Semanario Contraseña

La clave de la información

El Eslabon perdido – Septiembre, mes de rendir cuentas

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Humberto Melgoza Vega

La creación del heterogéneo frente ciudadano contra la inseguridad pública, que aún no tiene nombre oficial, pero que éste podría ser uno, si se aceptan sugerencias, podría resultar un ejercicio interesante de participación en temas de interés social, siempre y cuando se guarden las formas.

El tema de la creciente inseguridad pública en San Luis Río Colorado es una realidad inobjetable y se debe atender de manera decidida por las corporaciones policiacas, de los tres órdenes de gobierno, pero ese trabajo no va a ser efectivo si no cuentan con la colaboración de la sociedad civil.

Aquí ya no es cosa de percepción, ni de magnificación a través de las redes sociales –que de un choque entre bicicletas hacen un mitotazo–, el incremento de los robos violentos, en negocios y casas-habitación, asaltos y hasta homicidios han venido a trastocar la habitual tranquilidad con la que acostumbra vivir la sociedad sanluisina.

Apenas estaban tramando la agrupación encaminada a opinar, criticar y coadyuvar en materia de seguridad pública, cuando un sujeto cubierto el rostro con un antifaz y armado con una pistola atracó una tienda de celulares, antes de que se metiera el sol.

Luego el viernes pasado se reunieron en el hotel San Angel, para presentar de manera oficial en público y comenzar a darle forma a la agrupación, y al día siguiente llegaron unos supuestos polleros a cobrar una deuda y fueron recibidos a balazos. El saldo dos muertos, un herido de gravedad, y un prófugo de la justicia.

Estos eventos y muchos otros que ni siquiera trascienden a la opinión pública justifican plena y cabalmente el surgimiento de este frente, cuya preocupación es legítima, aunque podría desvirtuarse por el origen de algunos de los principales promotores y de quienes empiezan a sumarse.

Como si fuera una ocurrencia, en un rato de ocio el abogado Miguel Sandoval, inquieto por naturaleza, se reunió para asesorarse en materia de seguridad pública con el veterano policía, el jubilado comandante Jesús Zamora, luego se sumaron Fernando Peraza y Jorge Soto Mariscal.

Todos están fuera de las filas de la Policía Municipal a la que por mucho tiempo pertenecieron y que causaron baja por diversos motivos. De su preocupación por la seguridad pública nadie duda que sea legítima, como el de la licenciada Patricia Aguilar, ex agente del Ministerio Público del Fuero Común.

El interés y la preocupación por la seguridad de todos los que vivimos en esta frontera no debería verse afectada por intereses político-partidistas, aunque eso es imposible de evitarlo.

Tanto es legítima como auténtica y política la postura crítica hacia el gobierno adoptado por la mini-fracción de regi-juniors del PRI en el Cabildo, encabezados por la regidora Judith Bustamante, integrante de la comisión de Seguridad Pública, la cual preside el panista Raudel Huizar, regidor con sensibilidad y conocimiento de la materia, hijo del dos veces ex jefe de la Policía Municipal, Santiago Huízar Rubio, y experimentado custodio en la cárcel de San Luis, Arizona.

Como también es legítima e importante la participación de Ricardo Martínez Parra, no importa que sea secretario general del Comité Municipal del PRI e hijo de Modesto Martínez, jefe de la Policía en tiempos de Jesús Bustamante.

Su experiencia como presidente de la Comisión de Seguridad Pública en la administración del doctor Baldenebro le dan la calidad moral para opinar sobre la materia, en un punto de vista muy objetivo y moderado que de todas maneras no deja de incomodar a los operadores del Palacio.

Los integrantes de este incipiente frente ciudadano deben cuidar que no se pierda de vista que el principal objetivo es el de velar por una mejor seguridad pública para los sanluisinos, independientemente de la condición de priistas de algunos de sus destacados miembros como el licenciado Miguel Arvizu. Por cierto, a esta reunión se sumaron, interesados en la materia, los responsables de la Oficina de Vinculación de la Secretaría de Seguridad Pública en San Luis, José Gaeta Covarrubias y Viviana Ruano, quienes se mantuvieron al margen y se guardaron sus opiniones, precisamente para evitar otro tipo de interpretaciones.

Además del agricultor Pepe Ames, quien estuvo presente para denunciar la inseguridad que se vive en el valle de San Luis, en la conferencia de prensa estuvieron muy activos como moderador y secretario de actas el periodista Goyo Vargas, Cayetano Sandoval, señalando con dedo de lumbre los errores del ayuntamiento, Mariano Meza, adversario político del alcalde Enrique Reina y hasta Manuel Santeliz alias “El Chilakil”, quien comenzó a echar sapos y culebras contra el gobierno panista sanluisino.

En fin, todo sea por una mejor seguridad pública.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros