el sub secretario de  gobierno Héctor Virgilio “Titilo” Leyva Ramírez y el agente fiscal Juan Antonio Gaeta Covarrubias. Y párele de contar.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros