Semanario Contraseña

La clave de la información

El día que Santos ponchó al presidente

De las veces que había venido AMLO de visita a esta frontera, como líder de un movimiento, como candidato y como presidente ninguna había acaparado tanto el interés nacional como el duelo entre “caballos” escenificado en el nuevo estadio de beisbol, el cual tuvo un final inesperado.  

Humberto Melgoza Vega

SAN LUIS RÍO COLORADO.-Lo que inició como una visita más de Andrés Manuel López Obrador a San Luis Río Colorado, esta vez para reinaugurar el majestuoso estadio de beisbol, terminó convirtiéndose en todo un acontecimiento nacional luego que el alcalde Santos González Yescas propinó tremendo chocolate al mandatario que se volvió viral en redes sociales.

La tarde del viernes, en medio de un clima nublado que hacía el ambiente más relajado, el presidente AMLO, la gobernadora Claudia Pavlovich, el alcalde Santos González y robando cámara, el flamante gobernador electo de Sonora, Alfonso Durazo, encabezaron la ceremonia que más bien parecía reunión entre cuates, apenas con la presencia de la prensa indiscreta, sin invitados especiales.

Tras hacer la cordial bienvenida, la primera en romper el protocolo fue la gobernadora Claudia Pavlovich cuando de entre el público invitó a su amigo Alfonso Durazo a subir al presídium. 

Como si estuviera planeado, el gober electo saltó de su silla y se instaló donde ya estaban sentadas algunas leyendas del beisbol mexicano, como el Abulón Hernández, legendario segunda base con los Águilas de Mexicali, que dirigirán las academias de beis en Hermosillo y Ciudad Obregón.

Tras anunciar la inversión de casi 500 millones de pesos en proyectos prioritarios, entre ellos la conclusión del nuevo estadio de beisbol, que había sido inaugurado sin estar terminado en la pasada administración, el que abrió la serie de cebollazos fue el titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón.

En la mera pata de palo.

Vestido con su característica camiseta negra, Meyer aprovechó el estrado para destacar “la forma como Santos le dio seguimiento a los proyectos, porque no todos los alcaldes lo hacen… Santos es de los pocos presidentes municipales que me he topado desde 2019 que han estado tan pendientes a que las obras no caigan…”, mencionó el arquitecto provocando que el alcalde se sonrojara y por dentro pensara (qué te tomas).

En su turno al bat, Obrador le metió nostalgia cuando recordó que al inicio del movimiento que ahora está convertido en la 4T de los primeros en apostarle fue Santos González “porque al principio en San Luis no estaban muy convencidos de la necesidad de un cambio, eran muy pocos los que nos apoyaban y de repente surgió un dirigente, Santos, un dirigente ciudadano y a partir de entonces comenzó a consolidarse el movimiento y ahora pues ya es otra realidad…”.

Cuando AMLO agregó que “Santos va a gobernar por segunda ocasión, quiere decir que lo hizo bien la primera vez y que la gente volvió a confiar en él”, el alcalde morenista prácticamente comenzó a flotar.

El presidente dejó en claro en dónde están sus afectos cuando presentó a Alfonso Durazo –“también precursor de este movimiento democrático de nuestro tiempo”– como parte de su equipo y advirtió que a Sonora le va a ir muy bien con Durazo como gobernador.

Encantado con su juguete.

Por si quedaba alguna duda de la buena relación con la gobernadora Pavloivich, AMLO se encargó de disiparla “porque siempre nos hemos entendido, independientemente de las banderías partidistas nos ha tocado gobernar y hemos actuado de común acuerdo, poniendo por delante el interés del pueblo de Sonora, el interés del pueblo de México”.

Y enseguida, la exoneración: “Claudia se ha portado a la altura de las circunstancias, es una mujer con principios, trabajadora, una mujer honesta” y entre el parpadeo de la gobernadora, quien no se quitó la mascarilla durante el evento, adelantó el compromiso de regresar a Sonora para entregar el nuevo Hospital General de Hermosillo totalmente equipado.

Desde la frontera norte, López Obrador reconoció la importancia de los paisanos en Estados Unidos, sin cuyas millonarias remesas la economía de México se habría colapsado durante la pandemia. 

También lanzó un guiño a la iniciativa privada al reconocer su gran aportación para la generación de riqueza, empleos y negocios, “no queremos un estado que asfixie la iniciativa de la sociedad civil”, leyó AMLO en el discurso que traía preparado.

“Aquí donde comienza nuestra patria un saludo a todos los hombres y mujeres migrantes nuestros paisanos por todo lo que nos han ayudado en estos tiempos difíciles, cómo vamos a olvidarlos, cómo no los vamos a querer si cuando más los necesitábamos más nos están ayudando: hace dos días dio a conocer el Banco de México que solo en mayo enviaron nuestros paisanos a sus familiares 4 mil 500 millones de dólares, récord, si continúa esta tendencia este año podemos recibir cerca de 50 mil millones de dólares, lo que envían nuestros paisanos a sus familias es la principal fuente de ingresos que tiene México”, destacó.

“No queremos presumir con sombrero ajeno, ya este estadio estaba terminado en una primera etapa, pero faltaban gradas y se concluyó y me da mucho gusto, cada vez que estoy en un campo de beisbol me dan ganas de agarrar un turno o un bat y practicar un poco, porque es un buen deporte y además cuando me tiran la pelota a veces veo en la pelota algunas caritas y macaneo más fuerte…”, exclamó con una sonrisa socarrona.

Como colofón del evento, el presidente no se quedó con ganas de “macanear” y de paso estrenar el bat personalizado que le había regalado el alcalde, el cual tuvieron que conseguir corriendo porque ya lo habían guardado los de ayudantía.

Acostumbrado a que le zumben la pelota, el presidente se sacó de onda cuando Santos comenzó a picharle de globito. Luego de abanicar la brisa en dos ocasiones para el tercer lanzamiento reporteros y camarógrafos contuvieron el aliento:

El strike three fue inevitable por lo que AMLO era ponchado por primera vez en su historia como pelotero, por su cuate el alcalde Santos y en cadena nacional.

Macaneando. Foto Cesar Neyoy.

Entre gritos de “pónsela”, “pásasela por ahí”, “¿a quién ve en la pelota?”, el cuarto lanzamiento lo dejó pasar porque no era piñata y fue en el quinto envío cuando finalmente el presidente logró conectar una línea de hit por la zona de tercera base que detuvo con la rodilla Rebecca Ching, la directora de Turismo quien luego presumió orgullosa el moretón en su cuenta de Facebook.

Más que la inauguración del nuevo estadio, las millonarias remesas, la aplicación masiva de vacunas o las flores mutuas que se echaron, el inesperado chocolate del presidente por las curvas venenosas que le lanzó Santos fueron la tendencia en redes sociales, todo tipo de memes incluidos. @

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros