Semanario Contraseña

La clave de la información

El PAN, con el rumbo perdido: Ángel Ruiz

En un ejercicio de catarsis y autocrítica, el ex dirigente del albiazul se refirió a la realidad que vive actualmente el instituto político –a 75 años de su fundación-, la crisis de valores por la que atraviesa, la fragmentación interna, la falta de nuevos cuadros y a que muchos de sus líderes se dedican a solapar traidores y actos de corrupción que, entre otros factores, le han hecho perder credibilidad a la institución que, de no enderezar el rumbo, podría pagar cara la factura en 2015 y 2018

Bibiana García Garza

rumbo sep 26Algunos de los elementos que durante años le ha hecho tanta falta al partido y a sus líderes han sido sin duda la autocrítica, y por otro lado la firmeza para no solapar acciones que dejan mucho que desear de militantes, gobernantes y funcionarios con el viejo temor de “la ropa sucia se lava en casa”, lamentó el ex dirigente local Ángel Ruiz García en torno a la situación por la que atraviesa actualmente el PAN en todos los niveles.

Esto en el marco del 75 Aniversario del Partido Acción Nacional (PAN), en el que consideró que tanto la militancia como las dirigencias han soslayado las fallas a pesar de que ya se perdió la presidencia de la República a causa de esos excesos, al igual que como se han perdido gubernaturas, e inclusive la presidencia municipal en San Luis Río Colorado.

Asimismo, hizo referencia los hechos y actores políticos que han perjudicado gravemente la imagen tanto al interior como al exterior del partido (a nivel nacional y local), y que deben ser analizados y corregidos para evitar riesgos hacia los procesos electorales futuros.

En la plática que sostuvo con Semanario CONTRASEÑA, el también ex funcionario y ex candidato a la alcaldía habló de su percepción en torno al panorama que pinta para las próximas elecciones, los dirigentes y el gobernador, así como de los errores y los aciertos que han llevado al PAN al nivel de percepción en el que se encuentra actualmente.

Crisis, debacle y la ambición por el poder

El deterioro de la imagen se ha venido dando a nivel local, advirtió Ruiz García, al menos desde la década de los 90 con la fragmentación a la que dio lugar la formación de grupos o ´elites´ para encumbrar candidatos, lo que hoy en día puede repercutir políticamente en el partido porque ya no se ha trabajado en formar nuevos cuadros.

“Esa situación la hemos venido viviendo nosotros del 97 a la fecha, que fue cuando ya empezó una ambición desmedida por el poder, con la designación de Chito para la alcaldía, y se dio porque un grupo tenía el poder y buscó incrementar el número de militantes, desde ahí ya empezaba a notarse que el partido estaba trabajando solo para beneficiar al futuro candidato”, relató.

Con esa afiliación masiva, recordó, se vino el resquebrajamiento en el que se ganó el gobierno, pero se perdió el partido, “… fue ahí en donde se vivió eso de que el gobierno iba por un rumbo, y el partido por otro, y fue de la dirigencia de Huizar en adelante”.

Con eso se desgastó la imagen al interior de la misma militancia porque empezaron a verse a más acarreados que fueron afiliados solo para ´engordar´ la militancia y acarrear votos, que verdaderos panistas, señaló.

“… ahí empieza a mermarse la imagen y creo que día con día se ha ido deteriorando más, no tanto por la imagen del mismo partido, sino por la imagen de candidatos o gobernantes que tenemos”, afirmó.

Esta crisis por la que atraviesa el PAN, apuntó, también se debe a que ha faltado impulsar a nuevos valores, porque desde el ´97 son los mismos, a la vez que son muy pocos a quienes se les ha dado la oportunidad de abrirse un nuevo camino.

“Eso le ha pegado fuertemente al partido, y el degaste se ha propiciado porque entre nosotros mismos vemos que va otra vez alguien a contender por mismo puesto, además, creo que a nivel nacional el partido debe preocuparse en formar candidatos, perfiles o funcionarios que simpaticen con ideología del PAN”, anotó.

Eso además de trabajar más de cerca con los jóvenes atraerlos al partido, educarlos, y formarlos, así como luchar contra la apatía que de por sí tiene todo el sector juvenil en el país.

“Creo que falta trabajar más en la credibilidad de los jóvenes, ahorita ya los jóvenes han caído en la decepción y en decir que solamente se le busca en las campañas para que peguen calcas y cuelguen pendones”, abundó.

El partido ahora se enfoca a trabajar con un padrón que quizás está muy en edad, comentó, por lo que es más la militancia vieja mientras que a los jóvenes no se les invita a participar, punto en el que  se genera esa decepción.

A ello también ha contribuido que últimamente se ha impulsado a personajes que al llegar al poder se rodean de gente que no pertenece a Acción Nacional, como sucede ahora con la administración de Leonardo Guillén, lo que de acuerdo a su percepción no debe de ser pues al menos los puestos principales deben otorgarse a personas que por lo menos simpaticen con la ideología del PAN.

“No puedes llegar y rodearte de gente ajena y eso le está pegando fuertemente tanto al estado como al gobierno municipal porque si bien es cierto que el principal objetivo es rendir cuentas claras a la comunidad, la principal responsabilidad política de todo gobernante es hacer un buen gobierno para entregarle a otro integrante de tu mismo partido y no puedes deslindarte cuando llegas a la alcaldía”, externó.

Sin embargo, en retrospectiva, Ángel Ruiz reconoció que antes de que se perdiera la alcaldía, el desgaste continuó en parte propiciado por él mismo, dijo, “… yo fui parte quizás de ese desgaste, en aquel entonces me tocó ser presidente del PAN y funcionario, ahí tal vez debí haber tomado la decisión de dejar uno de los dos puestos, muchos creían que yo devengaba dos sueldos”.

En suma, afirmó, fueron muchos excesos para que se perdiera la presidencia municipal después de Rubén Espino, “… el mismo Cabildo, el desgaste político, la famosa partida de gestoría social, el ´si nos cachan nos chingan´ y el actuar de nuestros mismos regidores y alcaldes, que fue en lo que la ciudadanía nos cobró la factura en 2009”.

Ello aunado, dijo, a los errores de Figueroa o Enrique Reina, e inclusive a los aciertos como los de Chito y el Pala, además de la soberbia de no haber hecho un acto para poder negociar en determinado momento con Rubén.

“Yo asumo en un 90 por ciento mi responsabilidad de que haya propiciado la derrota, pero también ese otro diez por ciento influyó y fue la calificación que se le dio a la administración municipal en 2009, además de la campaña negra que se suscitó”, asentó.

Ahora, en este momento la administración actual le apuesta a la infraestructura impuesta a capricho, pero no a lo social, que no solo se trata de tomarse la foto o impartir cursos de repostería, mencionó en relación a que un buen gobierno debe trabajar tanto en obra como en el lado social de manera equilibrada pues al dejar una cosa por otra, afirmó, se entregan malos resultados.

“La evaluación, no obstante, se vive cada tres años, y esa calificación te la da la gente, aunque en el 2015 veo incierto el panorama sobre qué calificación nos vaya a tocar”, anotó.

Por otra parte, la crisis del partido se percibe con acciones que catalogó de “cortinas de humo” como la recolección de firmas por un salario digno, lo que flaco favor le hace a un partido que ya fue gobierno y no logró sacar adelante ese tipo de propuestas.

“¡Por favor!, si cuando fuimos gobierno no pudimos hacer nada, ni por lo de las tarifas, ahora sacar esas cortinas de humo a través del trabajo de tus diputados es absurdo, creo que partido debe de buscar con sus legisladores, gobernantes y alcaldes atacar los puntos principales que son los que requiere la ciudadana”, juzgó.

Incluso, cuestionó si el destino final de esa campaña de recolección de firmas será el bote de la basura pues al parecer, consideró, se está tratando de hacer ruido cuando se pueden alcanzar, de otra manera, resultados positivos.

Mano dura para recuperar la credibilidad

Con ese duro sentido de crítica, el panista subrayó que es necesario trabajar arduamente por recuperar la credibilidad y que los gobernantes que lleguen al poder no olviden que traen detrás de sí a una institución que los respalda, al mismo que tiempo que el partido no debe solapar actos de corrupción de éstos sino exigirles y exhibirlos si están haciendo las cosas mal, incluso, tomar acciones legales.

“Eso te crea credibilidad ante la ciudadanía, pero si como partido vas a solapar actos de corrupción, se deja mucho que desear”, agregó.

Son precisamente esos actos de corrupción y errores los que se han ido pasando por alto sin que haya consecuencias o se investigue a fondo por parte de los dirigente, lo cual perjudica en directo a la imagen del partido al exterior, opinó en un tono serio, maduro y de genuina preocupación por el futuro político que le depara al blanquiazul.

Sobre el dirigente nacional, Gustavo Madero, opinó que a la institución le hace falta un líder con más carácter aunque de la pasada elección interna, ninguno de los dos candidatos convencía, menos aún ensombrecidos por el entorno de las campañas negras y las descalificaciones.

“Esto es lo que mancha la imagen del PAN, empieza el desprestigio y los señalamientos, y eso es lo que propicia que la gente se decepcione”, expresó.

Además, agregó, el PAN debe actuar enérgicamente y expulsar a todos los traidores y no lo ha hecho pues esas personas siguen inscritas en el padrón aun cuando se les ha comprobado que han hecho alianzas con otros partidos, como se pueden contar varios casos a nivel local.

“Creo que en el padrón de aquí todavía milita, por ejemplo, Hilda Herrera, ahí está cuando fue evidente que hicieron alianzas con otros partidos para mermar la imagen de un candidato, en su momento, no quisiera dar más nombres, ellos van a saber a quién me refiero, eso ya pasó, pero creo que para el futuro el partido debería ser más enérgico”, asentó.

Esa fortaleza debería verse reflejada en todas las dirigencias, mencionó, y que tanto a nivel nacional, como estatal y local se actúe contra esas personas, pues es un hecho que se ha expulsado a otras personas por cuestiones menores mientras que “hay gente que clara y evidentemente apoyó a otros partidos y ahora inclusive están en la nómina municipal”.

Por ello, insistió, es necesario que se retomen esos valores en estos tiempos de crisis pues el partido debe ser más exigente con su militancia y estar, además, más enfocados en sus actores políticos.

Del mismo modo lamentó casos como el del ex presidente Vicente Fox Quesada que, en base a sus acciones y declaraciones luego de dejar Los Pinos al parecer “se quedó arriba”.

Y es que en muchos casos, Acción Nacional ha empezado a copiar comportamientos propios de otros institutos políticos como el PRI en ese sentido, e inclusive con la figura del famoso “dedazo”, lo que también mancha la imagen, señaló en puntual referencia al caso de la dirigencia estatal, el gobernador y uno de los precandidatos a la gubernatura, Javier Gándara.

“Lo que tanto criticábamos es lo que estamos haciendo ahora, así como el PRI se manejaba de que el gobernador era el que decidía quiénes eran los candidatos, eso es lo que estamos haciendo, ya sucedió en 2012 en San Luis, ya ahorita está pasando lo mismo y ¿qué hace el partido a nivel estatal…?”, cuestionó retóricamente.

En ese sentido, Ruiz García considera incierto el panorama en 2015 y sobre todo difícil, aunque no imposible del todo, siempre y cuando el partido se deslinde de los actos de corrupción y reconozca sus errores a través de la autocrítica.

“… no está mal inclusive si hay algún funcionario que incurra en actos de corrupción se señale, e inclusive hasta propiciar que se ejerza acción penal sobre él, no podemos estar solapando cada 3 años gente que nomás llega al gobierno, se enriquece y se retira a vivir de todo lo que robó”.

Por ello, añadió, es necesario que la dirigencia local a cargo de Guillermo Carbajal se desligue un poquito de lo que diga el estatal para que se pugne por lo que siempre ha caracterizado a los panistas, como son las asambleas, las convenciones y las elecciones democráticas.

Por otra parte, retomó que a nivel nacional el PAN debe ser más enérgico para contra quienes actúan de manera incorrecta como en el caso de los escándalos en los que se han visto envueltos legisladores o miembros de las juventudes panistas como los llamados “morenazis”.

“La ropa sucia se lava en casa pero debes de exigirle a tus gobernantes cuentas claras y eso que hicieron estas gentes te mancha a nivel nacional se pierde credibilidad y si lo vives no te das cuenta de muchas cosas cuando estás dentro, te vas dentro de la burbuja pensando que vas muy bien y de fuera se ve una perspectiva diferente, creo que partido debe recobrar la confianza y buscar de nuevo esa credibilidad”, reiteró.

A pesar de todo, aclaró, el PAN aún con sus fallas se encuentra mucho más fuerte y mejor posicionado que su principal adversario, el PRI, lo que sin duda ayudará a obtener mejores resultados en las próximas elecciones, aunque no por ello los panistas deben de sobre-confiarse.

Entre las fortalezas de su partido mencionó que se ha mejorado el trabajo con la militancia y en la comunidad por parte de la dirigencia local así como –para 2015- a precandidatos como Enrique Reina, a quien percibe maduro, con una mejor experiencia, con una familia que lo respalda, y tras haber dejado un buen sabor de boca con su desempeño como alcalde, esto siempre y cuando se rodee de un equipo sólido y “gallos jugados”.

Sin embargo, advirtió que hace falta mucho trabajo por hacer al interior del partido y sobre todo para cuidar a los cuadros que se lanzarán para los próximos procesos electorales sin recurrir a los ´dedazos´ sino a la experiencia de los militantes y a su compromiso con Acción Nacional pues de lo contrario los resultados serán catastróficos.

La moneda está en el aire

Tras la crítica vertida hacia la institución política de la cual emana, Ruiz García reconoció sus aspiraciones políticas personales aunque sin prisas ni encaprichamientos, dijo.

“Por el momento la moneda está en el aire, levanté la mano, dije ´aquí estoy´ y creo que tengo capital político pues hay mucha gente que todavía -a pesar de que pasaron ya cinco años- me recuerda”, expresó.

Asimismo, recordó que última elección en la que participó no le fue nada fácil aunque solamente se trató de una diferencia de mil 143 votos, una elección que prácticamente se perdió “en la mesa”.

Retirado a la Iniciativa Privada, comentó que todavía desconoce cómo vendrá el panorama para el próximo año pero que si en determinado momento puede aportarle votos a la alcaldía o a la gubernatura, está dispuesto a participar.

Sin embargo, resaltó, no quiere ser factor de división, “sé que andan muchos aspirantes los cuales respeto, tienen muchos sus cualidades pero creo que yo tengo una que me diferencia, que es la experiencia, fui gallo jugado”.

Por eso mismo, aseguró, hay quienes aún creen en él y aunque carece del escenario o escaparate para salir en los medios a diario, se le recuerda bien.

“Estamos en el sentir, eso es bueno, igual si nos toca participar lo hacemos, y de la misma manera si hay que apoyar, desde la trinchera que estemos, lo haremos, pero creo que le puedo dar mucho al PAN, tengo mis enemigos, tengo mis seguidores, eso es evidente, pero creo que podemos darle batalla todavía”, concluyó.@

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros