Semanario Contraseña

La clave de la información

Drogas, detonante del abandono a menores

Bibiana García Garza
 
Albergue Temporal Niño Jesús (2)Maltratos y abusos son parte de una realidad que viven cientos de menores de edad al interior de sus hogares en donde la violencia es física, sexual, psicológica o por omisión es cosa de todos los días.

Para tratar de combatir este problema, DIF y otras instituciones impulsan constantes campañas para prevenir la violencia dentro y fuera del hogar, sin embargo, en ciudades como San Luis Río Colorado, la causa no solo tiene que ver con la agresividad, el factor económico, o el alcoholismo, a pesar de que es considerado como una adicción.

De acuerdo con la titular de la Oficina de la Subprocuraduría del Menor y la Familia del sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Joanna Karina Bautista Arvizu, la problemática en este municipio radica en la adicción a las drogas, específicamente.

“Las causas de la violencia intrafamiliar suelen estar relacionadas con las cuestiones económicas, pero en realidad el gran problema que hemos detectado es la adicción a las drogas”, externó.

El 80 por ciento de los padres de los menores que DIF tiene bajo su resguardo en el Albergue Temporal Niño Jesús, indicó, tiene que ver con el abuso de sustancias psicotrópicas, lo que finalmente desata la violencia.

Precisó que en lo que se refiere a violencia hacia los niños, que está tipificada como delito, se incluye tanto a la violencia física como los golpes, sino también a la violencia emocional, psicológica o sexual, así como a la omisión de cuidado, que es cuando los padres no alcanzan a cubrir las necesidades y derechos de los infantes.

Aunque la violencia intrafamiliar es uno de los principales factores por las que decenas de infantes son separados de los padres, puestos a disposición del DIF y remitidos al albergue temporal, en San Luis Río Colorado el origen de este problema social son las adicciones, que terminan por destruir hogares por tiempo indefinido

Todo eso sucede, precisamente cuando los padres abusan del uso de las drogas, abundó.

En cuanto al ingreso de los niños en el albergue de esta ciudad, mencionó Bautista Arvizu, por lo general se registra un considerable incremento durante la temporada de verano por dos factores: las altas temperaturas, y que los niños están de vacaciones.

“… esto significa que los niños no tienen alguna actividad que realizar y es cuando entran en conflicto, muchas veces, con los padres, y se puede así suscitar desde omisión de cuidado hasta violencia física hacia ellos, o entre los mismos papás”, agregó.

Curiosamente, mencionó, la cifra que se mantiene alta durante los meses de mayo a septiembre disminuye gradualmente hasta el mes de diciembre, en el que se registra la cifra de ingresos más baja del año.

Hasta el momento, el Albergue Temporal Niño Jesús resguarda a un total de 83 menores de edad, cuyo proceso de reintegración varía de acuerdo al problema por el que ingresaron y a los resultados que arrojen las investigaciones que hace DIF en torno a los padres.

“El albergue que tenemos es temporal, por tres meses, que es el tiempo en el que el personal de la Subprocuraduría del Menor procede a realizar todos los estudios y verifica que los padres del menor(es) salgan aptos, salvo que se encuentra una indicación de terapia individual o que tengan que asistir a Escuela para Padres”, anotó.

Ello, no obstante, varía con el tipo de problemática por la que ingresó el menor pues es muy diferente a una omisión de cuidados a un caso de violencia física o sexual, reiteró, pues en los casos se tienen que manejar pruebas que arrojan diferentes resultados.

En caso de que los padres o tutores no resulten aptos para que se les vuelva a conceder la custodia de su o sus hijo (s), los niños pueden ser reintegrados con los abuelos, o los tíos.

“Si los resultados no son favorables, la ley establece que ellos (abuelos) tienen facultades para ejercer la custodia y se les otorgue la patria potestad, o si no están vivos se intenta con los tíos, pero a cada persona que se le entrega un niño es debidamente evaluada”, anotó.

Trabajan en la prevención y promueven la denuncia

En relación a la problemática de niños en abandono, el DIF también ejerce medidas preventivas para evitar el incremento en el ingreso de los menores al albergue como promover campañas, dijo, que tienen que ver con hablar sobre violencia intrafamiliar.

“Buscamos hacerles saber a las personas que los niños cuentan con ciertos derechos y que en el momento en que los vayan a atacar, deben pensar en las consecuencias que conllevan sus actos”, indicó.

Y es que, de acuerdo a registros del DIF Sonora, hasta el pasado mes de mayo se recibieron 600 denuncias anónimas de maltrato en el estado, y San Luis Río Colorado tiene 40 de esos reportes.

Lo más frecuente es el maltrato por omisión de cuidados, según informó hace unas semanas el director de DIF estatal, Agustín Blanco Loustaunau, aunque en segundo lugar se encuentra la violencia física.

Ante esta realidad, las autoridades exhortan a prevenir este tipo de abusos y a denunciarlos pues en la mayoría de los casos que se han atendido por DIF, se tiene conocimiento de que algún familiar o persona cercana estaba enterado de que existía maltrato en determinado hogar, pero guardaba silencio.

Quisieron padres sustraer a sus hijas del albergue

En el transcurso de esta semana, confirmó la Subprocuradora del Menor y la Familia de DIF, los padres de dos niñas de 2 y 4 años de edad trataron de sustraerlas del Albergue Temporal Niño Jesús.

Todo se debió a un descuido durante una visita supervisada, en el que los padres vieron la puerta principal del recinto abierta y con ello la oportunidad de salir corriendo con las pequeñas.

Antes de salir, los padres forcejearon con la niñera designada a supervisar la visita de esa familia y lograron el cometido de salir con las menores y de inmediato subirlas a un taxi para darse a la fuga.

De inmediato, relató Joanna Karina Bautista, se tomaron medidas de manera inmediata para evitar que los padres salieran de la ciudad, esto debido a que el causal por el que ingresaron las niñas está considerado como “grave”, aunque permitía la visita supervisada de los padres.

En este caso las niñas ingresaron al albergue por un problema de violencia intrafamiliar; cuando no se permiten las visitas, aclaró, es cuando hay una causal que ponga en peligro inminente a los infantes.

Luego del operativo que se efectuó, fue posible localizar a los padres, quienes voluntariamente aceptaron entablar el diálogo, con el que DIF les hizo saber que el resguardo temporal de sus hijas era lo mejor debido a que su caso se encuentra bajo investigación de la institución, y el sustraerlas perjudicaría dicho procedimiento, informó.

Por último, mencionó que luego de este incidente se reforzaron todas las medidas de seguridad en el Albergue Temporal así como nuevos mecanismos para que algo así no vuelva a suceder, como la implementación de mayor vigilancia con un guardia en la puerta, así como el sistema con el que entran y salen las visitas. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros