Semanario Contraseña

La clave de la información

Soy ultra-derecho: Manuel Espino

Desde que Manuel Espino levantó la mano por la gubernatura de Durango y luego se afilió como militante de Morena la semana pasada, comenzaron a lloverle señalamientos de conservador ultraderechista y recordaron su íntima relación con Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Ahora, con licencia como Comisionado de Protección Federal presume su amistad con López Obrador y se declara soldado de la 4T.    

Humberto Melgoza Vega

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Aunque será hasta hoy viernes cuando la intención de contender bajo los colores de Morena por la gubernatura de Durango sea oficial, desde que levantó la mano y se registró como militante del partido guinda el pasado 5 de noviembre, Manuel Espino Barrientos alborotó las redes sociales donde se volvió trending topic y blanco de todo tipo de señalamientos periodísticos, en monos y memes.

“Que nadie se diga sorprendido: Manuel Espino, ultraderechista, yunquista, ex presidente de Acción Nacional con Vicente Fox Quesada y en elección fraudulenta de 2006, que levantó brazo “triunfador” de Fox, Calderón, Peña Nieto se afilia al partido Morena para ser candidato a gobernador de Durango, tuiteó por ejemplo el sábado pasado el reconocido periodista Julio Astillero.

A pesar de que Morena está lleno de ex militantes de otros partidos, mayormente ex priistas y algunos cuadros que históricamente han militado en la izquierda, los más “chairos” pusieron el grito en el cielo cuando vieron a Espino con el chaleco color vino y la mano alzada como diciendo “aquí estoy, ya llegué”.

Con la intención de descalificarlo, de inmediato comenzaron a circular las imágenes donde se ve a Manuel Espino acompañando al entonces presidente Vicente Fox; en otra le levanta la mano a Felipe Calderón, cuando Espino era dirigente nacional del PAN y también quedó registrado en fotos cuando apoyó la candidatura del priista Enrique Peña Nieto.    

Eran los tiempos en los que se promovía la idea de que Andrés Manuel López Obrador era “un peligro para México” y Manuel Espino era de los que compartía esa narrativa.

A Manuel Espino lo conocemos desde que llegó como delegado del PAN a Sonora –donde permaneció de 1996 a 2002—para descarrilar la candidatura a gobernador del Adalberto el “Pelón” Rosas –no es albur–, y poner en su lugar a Enrique Salgado, quien perdió la elección de 1997 con Manlio Fabio Beltrones con quien Espino mantendría y mantiene hasta la fecha una confrontación política de alto nivel.

Eran los tiempos del panismo dogmático en donde todavía profesaban el “ganar el gobierno sin perder el partido”, frase atribuida a Felipe Calderón Hinojosa, y que en este caso se la aplicaron al “Pelón” Rosas, quien era el favorito en las encuestas para ganar la gubernatura, pero conservaron el control del PAN en Sonora.  

-¿Qué tan derechista es Manuel Espino? ¿A quién quieren asustar con el petate del Yunque? – pregunta el reportero de CONTRASEÑA en entrevista realizada vía telefónica.

-Soy muy derecho, eso que no lo dude nadie, ultra-derecho. Eso siempre me ha caracterizado: la sinceridad, la honestidad, la franqueza y cuando ha sido necesario ser frontal yo soy ultra-derecho, no de ultra-derecha.

“Eso del Yunque es un mito muy viejo, muy gastado, aburrido, es un argumento de quienes no tienen criterio ni tiempo para investigar. Ese sambenito me lo han querido colgar desde los años ochenta y siempre lo he ignorado y nunca me ha estorbado para tener tareas o responsabilidades en la vida pública de México. Mi trayectoria siempre ha sido abierta, no oculta”, asevera.

Comisionado.

Y respecto a sus posturas que para algunos resultan conservadoras “yo respeto absolutamente los matrimonios igualitarios, la unidad de hombre-hombre, mujer-mujer. Llegué a opinar que me parecía innecesario llamarles matrimonios porque agrede a una figura ya muy establecida que es hombre-mujer, yo estoy a favor que se unan duetos, tríos, cuartetos, quintetos…y que los legalicen y que le pongan como quieran, pero no es necesario que se le llame matrimonio sino que legalicen su situación y se les reconozcan sus derechos conyugales”.  

Cuatro presidentes

“Yo no llegué al gobierno con Fox, yo apoyé a Fox para que llegara al gobierno desde Sonora siendo yo miembro del Consejo Nacional del PAN; le ayudé, cuando ganó le levanté el brazo, yo era militante del PAN y él también”, menciona Espino Barrientos su paso por el foxismo.

“Yo no me distancié con Fox pero sí lo saqué del capricho de que Marta fuera candidata a la presidencia de la República; también saqué al PAN y a Fox del capricho del desafuero, que estaba haciendo que el PAN perdiera de antemano la elección presidencial de 2006”, enfatiza.

-Quizás tu oposición al desafuero de AMLO ahora podría ser fundamental…

Espino. Hasta con Peña.

 -No, por qué fundamental, si eso es historia. En eso momento creí que era lo justo, hasta a los adversarios políticos los debes tratar con justicia, eso le decía yo al presidente Fox estaba empeñado en meterlo a la cárcel y ganarle por esa vía la elección del 2006. “Si le vamos a ganar, que sea en las urnas…”, destaca.

“A Felipe Calderón lo hicieron candidato los panistas y yo como dirigente nacional no iba a cargar con el estigma de la derrota, y a pesar de su mala estrategia nosotros hicimos una alterna y cuando ganó le levanté el brazo”, recuerda.

Luego se vino la ruptura. “Primero se lo reclamé en privado y ante su necedad lo hice en público su estrategia homicida en materia de seguridad que solo generaba muertes y no resistió ese reclamo, esa presión y dio la orden para que me expulsaran del partido, `acusándome de exceso de libertad de expresión´”.

“Cuando ya estuve fuera del partido tenía la libertad de apoyar a quien yo quisiera, quise apoyar a Josefina Vázquez Mota pero nunca se dejó, fue decayendo tanto en las encuestas que al final ni valía la pena perder el tiempo y en una asamblea nacional de Volver a empezar –yo era presidente, hoy hay otra dirigencia–, se decidió apoyar a Peña Nieto, todavía traíamos muchas dudas y temores respecto a Andrés Manuel y él, Peña Nieto, fue el único que firmó el documento Así queremos México, propuestas que habíamos hecho a todos los candidatos.

“Y finalmente en 2018 en la agrupación Ruta 5 que ahora presido, entrevistamos a 14 aspirantes a la presidencia de la República, incluido Andrés Manuel, y al final, en una asamblea democrática con más de 2 mil participantes se decidió que el mejor perfil, al margen de partidos, al margen de ideologías era Andrés Manuel y lo apoyamos en la campaña y cuando ganó le levanté el brazo”, presumió.

“Es decir, yo le he levantado la mano a cuatro presidentes de la República, a los que les he ayudado a ganar, no fui a levantarles el brazo cuando ya ganaron, les ayudé a ganar, fijándome más en el perfil de las personas que en sus ideologías, porque para mí todas son respetables”, asegura.

Y así fue su llegada a la 4T. “En una reunión Andrés Manuel me invita a ser parte de su gobierno y decliné la invitación porque yo le había dicho a él que lo único que le pedíamos era que fuera un buen presidente. Hubo una segunda invitación, casi al año y volví a declinar y en la tercera invitación me dijo `ya no me digas que no, me acabo de enterar que has trabajado en temas de seguridad pública y quiero que me ayudes en eso´, entonces acepté, ya se me hacía grosero decirle por tercera vez que no a un presidente de la República la invitación para incorporarme a su gobierno”.

Espacio Publicitario.

Así fue como se convirtió en Comisionado del Servicio de Protección Federal, cargo al que recién pidió licencia.

“Hace poco le dije al presidente López Obrador que me gustaría ayudarle en la pacificación del país desde el estado de Durango, que había la posibilidad de participar, a propuesta de varias organizaciones, liderazgos hasta del PAN que me proponían buscar la gubernatura. `Si no tiene inconveniente, me gustaría explorar esa posibilidad, pero no lo voy a hacer sin su consentimiento´. Si usted me pide que me quede en Protección Federal, ahí me quedo´.

“Y me dijo `no, no, adelante, participa, me da gusto…´. También le dije que llegado el momento renunciaría pero la secretaria de Seguridad me dijo que no era necesario, bastaba con que pidiera una licencia que ella misma me autorizó. Ahorita estoy separado del cargo, sin goce de sueldo, hasta el 15 de diciembre, pero se adelantó el proceso y se emitió la convocatoria, el registro de los aspirantes inicia este viernes (hoy) y es cuando tomaremos la decisión de participar”.

“Me afilié a Morena para que vean que mi compromiso es sólido, que no voy a irme a otra parte si no soy el candidato, apoyaré a quien quede, tanto a la gubernatura como las alcaldías, mi interés es que se fortalezca la Cuarta Transformación y apuntalar el trabajo del presidente desde lo local”, aseguró. @

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros