Semanario Contraseña

La clave de la información

Incierto verano para comerciantes por IVA y tarifas eléctricas

Bibiana García Garza

tarifas may 30Si bien es cierto que cada año casi tradicionalmente la temporada de verano representa para los comerciantes una baja en las ventas en contraste con el creciente pago de impuestos, principalmente por energía eléctrica, este año se vislumbra un panorama aún más desolador.

Cada año, varios comercios se ven en la necesidad de cerrar temporal o definitivamente sus puertas al público porque simplemente, como muchos lo han manifestado, “no les salen las cuentas”.

Esto se debe en mayor medida a las cualidades climáticas de la región que obligan a cada local a tener encendido al menos un aparato de aire acondicionado, lo que a su vez eleva el costo de las tarifas eléctricas que difícilmente pueden pagarse con los pírricos ingresos, que se ven aún más mermados por el pago de otros impuestos y egresos.

Ello, aseguran los grandes empresarios de la localidad, ocasiona un estancamiento en la economía local pues muchos comerciantes prefieren cerrar sus negocios para no pagar mucho de  ´luz´, o disminuir costos recortando horarios y/o personal.

Esas circunstancias repercuten en que la clientela se dispersa y se dirige a otras ciudades, como las del país vecino, en donde además encuentra mejores ofertas, esto es, una competencia directa y muy fuerte.

Gastos excesivos, cierre de negocios y pérdida de empleos es en gran medida el panorama que se prevé esta temporada de verano para los comerciantes sanluisinos a causa de las excesivas tarifas eléctricas y el reciente incremento del IVA en la frontera pues, aunque el sector comercial, industrial y gubernamental buscan alternativas para aminorar costos, los subsidios o la disminución de impuestos en la región parecen, todavía, estar muy lejos de alcance

Este año, además, la situación de las bajas ventas podría empeorar con el reciente aumento del 11 al 16 por ciento del IVA en los estados de la franja fronteriza del país, así como con la escalada de impuestos que se aplicó a nivel nacional con la Reforma Fiscal.

Ante este panorama desolador y de incertidumbre, las cámaras empresariales e industriales, así como el gobierno municipal, han emprendido la búsqueda de diversas alternativas, como lograr que el municipio acceda a un subsidio en las tarifas eléctricas similar al que se otorga a Mexicali, Baja California.

Y es que además, también en el estado de Arizona la energía eléctrica es mucho más económica, lo cual aumenta el grado de competencia.

Poca esperanza de subsidio para San Luis

La necesidad de un subsidio adicional para aliviar el gasto en energía eléctrica en el verano para sector comercial ha sido ya expresada por las cámaras empresariales como Canaco SL y Canacintra, así como por el gobierno municipal.

Hasta el momento, la subvención especial que recibe Mexicali  no incluye a San Luis, que solamente recibe un apoyo derivado del cambio de tarifas a 1F modificada que es más barata que en invierno, aunque no significativamente.

En los últimos meses, preocupados por lo que viene, dicho bloque de empresarios y funcionarios de gobierno ha señalado reiteradamente que el subsidio adicional sería una de las mejores opciones para sobrellevar la compleja situación de este municipio, pues aunque se encuentra en Sonora, la jurisdicción de la CFE corresponde a Baja California.

Sin embargo, diputados federales como Enrique Reina Lizárraga y Antonio Astiazarán Gutiérrez han manifestado que en lugar de un subsidio, sería más viable contemplar esquemas de energía limpia y más barata.

Y es que, coinciden, la Reforma Energética no garantiza “apoyos adicionales” para las tarifas eléctricas en un futuro pues se contempla la eliminación de subsidios por parte del Gobierno Federal.

Los beneficios, no obstante, podrían verse reflejados para los municipios como San Luis R.C. en un largo plazo, cuando las nuevas leyes permitan inversiones privadas y se conforme la competitividad en el país, como sucederá con el costo de los combustibles, aseguró Reina Lizárraga.

Asimismo, explica que en un futuro la CFE podría asociarse con la IP para atraer la inversión extranjera que generaría energía eléctrica con gas natural, con lo que sería entonces posible la reducción de tarifas eléctricas.

Sin embargo, el sector comercial e industrial temen que ya se viene encima el verano sin que se llegue a una solución a corto plazo que pueda ayudar a reactivar al comercio local, o por lo menos, lograr que mantenga cierta estabilidad.

La discusión se ha puesto también en la mesa por parte de los regidores del 26 Ayuntamiento, quienes ya prevén solicitar al Congreso de la Unión y al Senado que se analice la situación de este municipio y la posibilidad de otorgar subsidios emergentes o, por lo menos, otras alternativas más inmediatas para obtener energía eléctrica a un menor costo.

Al igual que los comerciantes, los ediles afirman que se requiere de una solución urgente que pudiera ser aplicada cuanto antes, pues esperar un ´largo plazo´ para ver si funciona favorablemente la reforma energética desestabilizará a la economía local y generará, inevitablemente, desempleo.

De por sí, dicen, el de las tarifas eléctricas ha sido un reclamo eterno por parte de todos los residentes de este municipio fronterizo, no solamente de los comerciantes, por lo que sería insoportable un año más, en el que además todos se verán afectados con el aumento del IVA.

Mientras tanto, el diputado federal priísta, Antonio Astiazarán Gutiérrez, sostiene que se deben aprovechar las oportunidades de la región para buscar fuentes alternativas de energía, lo que sería más viable que los subsidios.

En desventaja con EU

Otro tema que se ha discutido entre comerciantes y el gobierno municipal es la desventaja que se tiene no solamente en términos de competencia comercial con las ciudades del vecino país, sino también en las abismales diferencias de los impuestos que se pagan en ambos lados de la frontera.

De acuerdo al regidor Víctor Hugo Galarza Domínguez, en la reunión que sostuvieron regidores con las cámaras empresariales el martes pasado se revisó que en el estado de Arizona se cobran 10.98 centavos de dólar por kilowatt, y 7 centavos en el sector comercial.

En Sonora, precisó, existe una desigualdad en cuanto a la competencia de más del 50 por ciento, lo que deja a los comerciantes locales fuera de ´la jugada´, aunado al aumento del 5 por ciento de IVA, los costos de las gasolinas y de la productividad en general, entre otros gastos.

“Gran parte de los sanluisinos van y consumen en el condado de Yuma y eso hace sufrir al comercio, por eso es que es muy importante y urgente que los sanluisinos busquemos una solución a este problema, que ya se puede percibir directamente en el centro de la ciudad con los negocios vacíos y clausurados”, afirmó.

Por ello, comentó, se está trabajando en un dictamen que se enviará al Congreso del Estado así como a la Cámara de Diputados y al Senado de la República para que se ayude a San Luis R.C. con esta problemática.

No obstante, ahora más que buscar un subsidio podrían contemplarse otras alternativas como importar luz o generar electricidad más barata para el municipio porque ya no se puede competir con Estados Unidos, mencionó.

No quitarán el dedo del renglón

Aunque sería difícil que se autorice, en la reunión de empresarios y regidores se acordó exponer diferentes propuestas para insistir en el subsidio.

Para ello, se integró una comisión especial para la elaboración de dicho dictamen dirigido, principalmente a la Comisión Nacional de Energía.

La demanda va también en el sentido de cambiar las tarifas eléctricas domésticas, como desde hace décadas se ha exigido por parte de la población, un tema que incluso también fue abordado en la última visita del gobernador del Estado, Guillermo Padrés.

Finalmente, se acordó continuar con reuniones informativas para seguir buscando soluciones y enviar las peticiones correspondientes al gobierno federal.

Cabe recordar que en la reciente visita del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al estado de Sonora, el propio alcalde Leonardo Guillén le entregó personalmente un documento con esas demandas por escrito, exponiéndole la situación especial de este municipio, y la necesidad que se tiene de disminuir las tarifas eléctricas.

Además, desde hace años ese tema ha sido parte de las promesas electorales de muchos funcionarios y presidentes, como ocurrió con Felipe Calderón Hinojosa, quien firmó documentos en los que se comprometía a mitigar el problema, pero tampoco pasó nada.

Por lo pronto, la espera sigue pues no ha habido ninguna respuesta a este eterno clamor de los sanluisinos y sobre todo de los comerciantes, que ya se preparan para uno de los peores veranos en la historia, económicamente hablando. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros