Semanario Contraseña

La clave de la información

Libertad de expresión, cuando les conviene

El Eslabón Perdido

Humberto Melgoza Vega

Cuando faltan escasas tres semanas para que se realice el inédito proceso de revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, impulsado por él mismo, ayer la mayoría morenista en la Cámara de Senadores aprobó que los servidores públicos puedan promover la participación en la jornada programada para el domingo 10 de abril.

A partir de que se publique en el Diario Oficial de la Federación, o sea este viernes 18 de marzo, alcaldes, gobernadores, diputados y cualquier funcionario público podrán promover libremente desde el ámbito de su competencia que todos voten a favor de que López Obrador se quede en el gobierno hasta 2024, como si no fuera suficiente la elección constitucional de 2018.

Facsímil del decretazo.

Con este nuevo decretazo queda sin efecto la veda electoral que traía limitados a los funcionarios públicos de la Cuarta Transformación para que ahora sí puedan gritar a los cuatro vientos que sigue siendo un honor estar con López Obrador.

“El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova calificó como un `triste espectáculo´ el que la mayoría legislativa que aprobó las leyes para la revocación de mandato las cambien a mitad del proceso después de que las violaron sistemáticamente”, escribió anoche en su cuentas de Twitter la periodista y conductora estelar del noticiero de Milenio, Azucena Uresti.

Ahora sí, los espectaculares distribuidos por todo el país y demás propaganda para invitar a participar en el novedoso ejercicio de participación ciudadana que estaban siendo denunciados por la oposición, por el propio INE y que se debatían en tribunales se quedarán donde están y seguramente aparecerán muchos más como hongos en temporada de lluvias.

Aunque AMLO jamás respetó la veda electoral, finalmente es el presidente de la República y háganle como quieran, ahora con más razón y gracias a sus aliados en el Senado –la senadora Lilly Téllez los llamó borregos con una grabación desde su celular con sonidos emitidos por el propio AMLO antes de que se refiriera como ganado ovino a los miembros del Parlamento Europeo— podrá explayarse desde las mañaneras y el lunes cuando inaugure el nuevo aeropuerto “Felipe Ángeles”.

Ayer mismo quedó publicado en el DOF el nuevo decreto en donde se interpreta el concepto de propaganda gubernamental y se prioriza el de la libertad de expresión consagrada en la Carta Magna al que por cierto aluden solo cuando les conviene.

“No constituye propaganda gubernamental las expresiones de las personas servidoras públicas las cuales se encuentra sujetas a los límites establecidos en las leyes aplicables

“Tampoco constituye propaganda gubernamental la información de interés público conforme al Artículo 3, Fracción XII, de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que debe ser difundida bajo cualquier formato por las personas servidoras públicas”, se lee en el decretazo publicado ayer por el Ejecutivo.

Uno de los primeros que salió a festejar este cambio de pichada de última hora, que contraviene lo que ellos mismos habían aprobado, fue el dirigente nacional de Morena, el ojitos Mario Delgado, quien se quejó de la “censura” que pretendía ejercer la oposición sobre los servidores públicos que promovían “este ejercicio democrático histórico”.

A través de su Twitter felicitó a la aplanadora morenista “por este gran triunfo en favor de la libertad de expresión. Por más que quieran, no lograrán silenciar la voluntad del pueblo”.

Este es el mismo Mario Delgado que hace un par de semanas durante una rueda de prensa en Oaxaca llamó “mercenarios de los medios de comunicación” a “los periodistas que atacan a nuestro movimiento y nuestro presidente”.

“No es casualidad que ahora se lancen con todo algunos mercenarios de los medios de comunicación que se hacen llamar periodistas, pero que no son periodistas. No están ejerciendo la libertad de expresión”, manifestó el Ojitos, quien tras ser abucheado y exigirle respeto a la prensa por parte de los reporteros presentes le acomodó diciendo que se refería a Carlos Loret de Mola y compañía…

Ahora sí que fuera máscaras, a partir de hoy veremos y escucharemos a los “siervos de la nación” y a todo tipo de funcionarios públicos promoviendo la participación ciudadana en el histórico ejercicio de revocación de mandato, no porque esté en riesgo la permanencia de López Obrador en la presidencia de la República, sino por el temor de hacer el ridículo con una muy baja votación de la que por cierto culparán de antemano a los “neoliberales” del INE.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros