Semanario Contraseña

La clave de la información

Proveedor del IMSS despide a empleados tras dar positivo a COVID

Animal Político documentó al menos cinco casos de empleados que fueron removidos de sus puestos de trabajo por haberse enfermado en lo que ya es considerada la cuarta ola de contagios.

Zedryk Raziel

Empleados de un grupo empresarial que es proveedor del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) denunciaron que fueron despedidos injustificadamente tras haber dado positivo a pruebas de COVID-19 o por haber estado en contacto con trabajadores enfermos.

Los denunciantes trabajaban para Medi Care Group, encabezado por el empresario Yurlov Alexei Pichardo Luna y sus hermanos Héctor y Carlos Norberto. Al grupo pertenecen las razones sociales Medica D S.A. de C.V. y Minaric S.A. de C.V., que han obtenido contratos millonarios con el IMSS mediante prácticas ilegales para proveer al Instituto de equipo COVID a lo largo de los casi dos años que lleva la pandemia en México.

Animal Político documentó al menos cinco casos de empleados que fueron removidos de sus puestos de trabajo por haberse enfermado en lo que ya es considerada la cuarta ola de contagios de coronavirus. Los trabajadores, que hablaron a condición de anonimato, señalaron que un total de 12 compañeros han sido despedidos. 

Los afectados señalaron que laboraron para Medi Care Group desde el año pasado sin haber firmado contrato, sin seguro social y sin equipo sanitario de protección, aun cuando su trabajo consistía en instalar equipos en hospitales que atendían a pacientes con COVID. Explicaron que primero se les dejó de pagar desde el 15 de diciembre y luego se les notificó su baja.

Desde el comienzo de la pandemia, el gobierno federal estableció que nadie puede ser despedido de su trabajo con motivo de su “estatus COVID-19”; hacerlo es considerado discriminación y una violación a los derechos laborales de los trabajadores.

Este medio envió un correo electrónico a las cuentas del proveedor del IMSS para solicitarle un posicionamiento frente a las acusaciones de sus empleados, pero, hasta el cierre de esta edición, los mensajes no fueron respondidos.

“El 11 de diciembre empezaron algunos de mis compañeros con algunos síntomas, y como éramos un grupo que estábamos regularmente juntos, empezamos a pensar que obviamente varios íbamos a salir contagiados; aún así, con todo y los síntomas que tenían mis compañeros, los hicieron que se presentaran a laborar, hasta que nos realizamos las pruebas, y ahí la mayoría de los casos salieron positivos; algunos no tuvieron ni siquiera la posibilidad de hacerse la prueba porque, como retuvieron salarios y no había apoyo en absoluto para que nos realizáramos las pruebas, hubo compañeros que se sabía que tenían COVID porque tenían los síntomas muy severos”, comenta Luis, nombre elegido por él para cuidar su identidad.

“Esta semana el contador nos hizo saber que ya estábamos dados de baja de la empresa, pero nadie firmó una renuncia, una baja, nada; por llamada telefónica nos dijeron que el despido fue por los contagios y para no poner en riesgo a las demás personas de la empresa”.

Este trabajador se desempeñaba como ingeniero de servicio en Minaric. Su labor consistía en instalar y dar mantenimiento a concentradores de oxígeno y monitores de signos vitales en las áreas COVID de los hospitales del IMSS y el ISSSTE. También debía dar capacitación al personal médico para el uso de los aparatos.

En seis meses visitó hospitales en Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Aguascalientes, Chiapas y Yucatán, sin que su empresa le proveyera de equipo de protección y sin la certeza de tener seguro social.

“ sin firmar contrato, porque se suponía que urgía que entrara la gente para trabajar; supuestamente nos dieron de alta en el IMSS, pero es algo que nosotros no tenemos la certeza de que haya sido así, porque uno de mis compañeros checó su vigencia y resultó que no está dado de alta, no sabemos si estuvimos trabajando sin seguro”, dice. “Nunca nos proporcionaron equipo de protección, era con la ropa que llevabas y nada más; el equipo de protección uno mismo lo tenía que pagar”.

Luis señala que Minaric no le depositó su sueldo desde la quincena del 15 de diciembre y que se le adeuda el pago de 140 horas extra.

Otra trabajadora que se hizo llamar Liz relató que su despido también ocurrió tras haber contraído COVID.

“Yo estuve contactándome con la persona de Recursos Humanos, que me dijo que hasta que no le mandáramos las pruebas (de COVID) no nos iban a depositar, y ya cuando se le mandaron las pruebas de los que dimos positivo, la de Recursos Humanos dijo que, de todas maneras, no importaba, porque estábamos a prueba y no teníamos un contrato, y que no nos lo iban a renovar”, expuso.

Liz, que también es ingeniera de servicio, dijo que los contagios en su área de trabajo estuvieron relacionados con el desempeño de sus funciones.

“Nos contagiamos trabajando, y como a todos los ingenieros de servicio nos tenían físicamente en las oficinas de Minaric, todos llegaban ahí a entregar su documentación, a reportarse, a alimentar su red con evidencia fotográfica; llegaban los trabajadores después de una o dos semanas de haber estado laborando en sitio, teníamos contacto con la gente de servicio que venía llegando de hacer instalaciones y de arreglárselas como podían”, agregó.

Espacio Publicitario.

Un tercer despedido, quien se dedicaba a la instalación y soporte de monitores de signos vitales, ventiladores volumétricos, cunas de fototerapias y aspiradores gástricos, cuenta que se contagió dando una capacitación a médicos al interior de un área COVID.

“Me metieron al área COVID, porque los doctores no podían dejar a los pacientes, pero en la empresa no me dieron el equipo adecuado, los del hospital me prestaron unos trajes y así fue como entré”, indicó.

Proveedor cuestionado

Animal Político ha publicado que las empresas de los hermanos Pichardo Luna han incurrido en prácticas ilegales de contratación con el IMSS.

En abril de 2020, al comienzo de la pandemia, Medica D y Minaric simularon competencia en una licitación del IMSS y ganaron un contrato de 39 millones de pesos para surtir ventiladores respiratorios a seis hospitales de Sinaloa. Encima de ello, tras la maniobra en la contratación, la empresa adjudicada, Medica D, finalmente incumplió la entrega de los equipos.

Medica D fue sancionada por la Secretaría de la Función Pública (SFP) el 20 de octubre de 2020 con una multa de 1.9 millones de pesos y una inhabilitación de 3 años y 9 meses para celebrar contratos con el gobierno. El motivo del castigo fue haber incumplido un contrato con el ISSSTE para la entrega de 60 ventiladores COVID.

Pese a esa inhabilitación, otra empresa del grupo, Minaric, participó este año en una nueva licitación del IMSS y ganó, en julio de 2021, un contrato de 96.4 millones de pesos por la venta de monitores de signos vitales para pacientes con coronavirus.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros