Semanario Contraseña

La clave de la información

El Eslabón Perdido – Inseguridad y redes sociales

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Humberto Melgoza Vega

Uno de los aspectos más sensibles de una sociedad es el de la seguridad pública. Podrán estar desempleados y tener apenas para comer, pero que no los afecten en su patrimonio o pongan en riesgo la integridad física de nuestros seres queridos porque entonces sí todos pegamos de gritos.

El de la inseguridad es un clamor en la ciudad de Hermosillo, en donde la gente ha salido a protestar a las calles, en San Luis Río Colorado los robos son el pan nuestro de cada día, como en Tijuana ha vuelto la costumbre de los asesinatos y ajustes de cuentas.

Los robos y asaltos, los crímenes, las riñas y los abusos suceden y se reproducen en una sociedad disfuncional, en donde se conjugan la pérdida de valores, la necesidad y las drogas.

También, el descuido de nosotros como ciudadanos, el exceso de confianza, la inacción de las autoridades policiacas, la falta de cobertura, la violencia y las ganas del dinero fácil.

Independientemente de los semáforos delictivos, que es una estadística fría, que no siempre corresponde con la realidad porque siempre hay una cifra negra, de gente que le roban en su domicilio y ya ni denuncian, para no perder el tiempo, la percepción social, alimentada en gran medida por las redes sociales, refleja una inseguridad desbordada.

En el caso de San Luis Río Colorado pareciera una campaña en contra, pero no lo es.

Fuego amigo, quizás, y más ahorita que andan involucrados en la disputa por la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional.

En la misma semana, se cometieron dos robos, ambos en perjuicio de panistas, quienes llevaron su inconformidad al Facebook, en donde brotó espontáneo un sentimiento de solidaridad y apoyo para difundir la información, pero también de repudio hacia las autoridades.

En el caso de Gerardo Meza, hermano mayor de Santiago Meza, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, los ladrones por segunda vez se habían metido a su domicilio, rompieron el candado y se llevaron su cartera donde traía la visa láser.

Fue tanta la difusión y el impacto que tuvo esa información que en un par de días una “pepenadora” se encontró la cartera tirada en el basurero y recordó que había visto en el Facebook la noticia, de inmediato se comunicó y la devolvió a su dueño.

 Caso similar el de Aarón Flores, secretario general del PAN Municipal, a quien le sustrajeron de su negocio ubicado sobre la calle 7, cerca del Bosque de la Ciudad, una mochila donde traía los pasaportes.

La queja del ex funcionario, en la que condenaba la inseguridad pública, se convirtió en una campaña en redes sociales, publicación compartida más de 700 veces, un “trending topic” que se esparció como si fuera en virus en los teléfonos celulares.

Afortunadamente, Aarón también pudo recuperar sus documentos.

El presidente de la Canacintra, Mario Guevara, se subió al tema de la inseguridad pública en San Luis, al igual que la ex diputada Leslie Pantoja, ambos propietarios de sus propios negocios, quienes no son ajenos al tema, porque de los malandrines nadie se salva. Luego se reportaría el intento de robo en la Botica Kent, propiedad del también militante y empresario panista, Ramón Serrano.

En ese inter, se reportó el extraño robo de un empleado del casino ubicado por la calle Segunda, y una semana después el inusual robo en una casa de cambio ubicada por la calzada Constitución.

Ambos casos, que fueron portada en los diarios de la localidad, están siendo investigados por la autoridad correspondiente, en los dos hay fuertes sospechas de que pudo tratarse de un auto-robo.

El empleado del casino aseguró que le atravesaron un vehículo y que pistola en mano lo despojaron del dinero que llevaba consigo, aunque en las grabaciones obtenidas de las cámaras de seguridad no se observa  eso por ningún lado.

En lo que respecta a la casa de cambio, la pareja de ladrones amenazaron a la cajera con unas bolitas de humo, de esas inofensivas que usan los niños en Navidad,  y una pistola de juguete. La mujer se asustó, quizás creyó que se trataba de un explosivo, y para ponerse a salvo abrió la puerta, permitiendo la entrada de los ladrones, quienes se llevaron una fuerte cantidad en efectivo que no estaba bajo resguardo.

En fin, todo es cuestión de percepciones.

Si sale de vacaciones no olvide encargarle a sus vecinos la casa, si es que se lleva bien con ellos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

× Platique con nosotros