Semanario Contraseña

La clave de la información

El día que quisieron sentar a Sergio Gutiérrez

La semana pasada, sin traer agenda pública, altos funcionarios del Gobierno del Estado estuvieron en San Luis con la intención de “planchar” las candidaturas, tanto a la presidencia como a la diputación local. En la encerrona estuvo como testigo de honor el alcalde Leonardo Guillén.  La pregunta obligada es ¿qué no le corresponde hacer esto a la dirigencia del PAN?

Humberto Melgoza Vega

sergio-gtz-roroEl pasado 15 de enero que anduvo por San Luis Río, el poderoso secretario general de Gobierno, Roberto Romero López, vino a “tirar línea”, como vulgarmente se dice.

En una reunión de carácter privado sostenida en el restaurante Mr Choby’s, a la que asistió como testigo de honor el presidente municipal, Leonardo Guillén Medina, Roberto Romero habló de la importancia de preservar la unidad al interior del Partido Acción Nacional (PAN), tan necesaria en la víspera de una elección constitucional que se antoja muy reñida.

Por si hiciera falta, reforzó el mensaje traído previamente por el secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN, Enrique Terrazas, en el sentido de que se la jugarían con mujeres candidatas en la competencia por las diputaciones locales, tanto por el Distrito 01 como por el 02.

A los aspirantes varones, institucionales, conscientes de la nueva ley electoral que ordena la equidad de género, no les quedó otra más que apechugar.

A las féminas que pretenden la candidatura a la diputación local por el Primer Distrito les garantizaron el derecho a participar en una asamblea en donde serán votadas por la militancia pero antes deberán demostrar que tienen un posicionamiento aceptable entre la comunidad; que no solo sean conocidas al interior de Acción Nacional sino entre la sociedad en general, para garantizar una candidatura no solo competitiva sino ganadora.

En esa carrera se mantienen tanto Lina Acosta, quien esta semana renunció a su cargo en la Secretaría de Seguridad Pública del estado; Karina Castillo, quien también se separó de su cargo en el Juzgado Local; María de Jesús Gastélum, quien sigue despachando como titular del Registro Civil y la que no ha confirmado nada, pero que se mantiene en la pelea, con un fuerte activismo es la actual diputada federal plurinominal, Leslie Pantoja Hernández.

A las representantes del otrora llamado “sexo débil” les dijeron que aún les faltaba trabajo para estar competitivas, las invitaron a acelerar el paso y ya luego en marzo serían evaluadas de nuevo para decidir quiénes participan en la asamblea.

A la reunión privada asistieron además el recién nombrado subsecretario de Gobierno, Adrián Espinoza, y los diputados Enrique Reina y Everardo López, quienes se dice ya llegaron a un acuerdo de apoyo mutuo para reforzar sus aspiraciones, el primero por la alcaldía, el segundo por la diputación federal, además de unos dos o tres más en carácter de oyentes. 

En la encerrona encabezada por el secretario General de Gobierno, el número 2 del llamado “Nuevo Sonora”, la situación se puso tensa cuando se abordó el tema del relevo en la alcaldía de San Luis.

Como ya lo ha hecho en anteriores ocasiones, Roberto Romero vino con la encomienda de “planchar” el asunto de las candidaturas, la consigna es no solo ganar las elecciones, si es posible arrasar con el mayor número de votos, la prioridad número uno es la de refrendar el poder en el Gobierno Estatal llevando como punta de lanza al ex alcalde de Hermosillo, Javier Gándara.

Sin muchos rodeos dijo lo que todos sabemos, que el candidato preferido por el Comité Estatal del PAN y por el mismo gobernador Guillermo Padrés para que compita por la alcaldía es el aún diputado federal Enrique Reina Lizárraga, quien ya tuvo la experiencia de ser presidente municipal en el trienio 2000-2003.

De acuerdo a las mediciones que han mandado hacer, encuestas y todo tipo de sondeos de opinión, Enrique Reina es quien les garantiza el mayor caudal de votos, de 30 mil en adelante, aunque la meta que traen para este año es más ambiciosa, si se puede llegarle a los 35 mil.

Con esa consigna llegó el “RoRo” –como lo llaman los columnistas de la capital del estado—a San Luis, dejar en claro, por si había alguna duda, de quién es el perfil ideal para contender en la siguiente elección, un gallo jugado que viene de ganar una elección a diputado federal en la que le pasó por encima al también ex alcalde y ex priista Manuel Baldenebro.

La intención de Romero era la de “sentar” a Sergio Gutiérrez, el único que ha dicho abiertamente que piensa competir por la alcaldía, ni siquiera Enrique Reina lo ha hecho, fiel a su estilo, discreto y cuidando las formas, aunque es un hecho que está listo para someterse de nueva cuenta al escrutinio tanto de los panistas como de los sanluisinos.

Pero resulta que Gutiérrez Esquivel sacó el carácter y en lugar de agacharse y de aceptar sin chistar las instrucciones del alto mando, en pleno desafío al poder  –que ya va de salida– de Roberto Romero, con todo educado pero firme dijo que no estaba de acuerdo en que solo con Enrique Reina se podía ganar la elección.

Entre otras cosas, les dijo a los presentes que tiene la intención de participar, que no anda tras un premio de consolación ni para hacerle el caldo gordo a nadie y que lo ideal es que permitieran que los panistas decidieran libremente a quién desean como candidato.

Gutiérrez les dijo que efectivamente la marca PAN es la que tiene el buen posicionamiento y los invitó a que no solo midieran quién de los aspirantes es el más popular o el más conocido sino que también evaluaran la carga negativa, que es por donde pueden atacar a un eventual candidato.

Este reportero se comunicó con Sergio Gutiérrez para pedirle su opinión sobre los términos en los que se desarrolló la reunión. Se limitó a comentar que “es evidente que hay una línea marcada que es a favor de Enrique Reina pero a Sergio Gutiérrez no lo van a parar, voy a seguir en la contienda, no para hacerle el caldo gordo a Enrique sino para hacer conciencia y ganar”.

Finalmente sentenció: “No hubo ninguna negociación, ni me presté ni me voy a prestar; a mí no me interesa ningún puesto de consolación más que llegar a ser presidente municipal y servir a la comunidad, es lo que me interesa”. @

One thought on “El día que quisieron sentar a Sergio Gutiérrez

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros