Semanario Contraseña

La clave de la información

Jóvenes y las elecciones: el rostro del desencanto

La decepción, el hartazgo y la desconfianza que hoy en día existe en torno a los políticos, los partidos políticos y sus candidatos, así como en los gobernantes y servidores públicos por sus despilfarros y desfiguros han plantado la semilla del abstencionismo y la apatía en los jóvenes que, en su mayoría, han perdido la credibilidad en la democracia

Bibiana García Garza

jovenes y polaca abr 24La esperanza de un verdadero cambio con un gobierno justo y honesto, como prometen muchos candidatos en campaña, se vislumbra cada vez más lejos de la realidad por los jóvenes de entre los 20 y los 30 años de edad en esta ciudad.

Como resultado de un sondeo y varias entrevistas entre algunos residentes que apenas estrenarán su credencial de elector (o no) en el próximo proceso electoral que corresponde a San Luis Río Colorado y Sonora, se pudo percibir un escenario de desaliento y desgane al hablar de la política, los candidatos y las campañas.

Esa misma apatía puede reflejarse continuamente a través de las redes sociales, en las aulas de las escuelas de educación superior y en el convivio diario tanto entre jóvenes como entre adultos contemporáneos o mayores.

Según la opinión de muchos, los gastos excesivos e innecesarios de recursos públicos en las campañas electorales dejan mucho qué desear de los candidatos y también los ataques que promueven unos contra otros.

Aunado a ello, expresan, la falta de propuestas de los candidatos y en contraste lo que han demostrado, emanados de todos los partidos, ya como gobernantes, representantes populares o servidores públicos.

Otros más se refieren al temor o la desconfianza de que su voto “no cuente”, que se haga fraude antes, durante y/o después del proceso electoral, o bien, se limitan a ir a votar sin la esperanza de que gane la democracia o el mejor candidato, sino el “menos peor”, inclusive, solamente para restarle votos a los otros candidatos, para castigar a quienes han hecho mal gobierno o para no dejar limpia la boleta y que nadie decida por ellos.

Del mismo modo se cuentan aquellos que prefieren ir a anular su voto, y esa cifra negra de aquellos que ni siquiera se toman la molestia de acudir a la urna, hacer fila y cruzar la boleta, simplemente no quieren saber nada de eso, tienen credencial porque la necesitan y ya.

La democracia, “un gran #fail”

El año pasado, en San Luis Río Colorado solamente se registró un 43 por ciento de la participación del electorado, esto es, menos de la mitad que en el proceso pasado, lo que por matemática nos lleva a deducir que son minorías las que deciden.

El mismo fenómeno se reflejó nivel nacional en el 2012, año en el que votó solamente un 18 por ciento de un padrón del 92 por ciento a nivel nacional, es decir, ni siquiera la cuarta parte del padrón.

Probablemente en respuesta a esas cifras, y todavía sin mucho eco en las redes sociales, a principios de esta semana fue relanzado un movimiento ciudadano que dio señales de vida desde el 2012, dirigido a combatir el abstencionismo y la apatía de los jóvenes en los procesos electorales.

A través de videos compartidos en Youtube, Facebook y Twitter, jóvenes promueven el eslogan “Ve y vota” hacen un llamado a informarse, decidir y hacer la diferencia, a pesar de que “todos los partidos parezcan iguales”.

En uno de los videos, un grupo de jóvenes asegura frente a las cámaras que hoy en día “nuestros votos sí valen” a pesar de que últimamente parece que la democracia en México es “un gran #fail”, o un mal chiste, así como también cuestiona en qué nos benefician tantos ´partiditos´ que funcionan como franquicias o negocios.

Asimismo, preguntan si es necesario gastar tanto para consolidar la democracia, por lo que proponen que esa democracia debe ser construida por los propios ciudadanos pues de nada sirve, sostienen, protestar, marchar o firmar peticiones si a la hora de la hora, no van a votar.

Pese a que parece plausible el mensaje que promueve el ejercicio democrático, informarse, participar y el valor de la responsabilidad, muchos jóvenes no están tan convencidos de ello todavía por la realidad que perciben en el día a día y la imagen que tienen de la política en México, que es lo que les hace perder el interés, o bien, rebelarse contra el sistema.

Votar o no votar… he ahí la cuestión

Sobre el tema, Aracely Ruiz expresó que las votaciones, en su opinión, son una pérdida de tiempo: “… nos hacen creer que nuestro voto cuenta, pero en realidad ellos ya saben quién va a ganar. ¿Voy a ir a votar? No lo creo. Estoy harta de las campañas donde nada más prometen mientras están de candidatos hacen todo lo que pueden, llegan al poder y se convierten en otras personas”.

El INE, consideró, “es otra manera de fregarnos la vida y que continúen robando, ninguno de los candidatos tiene un objetivo el cual me haga elegirlos, no creo ir a votar y creo que la mayoría de los mexicanos nos sentimos igual”.

Janice Forbes, por su parte, opinó que aunque está en contra del abstencionismo, en esta ocasión sí lo ejercerá pues no considera que haya un buen candidato en Sonora “… ni para gobernador, ni para presidente municipal, o diputados, lo siento, no es lo más correcto, pero no hay quien”.

En un tenor similar se manifestó Vianey Gómez, de 21 años de edad: “Yo no voy a votar porque perdí mi credencial, pero sí hubiera votado aunque no apoyo a ningún partido, de hacerlo solamente lo haría por nomás, anularía mi voto, no confío en nadie porque se ha visto la misma historia todo el tiempo”.

Nataly Nova de 20 años de edad igualmente consideró que no cree que se tomen en cuenta los votos pero que, de acuerdo a una plática que se impartió en su escuela, considera que no votar es dejar que otros decidan por uno.

“Yo no creo que los tomen en cuenta, desde arriba ya saben que va a ganar tal persona, no creo que realmente los cuenten, si voy a votar solo iría para ejercer mi derecho pero no creo que realmente cuente”.

“Sí votaría, sí creo en la democracia pero creo que se ejerce incorrectamente”, comentó Armando Sifuentes, por lo que en todo caso cree que es mejor votar por determinado candidato, haciendo a un lado el color al que pertenezca.

Acerca de la abstinencia, opinó también que es dejar que otros decidan por ellos pues votar le ayuda al pueblo aunque “igual se va a joder, pero a lo mejor más poquito”.

Por su parte José Manuel Barajas de 20 años se refirió a las propuestas de los candidatos que son las que no le inspiran confianza: “… la verdad no voy a votar porque ninguno de los candidatos me convence, sus propuestas se me hacen redundantes y la mayoría de ellos ya han estado otras veces en el poder y nada más le han dado la espalda a la gente”.

También comentó que en los procesos democráticos siempre hay un grado de corrupción:

“… buscan servir sus propios intereses, no participaría principalmente por las propuestas, hacen campaña en lugar de buscar el beneficio de la gente, en eso gastan millones y millones en lugar de atender los problemas y ponerse a trabajar cuando hay tantos problemas, así se podrían ganar el voto de la gente”, expresó.

En el caso de Paco Eduardo López de 20 años de edad, también cree que las campañas desperdician mucho dinero en vez de usarlo en otras cosas, además de que siempre hablan de lo mismo, lo que genera hartazgo en la gente: “… nomás es puro desperdicio del recurso que tienen en información que repiten año con año”.

“… los partidos quieren dinero para ellos y no hacen nada, además de que las campañas negras no inspiran confianza, hacen más el ridículo”, declaró.

También hay otros que se manifiestan en contra del abstencionismo en las redes sociales, como el joven reportero local Héctor Navia, quien señaló que “votando a manera de castigo (en contra de quienes ya nos han gobernado mal) sería una excelente forma de enseñarle a los partidos que si trabajan mal, la siguiente seguro la pierden.

Otros jóvenes igualmente se expresaron a través de las redes sociales y estas son sus impresiones sobre el votar, sí o no, por qué sí, por qué no, o si de plano les vale:

-“Nooo quiero ir a votar, siempre es lo mismo, la ley de Herodes!!!”.- Arazú Quintero.

– “El voto es un reflejo de los ciudadanos. Si estos están de acuerdo o no con los candidatos y sus propuestas. El voto castiga o beneficia al partido político y candidato y tenemos la creencia de que al momento de votar sólo puede ser uno de los candidatos, a fuerza y no hay otra opción; pero el voto nulo cuenta, el voto nulo significa y refleja el descontento popular. Y a diferencia de lo que se cree que con la abstención se logrará mostrarlo es una concepción errada. ¿Deberíamos votar? Si, y si no se está conforme, anular tu voto. Descontento popular por la deslegitimizacion de los gobernantes”.- Alejandra Gama.

-“Mira yo la verdad no votaré, todos sin excepción de colores son la misma mierda, unos más grande que otros, pero igual lo son. Ahora, votar es un derecho, por lo tanto yo elijo usar o no ese derecho. Existen personas que dicen “Si no votas, no tienes derecho a quejarte”, pero… igual sigo pagando impuestos para el Municipio, Estado y País, por lo tanto tengo derecho a reclamar y quejarme por lo que suceda con esos recursos, porque usando su lógica, entonces, si uno no voto, su voz no cuenta, por ende sus impuestos tampoco deberían contar y se deberían regresar al ciudadano, pero no, votes o no, te siguen cobrando, mientras sigas pagando, tienes la obligación de vigilar lo que se hace con ese dinero”.- Edgar Castillo.

– “Me da taaaanta flojera votar en el caloron, deberían rentar salones con aire acondicionado jaja Pero bueno, creo que las personas deberían de verdad indagar en el pasado de los candidatos lo que han hecho y lo que dejaron de hacer, porque luego todos (o la mayoría) proponen cosas buenas en campaña y luego queda solo en promesas. No nos vaya a pasar como a la señora que le preguntaban que si quien era Eruviel durante uno de sus mítines y contestó que Eruviel era su vecino. Emoticono unsure En conclusión hay que votar por el menos peor, o de plano si la flojera es grande, votar por alguien “diferente” nomas pa’ ver que hace”.- M. Fernanda ADP.

– “Soy apartidista, iré a votar pero en fin la gente de política ha perdido por completo la confianza de los votantes entonces es como que iré más de a huevo que de gusto jeje no me puede valer madre la política es algo que nos concierne a todos y hasta para el que le valga madres y diga que la política no es importante para nuestras vidas pos… está equivocado mientras seamos ciudadanos debemos ponerle importancia a menos de que quieran ser outsiders ajenos al sistema y vivir en un bosque bueeeeno pero aquí en México ya ni que decir ya saben”.- Gabriela Natalie.

-“ Para mí no votar es apatía, es ser gris, es no ejercer uno de los pocos recursos que el mismo sistema te da para desahogarte de tanta porquería que se ve en las campañas electorales. Ahora sí que, vota o muere. Y ni modo, si ya vimos que en lo local nos funcionan los gobiernos azules, pues, no es buena idea la alternancia, hasta dentro de otros quince años”.- Ramón Santoyo.

– “Sí, creo que se puede aún hacer la diferencia. Claro, iré a votar. Obviamente, estoy hasta la madre de las campañas. No les creo ni jota a los partidos políticos. Por supuesto que me da asco la política. Si pudiera sacar todo mi disgusto en una vomitada, lo haria. En fin, iré a votar y no pienso anular. ¿Por qué? No hay leyes que hagan obligatoria una segunda vuelta o un escenario que anule las elecciones por baja incidencia. Pienso votar para no darles oportunidad a que opinen y decidan por mí… y si pretenden que acepte un resultado que no parece legítimo o verídico, entonces defenderé a mi papelito y el de los demás”.- Citlali Olguín Martínez. @

Deja un comentario

×

Powered by WhatsApp Chat

× Platique con nosotros