Semanario Contraseña

La clave de la información

Juez frena obras del Tren Maya en el Tramo 5 Sur, ante posible afectación ambiental

Animal Político

De acuerdo con un juzgado de Yucatán, esta medida provisional está fundamentada en que las obras del Tramo 5 Sur pueden provocar “un daño inminente e irreparable por no contar de manera previa con las autorizaciones de impacto ambiental”.

El Juzgado Primero de Distrito de Yucatán concedió este lunes la suspensión provisional de las obras del Tramo 5 Sur del Tren Maya, por lo que las máquinas que han estado cortando árboles para abrir paso a la obra en la zona que va de Playa del Carmen a Tulum deberán detenerse de inmediato hasta que se resuelva de fondo el amparo.

En concreto, el juzgado radicado en Mérida ordenó que se “suspenda o paralice” cualquier acto que tenga que ver con la continuación de la construcción del Tramo 5 Sur, “de modo que no se permita la ejecución de obras relacionadas con su construcción, infraestructura, remoción o destrucción de la biodiversidad del terreno o cualquier otra actividad que implique su ejecución material”.

De acuerdo con la resolución del juez, a la que Animal Político tuvo acceso, esta medida provisional de detener las obras en el Tramo 5 Sur está fundamentada en que, tal y como expuso en la demanda que presentó un grupo de buzos de cuevas y de cenotes, las obras del Tramo 5 Sur pueden provocar “un daño inminente e irreparable a la zona (…) por no contar de manera previa con las autorizaciones de impacto ambiental”.

Sobre esto, cabe recordar que la demanda de amparo fue interpuesta por espeleólogos y buzos residentes en Playa del Carmen, y acompañada legalmente por la organización civil Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano A.C. (DMAS).

En marzo pasado, los espeleólogos denunciaron que las constructoras del Tramo 5 del Tren Maya proyectan construir el tren pasando por encima de cenotes, ríos subterráneos y sistemas de cuevas milenarias, poniendo en riesgo el equilibrio ecológico de toda la zona.

“Nos dijeron que nos acostumbráramos a bucear entre pilotes”, denunció el buzo Luis Leal en un reportaje que publicó este medio el 3 de marzo pasado.

Un día antes de esa publicación, la organización civil ambientalista de Quintana Roo, Moce Yax Cuxtal, denunció que las obras de desmonte y deforestación de árboles en la selva virgen de Playa del Carmen ya habían arrancado para abrir paso al nuevo trazo del Tramo 5 del Tren Maya, a pesar de que no se contaba con la Manifestación de Impacto Ambiental ni con los permisos necesarios para iniciar las obras.

Por ello, poco después, el 6 de marzo, espeleobuzos, biólogos, activistas y ambientalistas, anunciaron que interpondrían amparos para frenar las obras del Tramo 5 del Tren Maya.

Hasta el momento, ayer lunes un juzgado de Yucatán ya concedió el primer amparo de manera provisional, aunque solo para el Tramo 5 Sur, el que va de Playa del Carmen a Tulum; situación que lamentó la organización DMAS.

“Vamos por todo el tramo 5, pero solo dieron suspensión del tramo 5 Sur. La realidad es que todo el proyecto debe ser cancelado”, expuso la organización en su perfil de Facebook.

Por su parte, el colectivo ciudadano Voces Unidas de Puertos Morelos también subrayó la necesidad de que la suspensión sea para todo el Tramo 5, es decir, para el trayecto que va de Cancún a Tulum, y no solo para una parte del mismo.

“Esperamos que el juez dé un fallo a favor de la ciudadanía. Cualquier afectación en cualquier zona sin estudios, sin permisos, sin la MIA, es un atentado a nuestro derecho a un medio ambiente sano, ya que el acuífero es un sistema que todo lo conecta de norte a sur. Y no perdamos de vista que lo que sucede en el sur afectará tarde o temprano al norte, y viceversa”, señaló la organización en un escrito que envió a Animal Político.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros