Semanario Contraseña

La clave de la información

A prueba, la 4T

El Eslabón Perdido

Humberto Melgoza Vega

Desde el primer segundo del sábado 24 y hasta el día de las votaciones el domingo 6 de junio estaremos ahora sí de lleno en las campañas electorales en Sonora, con todos los candidatos en ebullición, tanto los aspirantes a la gubernatura y diputaciones federales como los aspirantes a las alcaldías y diputaciones locales, quienes finalmente entrarán en acción.

Alonso Montes Piña, candidato a alcalde por MC.

La elección arranca con una gran expectativa y un pronóstico reservado.

Si bien Morena como partido sigue acaparando el voto mayoritario por la imagen positiva que a pesar de todo conserva el presidente López Obrador, serán los candidatos y su carisma o la falta de éste quienes le sumen o le resten a la marca.

En la carrera por la gubernatura Alfonso Durazo arrancó con amplio margen frente al candidato de la alianza Va por Sonora, Ernesto el “Borrego” Gándara, pero en los días recientes algunas encuestas serias reportan un empate en la competencia y no precisamente técnico.

En el ámbito local, a pesar de la pandemia y el problema de la inseguridad generada por grupos de la delincuencia organizada, el alcalde Santos González sigue teniendo una opinión mayoritariamente favorable, al menos así lo marcan algunas encuestas a las que ha tenido acceso el columnista, como la elaborada esta semana en la página de Facebook de Semanario CONTRASEÑA.

Sin embargo, para eso se inventaron las campañas y la relativa ventaja con la que inicia el candidato morenista inexorablemente tenderá a acortarse.

Santos, quien busca hacer historia al ser el primer alcalde en lograr la reelección, es muy posible que se encuentre en el tope de su popularidad, que rebasa el 60 por ciento, de tal manera que serán los candidatos de oposición quienes tendrán un techo por alcanzar.

Sin López Obrador en la boleta, esta será una elección muy diferente a la de 2018, cuando la ola AMLO arrasó por todo el país.

Esto lo sabe Santos, lo sabe Alfonso Durazo y lo sabe muy bien Marina del Pilar, candidata a la gubernatura de Baja California, quien siempre manda por delante a “yasabesquién”.

A diferencia de 2018, en lo local Morena llevará como adversario al Partido Verde, que lanzó a la regidora Hilda Herrera por la alcaldía, para fragmentar el voto, como al Partido del Trabajo (PT), que nominó al izquierdista Jesús Ramos, quien salió despotricando de Morena al no verse favorecido por las fantasmales encuestas  para la diputación federal.  

Tampoco estará acompañado del PES, que cambió de gerencia en Sonora, ya no están Baldenebro ni Montes Piña y en su lugar entraron la familia Téran de Agua Prieta y los Arenas de San Luis Río Colorado.

También les jugarán las contras y bien machín “El Chilakil” y compañía, agrupados en el partido rosa Fuerza por México, que al menos en San Luis le harán  la vida imposible a los candidatos de Morena.  

De entrada, aquí son entre 3 y 5 mil votos menos para la causa santista.

A pesar de arrancar la contienda como el gran favorito, Santos González de ninguna manera puede confiarse ni cantar victoria anticipadamente.

La inusitada alianza entre el PRI y PAN comienza a ser digerida –pero no tragada, como en los panistas más recalcitrantes—y entre ambas fuerzas suman unos 20 mil votos duros, más lo que aporte el Borrego Gándara y los que sin duda sumará la guapa Gaby González, quien competirá por la diputación local del primer distrito, tiro cantado con Ricardo Lugo, el delfín de Santos González Yescas.

Tampoco hay que perder de vista al diputado con licencia Alonso Montes Piña, candidato a la presidencia municipal de San Luis por Movimiento Ciudadano, es un vago de la política que trae todo el respaldo del candidato a gobernador Ricardo Bours Castelo y aunque ahora anden por partidos distintos, el diputado federal con licencia Manuel Baldenebro, su amigo y protector que busca la reelección por Morena, tampoco lo dejará de la mano.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros