Semanario Contraseña

La clave de la información

The Guardian no se retracta de reportaje sobre condo en Miami usado por Angélica Rivera

Redacción / Zeta – Carlos Álvarez
//

Katie Thompson, vicepresidenta de comunicaciones del diario británico The Guardian, aseguró que el medio no ofrecerá, ni ha ofrecido nunca disculpas por los reportajes que ha realizado en México.

Ayer, el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández, señaló que el diario ya “tuvo que ofrecer disculpas” por información difundida en ese medio.

A través de un comunicado, el funcionario federal descalificó el reportaje publicado en el medio extranjero sobre un departamento de lujo que habría usado Angélica Rivera Hurtado, en Miami, Florida, el cual supuestamente le prestaba un “potencial contratista” a la primera dama.

“The Guardian tiene una profunda responsabilidad al reportear en México. Nos mantenemos al tanto de esta historia y jamás hemos pedido disculpas por ninguno de nuestros reportajes previos en México”, dijo Thompson, entrevista por el reportero Jenaro Villamil, del semanario Proceso.

Sánchez había afirmado que “The Guardian faltó a la verdad” en la investigación titulada ‘El hogar de la primera dama de México en Florida, es propiedad de un contratista potencial del Gobierno’.

“The Guardian ha publicado información sobre temas relacionados con nuestro país que ha sido desmentida. En algún caso, tuvo que ofrecer disculpas a sus lectores porque no pudo sostener la veracidad de lo publicado”, aseguró Sánchez.

Sánchez no precisó a qué caso se refería y de qué disculpas hablaba. Sin embargo, durante la campaña presidencial del 2012, The Guardian divulgó un reportaje sobre la relación entre la empresa Televisa y el actual mandatario nacional, Enrique Peña Nieto.

La periodista Jo Tuckman publicó en el medio británico documentos y testimonios sobre el vínculo entre la televisora y el ex gobernador del Estado de México, lo cual provocó airados reclamos de Televisa y de los miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

No obstante, The Guardian nunca se retractó ni pidió disculpas o desmintió la información, sino que publicó un comunicado de precisión sobre el texto, firmado en conjunto con la televisora.

The Guardian publicó este martes un reportaje en donde señala que la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, la primera dama mexicana, Angélica Rivera Hurtado, utiliza un departamento de lujo, valuado en 2.05 millones de dólares, en Key Biscayne, al sur de Miami, en Florida, Estados Unidos, comprada por la empresa Grupo Pierdant, que se espera compita por contratos lucrativos del Gobierno de México, entre ellos, la administración de puertos.

El rotativo inglés asegura en su investigación Rivera ocupa la propiedad desde 2009, mucho antes de que contrajera matrimonio con el actual Presidente de México.

Sin embargo, el medio extranjero no aclaró si la primera dama mexicana tiene vínculos con la constructora desde antes de tener una relación con el que sería Presidente de México, y si Grupo Pierdat tuvo o no contratos con el gobierno del Estado de México en los tiempos en los que Peña Nieto fue Gobernador.

Lo que sí detalla el medio inglés es que la compañía pagó el predial de un departamento adicional en Key Biscayne, comprado por medio de una subsidiaria establecida por Rivera.

El periódico inglés señala que tales acuerdos rememoran aspectos de la compra de la “casa blanca”, la mansión ubicada en la ciudad de México y valuada en 7 millones de dólares, en cuya negociación se vieron involucrados Rivera y un contratista del gobierno, por lo que los señalamientos por conflicto de interés fueron inevitables.

Dicho conflicto, revelado en 2014 por la periodista Carmen Aristegui Flores y su equipo de investigación dañó la popularidad de Peña Nieto y su imagen reformista, así reviviendo preocupaciones constantes acerca de la corrupción que ha afligido a México durante la administración del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

De acuerdo con la investigación de The Guardian sobre las propiedades de Florida, existe una relación poco ortodoxa entre la Primera Dama y el Grupo Pierdant, pues la propiedad en cuestión se halla en la Ocean Tower One, en una comunidad apartada con una piscina, canchas de tennis y un concierge o mayordomo de guante blanco ubicada en Key Biscayne, un opulento enclave en Miami-Dade County.

Rivera, quien fuera estrella de telenovelas, compró la unidad 304 de tres habitaciones en 2005. Ella reveló su existencia al público en noviembre de 2014 durante la publicación del controvertido caso de la “casa blanca”, misma que puso sus finanzas bajo el escrutinio público.

La primera dama dijo que vivió un año en el departamento de Florida con sus hijas. Su valor actual asciende a cerca de 3.5 millones de dólares, según refiere el grupo inmobiliario Zillow. Sin embargo, ella no mencionó al Grupo Piendant ni al fundador de la compañía, Ricardo Pierdant, quien tiene amplios intereses comerciales en México y Estados Unidos.

Asimismo, The Guardian mencionó que en 2009 Pierdant compró la unidad 404 en Ocean Tower One a través de una empresa, Biscayne Océano Holdings, aparentemente establecida para tal fin. Desde entonces, dijo, parece haber dejado que la Primera Dama utilizara la propiedad como una adición a su otro apartamento, en efecto, lo que les permite ser manejados como una sola unidad.

El periódico inglés dice que la señora Rivera ocupa la propiedad desde 2009, mucho antes de que contrajera matrimonio con el actual Presidente de México, con quien se casó en noviembre de 2010.

También dijo que Grupo Pierdant busca contratos para desarrollar puertos marítimos, aunque no dice cuáles. La historia de The Guardian se concentra en un supuesto conflicto de interés, pero también en la investigación de la “casa blanca”, realizada por el equipo de Carmen Aristegui.

En julio pasado, un año y nueve meses después de que la investigación periodística del sitio Aristegui Noticias develará la existencia de la “casa blanca”, propiedad de la esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, construida por uno de los principales contratistas del Estado, el mandatario nacional pidió “perdón”.

Peña Nieto reconoció haber cometido un error que daño la imagen de su familia y su investidura. La propiedad de su cónyuge Angélica Rivera Hurtado valorada en 86 millones de pesos desató una ola de críticas por haber sido construida por Grupo Higa, contratista de grandes obras de infraestructura desde que el mandatario era Gobernador del Estado de México.

El anuncio del Presidente se hizo durante la promulgación de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), ante un foro lleno en el cual Peña Nieto apeló a la autocrítica para recuperar la confianza ciudadana antes de reconocer que había cometido un error al adquirir esa propiedad.

Si bien Peña no reconoció haberse conducido fuera de la ley, sí expuso que su imagen se vio afectada.

PIERDANT NO TIENE CONTRATOS, PERO SU HERMANA SÍ

Ayer, José Luis Montenegro, el periodista que realizó la nota para el diario británico, ofreció algunas precisiones a través de su cuenta de la red social Twitter, donde recordó que la hermana de Ricardo Pierdant, de nombre Aurora, recibió un contrato de 1,160,000.00 pesos, ya en la administración de Peña Nieto, para ofrecer un “servicio de capacitación de derecho petrolero mexicano”.

La mujer se desempeñó como funcionaria pública en la Gerencia de Contratos de Pemex Exploración y Producción (PEP) pero fue despedida de su cargo en 2011 por negligencia, luego de que la Secretaría de la Función Pública sancionara a Sergio Guaso Montoya, subdirector de Nuevos Modelos de Ejecución de esa unidad, y a sus subalternos.

Guaso y Pierdant intentaron darle la operación del sistema 4, que transporta todo el crudo que se produce en la Sonda de Campeche solamente a Energy Minatenance Services, siendo el convenio 420407836 el más costoso en el rubro de servicios al ascender a cuatro mil 312 millones 553 mil pesos por un plazo de diez años.

Al operar como directora general de Wise Business Development, empresa constructora creada en 2012, Aurora cabildeó la Reforma Energética con el fin de que tuviera mayor injerencia por medio de contratos de renta y producción compartida.

Wise se define en su sitio web como “especialista en proveer asesoría estratégica para empresas petroleras y de servicios que desean participar en proyectos relacionados con el de la industria petrolera y energética de México”.

En la descripción del equipo que labora en la empresa, se dice que la exfuncionaria participó de 2003 a 2011 en el diseño, promoción e implantación de contratos por Pemex para permitir la inversión privada en la explotación y producción de hidrocarburos, además de fungir como asesora del gobierno para el marco legal y normativo para la contratación de Petróleos Mexicanos.

En la biografía de la ex funcionario federal que aparece en el portal de Wise, indica que desde 2012, año en que Peña Nieto llegó a la silla presidencial, ella asesoró a empresas involucradas en negocios petroleros en México y en el análisis de sistemas petroleros en América Latina.

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros