Semanario Contraseña

La clave de la información

El diputado-periodista

Humberto Melgoza Vega

Como periodista de formación, a Exaltación González le pega en el ánimo la violencia contra el gremio periodístico, ataques que se dispararon durante el sexenio de Felipe Calderón y que han tomado visos de terror con Peña Nieto.

Nada más en lo que va del presente año han sido asesinados siete comunicadores.

Antes, cuando mataron a Benjamín Flores, en ese momento director y propietario del diario La Prensa de San Luis, hoy desaparecido, la noticia fue de alcance nacional e internacional porque era muy poco común que asesinaran a los periodistas. Pero la situación se descompuso.

En 2015, cuando llegó a la Cámara de Diputados, se dio a la tarea de crear una Comisión para la Protección de Periodistas, elaborar un punto de acuerdo para que se creara la comisión especial de seguimiento a las agresiones de periodistas y medios de comunicación, trabajo de 8 meses del que en abril de 2016 la Junta de Coordinación Política aprobó el punto de acuerdo.

Debido a que Exaltación ya forma parte del Consejo del Campo, en esta Comisión, presidida por Brenda Velázquez, del estado de Nuevo León –quien sin ser del gremio ha hecho un buen trabajo, resalta–, aparece como primer secretario.

Como parte de los trabajos “se ha mandado llamar a los procuradores de Justicia de los estados donde han matado periodistas, Veracruz, Chihuahua, Sinaloa, Oaxaca, Puebla… el caso de Veracruz con Duarte es emblemático, murieron cerca de 20 reporteros en un lapso de seis años, algunos de los periodistas asesinados se le adjudican al propio ex gobernador, como el de la corresponsal de La Jornada (Anabel Flores), cuyo cuerpo fue encontrado en Puebla, hicimos una protesta muy fuerte en la Cámara”, señala el diputado mexicalense.

Refiere que de los casos investigados de crímenes contra periodistas, en la mayoría de ellos la agresión había sido ordenada desde el orden municipal de gobierno, luego los estatales y después los federales, junto con el crimen organizado, obviamente.

Aparte de los que matan, los reporteros mueren lentamente, sin prestaciones sociales por parte de las empresas donde trabajan, a manera de freelance, para no meterlos al IMSS ni al Infonavit, plantea.

“Acabo de presentar una iniciativa para que sea obligación del Estado mexicano darle seguridad social a todos los periodistas, aunque no estén en un medio formal, por medio del Seguro Popular, sin que esto le cueste al periodista, la propuesta ahorita está en comisiones; también propuse, y ya está en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, de que se aumente de tres a cinco salarios mínimos para los periodistas, para que ganen unos 10 mil pesos mensuales, con los que al menos podrían vivir decorosamente”, expone.

“No se puede uno olvidar del origen, ¿sabes por qué? porque el 1 de septiembre de 2018 Exaltación González va a volver a su trinchera de reportero. Punto”.

Enfatiza: “Benjamín fue un gran amigo mío, trabajamos juntos en la empresa de don Pablo Brizuela, él como reportero y yo jefe de información en un noticiero que se llamaba Ultimo Minuto, era muy inquieto, honesto y muy trabajador”.

Abunda en el sentido de que “casos como el de Benjamín no se deben de olvidar, porque estaríamos olvidando la esencia del periodismo, así como el crimen de Benjamín aquí en Baja California y en otras partes hay muchos casos que no han sido resueltos y que el Estado mexicano tiene la obligación de resolver.

“Yo sigo pensando que el periodismo forma parte de la conciencia ciudadana, es una de las instituciones en las que todavía cree la sociedad, de tal forma que cuando agreden a un periodista, cuando asesinan a un periodista la sociedad se duele, la sociedad llora, porque se siente representada; al final de cuentas los periodistas dicen lo que la sociedad quisiera decir y no puede, por eso sigo creyendo en el periodismo y voy a creer hasta el último día de mi vida”, asegura.

“Vivimos en un país donde hay una masacre de periodistas, en lo que va de este año han sido agredidos y asesinados cerca de 10 periodistas en diferentes estados de la República, el periodismo en México es tan peligroso como ahorita en Venezuela, o en Medio Oriente, ¿cómo es posible?”, se lamenta.

Además de la creciente inseguridad, el principal problema de México se llama impunidad, sostiene.

“Yo creo que se debería de retomar el caso de Benjamín Flores, no debe quedar en el olvido, es una obligación de las autoridades retomar la investigación para que el crimen no quede impune”, concluye. @

 

 

 

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros