Semanario Contraseña

La clave de la información

No la van a dejar llegar

El Eslabón Perdido

Humberto Melgoza Vega

Ayer que estuvo Margarita Zavala en Hermosillo trascendió que desde el comité estatal surgieron amenazas para que sus simpatizantes no asistieran al evento.

Obviamente que el flamante dirigente, David Galván Cázares lo negó, pero si la recomendación no salió de sus oficinas entonces bajó directamente desde el Comité Ejecutivo Nacional.

La precandidata presidencial no fue ajena a esa información.

A su llegada a la capital del estado fue entrevistada por el conductor principal de Proyecto Puente, Alberto Medina. A pregunta expresa del periodista, la ex primera dama exclamó con un dejo de ironía:

“Al PAN no le permite ni ponerse de acuerdo, ni salir unidos, ni pensar en el futuro por el tema del 2018. Lamento la amenaza en el partido para no ir al evento de hoy”.

Más tarde, durante su disertación en un salón privado que registró un lleno total, Margarita Zavala volvió a referirse al asunto.

“…Les puedo decir que la valentía puede estar en todos lados, pero los panistas que están aquí, todos son valientes, porque yo sé que tuvieron que aguantar la llamadita, el comentario del futuro político de sus carreras, aguantar algunas cosas más, uno que otro reclamo, y les digo a los ciudadanos y panistas que a nuestro país lo vamos a sacar solo los valientes…”, expresión que le valió una carretada de aplausos.

De acuerdo a algunas notas publicadas en la capital de Sonora, entre los asistentes al evento de la michoacana figuraron los ex candidatos a la gubernatura Javier Gándara, investigado por la PGR por el tema de los presuntos “moches fiscales”, y Ramón Corral, además del dirigente estatal del PAN, Gustavo de Unanue Galla, el hombre fuerte de Margarita en Sonora, David Figueroa Ortega, y la diputada Célida López, integrante del Comité Estatal y cercana colaboradora de David Galván.

La frase “¿Dios, qué han hecho con el partido?”, emitida por don Gustavo de Unanue Galla en su red personal de Twitter tras la elección de consejeros estatales del pasado domingo, cobró significado con la visita de Margarita Zavala de Calderón, adversaria casi enemiga del presidente del Comité Nacional, Ricardo Anaya, quien primero no la dejó llegar a la diputación federal, aliado con Gustavo Madero, y que ahora pretende cerrarle el paso como candidata presidencial.

En la reciente asamblea donde se conformó el nuevo Consejo Político Estatal del PAN en Sonora surgieron serias inconformidades por parte de militantes quienes fueron bloqueados en su aspiración por estar en el máximo órgano de deliberación partidista, dicen que por su afinidad o simpatía con el proyecto de Margarita.

Uno de los que manifestó su inconformidad fue el ex dirigente estatal y ex alcalde de Agua Prieta, David Figueroa Ortega, representante en el estado de los intereses de la presidenta de Yo con México, la fundación que Margarita está utilizando como plataforma para promover su candidatura sin ser sancionada por actos anticipados de campaña por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Es evidente que desde el comité nacional del PAN existe una línea hacia los comités estatales, municipales, diputados federales y locales, en especial en el caso de Sonora, por la influencia del secretario general, Damián Zepeda Vidales, para favorecer la posible candidatura de Ricardo Anaya.

A pesar de salir bien evaluada en las encuestas, en empate técnico con Ricardo Anaya en la preferencia de los panistas, apenas 3 ó 4  puntos debajo de Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala ya fue vetada por el PRD, partido con el que el PAN planea ir en alianza, primero en el Estado de México y luego en la elección presidencial de 2018, con la condición de que no sea ella la candidata.

Y el problema no es con Margarita, una mujer decente e inteligente, sino con su marido Felipe Calderón, quien ya gobernó el país de 2006 a 2012, dejando tras de sí una estela de muerte por su fallida lucha contra el narcotráfico que le costó la vida a más de 100 mexicanos, entre ellos a dos de sus secretarios de Gobernación, Francisco Blake, quien estaba destinado a ser gobernador de Baja California, y Juan Camilo Mouriño.

Ante este panorama adverso, la ex primera dama podría ir considerando de nuevo la posibilidad de competir por la vía independiente.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

× Platique con nosotros